Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de mayo de 2024
10.1 C
San Carlos de Bolívar

La Biblioteca Rivadavia se pone a la altura de las grandes del mundo

Inauguró el sábado su entrepiso, el puente y una nueva distribución del salón.

- Publicidad -
- Publicidad -

En lo que significa un hito para la cultura lugareña, el sábado la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia inauguró su entrepiso, el gran puente que comunica ambos laterales y la nueva distribución del salón, con más funcionalidad y confort y una invitación a quedarse a leer en el living armado con ese fin, lo que la pone a la par de “las grandes del mundo”, como dijo al diario el presidente de la entidad, Julio Fal.

La nueva estructura permitirá albergar más libros y en óptimas condiciones de visibilidad y acceso para el lector, y también pasar un rato leyendo sobre el imponente y ancho puente, donde hay una mesa para eso y también otras dos, más grandes, con computadoras para consultas. Para la inauguración, se dieron cita miembros de comisión directiva, allegados a la entidad, hacedores culturales en general, socios. Llovía copiosamente a esa hora en San Carlos de Bolívar (un tormentón eléctrico se desató un rato antes), lo que conspiró contra la presencia de público, que se hubiera dado cita en un número mayor con otra condición climática. No obstante, llama la atención que no hubiera autoridades municipales presentes, y tan pocos artistas en general y músicos en particular, que son quienes usan todo el año el auditorio de la Biblioteca. Durante un rato, los presentes recorrieron las deslumbrantes nuevas instalaciones diseñadas por el arquitecto Fernando Brindesi, subiendo y bajando la escalera que conduce al entrepiso (próximamente también se podrá acceder por ascensor, la vía ya está diseñada). Arriba, la música de Diego Peris con su violín imprimía una nota de calidez al paseo. Luego la entidad ofreció una copa y bocaditos para compartir y celebrar el momento. En el salón se ha ganado mucho espacio. La mesa de Recepción, que ocuparán Andrea Volpe y Norma Moroni, ahora estará ubicada de frente a la entrada, y atrás han sido agrupadas dos mesas grandes con las que se armó un living para quedarse a leer.

“Es un día muy feliz”

Me imagino que en uno de los días más especiales de tu vida… Julio Fal, presidente de la Rivadavia:

– Es un día muy especial, a pesar de que el clima está horrible (mucha lluvia caía sobre la ciudad a la hora de la inauguración, las 20), y por eso no ha venido tanta gente como pensábamos. Es una etapa importante para la Biblioteca, cumplimos la segunda parte del proyecto original, que llevó un esfuerzo económico grande. Pero bueno, la biblioteca tiene más funcionalidad, más espacio.

En cada etapa la entidad sube un nivel en confort, amplitud y posibilidades de hacer cosas. Pasó cuando abrieron el auditorio, y ahora seguramente volverá a pasar. A un punto que ni ustedes mismos pueden saber el nuevo grado de desarrollo y vinculación con la comunidad que estos cambios van a producir.

– Y sí, estamos seguros de eso, estamos seguros de que ocurrirá. Y cumplidos todos los compromisos económicos de esta obra, vamos a adquirir un número importante de libros durante el resto del año, lo que permitirá renovar mucho nuestro material bibliográfico, y eso indudablemente producirá que se acerque y se vincule con la Biblioteca mucha gente.

El clima está horrible, en contraste rotundo con este lugar, donde hay mucha luz. Esta obra también marca un contraste con respecto a la crisis de las instituciones de la cultura en general, por las medidas de desfinanciamiento y desguace que propicia el gobierno nacional contra el sector.

– Indudablemente el origen de esto está en el legado Barnetche.

Y además, empezaron con la obra antes de diciembre del 2023.

– Sí, sí (sonríe). Esto nos llevó dos años. Así que el legado Barnetche nos ha permitido hacer esta remodelación y nos permitirá hacer otras cosas. Eso es lo que le ha dado un gran empuje a la Biblioteca.

¿Han pensado que ahora hay gente que se quedará acá? Ya vemos personas cómodamente sentadas a las mesas. La Biblioteca siempre fue un lugar de tránsito, pero ahora se transforma en un sitio para venir a pasar el rato.

– El living que hemos desarrollado es también para que la gente venga a quedarse a leer toda la tarde si quiere, toma un libro, se pone a leer, como en las grandes bibliotecas del mundo. Para nosotros es un día muy feliz.

¿En quiénes pensás hoy, en este instante?

– Fundamentalmente, en Pedro Barnetche. Sin él, no hubiéramos podido hacer nada, ni subsistir podríamos, en un momento histórico en que se desfinancia desde el Estado toda la cultura, y específicamente a la bibliotecas.

Este diario habló con Fal mientras el público recorría las flamantes instalaciones, dentro del edificio fundado en 1929. Después, el presidente dirigió unas palabras en las que recorrió estos casi ciento trece años de historia de la Biblioteca (los cumplirá en octubre), haciendo hincapié en algunos episodios claves en la vida institucional. Pasó revista, por ejemplo, a los días de la fundación, cuando en 1911 un grupo de maestras se acercó a Rogelio Solís, entonces presidente del Consejo Escolar, tras haber fracasado en su intento fundador en 1905.

Solís, un dirigente político de muchísimo poder y gran permanencia en el Bolívar de ayer, “tomó en sus manos” la idea, “convocó a un grupo de personas”, y todo comenzó a andar. Mientras el dirigente tuvo poder político, “conseguía los subsidios”, pero cuando su estrella comenzó a apagarse, los problemas económicos de la entidad se propagaron, hasta desembocar en 1980 en una grave crisis económica que a un tris estuvo de significar el cierre de puertas: “En nota en primera página del diario La Mañana, con la firma de su presidente la Biblioteca salía pedir ayuda a la población, porque no daban más”, recordó Fal.

La Rivadavia se caracterízó en toda esa primera etapa por su intensa labor cultural, que la llevó inclu so a motorizar la creación de instituciones educativas de fuerte relevancia comunitaria, y por constantes problemas económicos, “que hoy estarían acentuados por la falta de protección económica para la cultura de parte del gobierno nacional”, señaló.

En otro segmento, el presidente puso de relieve que, a través de los años, fueron muchos los docentes que presidieron la institución, lo que revela la mancomunión entre el ámbito educativo y la Biblioteca, “la docencia vista como la divulgación de la lectura y la promoción de la lectura”, en palabras del presidente: Enilda Salmerón, Florinda Aguilar y Miguel Albons, entre algunos de ellos/as.

Llegando al presente, puso en destacado el reverdecer de la entidad durante la última década, a partir de la construcción del augusto auditorio “María B. de Barnetche”, que proyectó a la Biblioteca a ser uno de los sitios de mayor y más rica actividad artística y cultural todos los años en la ciudad.

Obviamente, también subrayó el vital rol jugado por Pedro Barnetche, legatario de la entidad, un aporte sin el cual nada de todo esto hubiese podido concretarse.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img