Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 09 de diciembre de 2022
35.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Explotó Dani López, y no hay rima que rime con seguir

Expresó su enojo con el Municipio, por la falta de apoyo desde La Dirección de Cultura.

- Publicidad -
- Publicidad -

¿Queda algo en los bolsillos después de un recital así, o sólo emoción y el corazón contento?
– Hay emoción nada más. Justamente por eso yo estoy trabajando de otra cosa (cajera de supermercado) y los demás también. Nadie cobra lo que tendría que cobrar. Tratamos de ajustarnos a las posibilidades que tenemos para poder hacerlo, de otro modo sería imposible acá. Incluso también los propios músicos bajan su pretensión.

La verdad es que vas a pedir una mano y a nadie le interesa. Lamentablemente, no estamos acostumbrados a ver shows de este nivel; es una pena.

“Te hacen sentir que molestás, que les pedís limosna”

Es obvio que el dardo apunta al gobierno municipal. Los comercios hacen su aporte, que sirve pero no alcanza, como organizadora necesitarías un espaldarazo económico más contundente, como el que teóricamente puede brindar un estado.
– Y sí. Te hacen sentir que les vas a pedir limosna, que los estás molestando, cuando tendría que ser al revés, ellos llamarme a mí. Y también tendrían que ir a ver el show por lo menos, saber lo que pasa en Bolívar más allá del Centro Cívico.

¿Qué solicitaste?
– Lo que pedí (a la Dirección de Cultura) me lo dieron, pero a fuerza de discusiones y gritos por teléfono. Me lo prometieron, pero a menos de doce horas de que llegue Maza con su banda, nada estaba confirmado. Yo les dije que cerraba la fecha porque ellos me daban lo que les solicitaba, de otro modo no, ya que no podía afrontar todos los gastos. Pero el viernes a las ocho de la noche no estaban ni la reserva del hotel ni la plata del traslado.

Las dos cosas que pediste.
– ¿Y cómo le decís a Maza que no está la plata para que se vuelva de Bolívar? Esas cosas te hacen pensar en no pedirle nunca más ni la hora a esta gente, pero la realidad es que tampoco puedo continuar si no me dan una mano, porque los comerciantes aportan y todo suma y ayuda a cubrir gastos, pero no todo, se necesita algo más grande. Es una pena, más allá de las discusiones y las peloteras del momento, de la desprolijidad con la que trabajan, que no comparto para nada. Pido que trabajemos bien, solo eso, que estemos a altura de este tipo de artistas. Si no, no lo hagamos más.

“A Maza quizá no lo escucharon ni nombrar” Vos decís ‘valoremos desde el estado municipal que alguien está organizando el recital de un músico del calibre continental de Daniel Maza…’.
– Pero no saben quiénes son, no les importa; capaz que a Daniel Maza no lo han escuchado ni nombrar. Hagan lo que quieran, las movidas que quieran, pero si te comprometiste a ayudarme hacelo con convicción. Desde diciembre fui haciendo el pedido, y estar el viernes a las ocho de la noche en esa situación… Te juro que me explotaba la cabeza. No puede ser, no puede pasar bajo ningún punto de vista. Yo no sé si todos los municipios se manejan así, pero supongo que no. Y si no te podés hacer cargo delegá, mandá a alguien, un secretario, un colaborador, a hacerse cargo de esas cosas que para vos no son importantes.

“Si hay algo que me duele es dejar esto”

Tomando por un lado lo bueno y por el otro lo malo, y también que analizás irte de Bolívar a trabajar de otra cosa: ¿a este recital habría que verlo como una despedida de Dani López productora?
– Tuve ganas de tirar la toalla cuarenta y ocho mil veces, sobre todo cuando empezó la pandemia, que estábamos a menos de un mes de lanzar la venta anticipada para Hilda Lizarazu. Fue llorar, patear puertas. Pasaron encima dos años, y en el medio reprogramé tres veces lo de Hilda, otras tres lo de Oscar Giunta, y no pudimos hacer nada de eso. (Lo último de Cable a Tierra Producciones había sido el concierto de Liliana Herrero, también en Artecon, en noviembre de 2019.) Pero el motorcito está siempre prendido. De hecho, todavía tengo esta propuesta de laburo para irme, pero si hay algo que me duele es dejar esto.

Capaz que podría hacerlo en otro lado, pero no sería lo mismo. Me vine a Bolívar a realizar este trabajo, que me encanta, y si no puedo seguir tampoco tendría sentido que me quede en la ciudad. Para qué. Así que tengo que sentarme, sola, a ver qué hago, cómo puedo continuar. Más que nada por lo económico, porque ganas me sobran…

Ch.C.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img