Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de mayo de 2024
10.1 C
San Carlos de Bolívar

Jazz, esa música que “invita a pensar” y no sólo entretiene

Yin Yang esta noche en el auditorio.

- Publicidad -
- Publicidad -

Para su segundo concierto 2024, la Asociación Musical convida jazz. Yin Yang se presentará esta noche desde las 21 en el auditorio de la Rivadavia, con un repertorio de piezas compuestas por Valentín Reiners, su guitarrista.

Las entradas tienen un costo de 4 mil pesos para socios del organismo que organiza, y de 4500 para el resto. El público se ubicará, como siempre allí, por orden de llegada.

“La Biblioteca sigue siendo nuestra casa. Y está cada vez más linda, ahora acaba de inaugurar su remodelación, es decir que nos hospeda un hermoso lugar”, dijo al diario Nahuel Morante, presidente de la Asociación. Además, el auditorio, ubicado en el primer piso, está climatizado para invierno y verano, y cuenta con ascensor. (Es el mismo ascensor que pronto, con una parada intermedia ya diseñada, transportará gente al entrepiso inaugurado el sábado pasado en Las Heras 80, junto a un ancho puente para cruzar o quedarse a leer con el que la institución, que en octubre celebrará ciento trece años, hace la diferencia.)

Yin Yang es un cuarteto de Olavarría. Lo integran Eri Vallejo en batería, Ingrid Feniger en clarinete bajo, Inés Maddío en voz y teclados, y el ya mencionado Valentín Reiners en guitarra. Tocan jazz moderno. “Una apuesta a predisponernos a escuchar una música nueva para nosotros, porque si bien el disco que están presentando tiene dos años, no está sonando furtivamente en la massmedia”, señaló Nahuel, que también es músico, guitarrista para más datos.

El álbum se llama como la banda, Yin Yang. En este concierto en el auditorio, aprovecharán para adelantar piezas de su inminente nuevo trabajo, el segundo, que pronto se encerrarán a grabar. Sobre el repertorio que desgranarán en el auditorio Barnetche, Morante adelantó que una parte será instrumental y otra cantada: “Unos segmentos serán tocados como están escritos y grabados en el disco, y los otros, de pura improvisación, dentro de cada canción”, anticipó el organizador.

Fuera de que cualquier música es para cualquiera, ¿qué tipo de jazz es? ¿Amable para oídos no cultivados en el género, o más pensado para gente que escucha esa música, que tiene conocimientos al menos básicos o generales? Hay varios tipos de jazz…

-Yo te diría que es un jazz nuestro, hecho en la pampa. Entonces escuchando el disco nos encontramos con melodías fácilmente reconocibles, y colores que son un poco más grises podría decirse, o más orientados a la improvisación y a que la melodía principal, que es lo que el oyente está acostumbrado a seguir, se pierda un poco. Pero así nacen otras cosas que están buenas, y vale la pena predisponerse a escucharlas.

Pero siempre se vuelve a la melodía, esa es la característica o condición del género. El jazz es eso, es volar lejos pero siempre regresar a tierra.

-Claro. Eso es. Es interesante lo que hacen, ya escucharemos. Con Valentín (Reiners), el guitarrista, hablábamos de que el jazz no es exactamente una música cómoda, sino una que te invita a pensar algo. Sobre todo en las partes de improvisación. No es una música pensada para comercializarla, como si fuese un yogurt, sino para decir algo.

En Bolívar hay un público de jazz. Obviamente no se va a producir una hemorragia de gente agolpándose en el auditorio, pero sí hay un sector de nuestra vecindad que desea consumir ese estilo, y que está al aguardo de que la Asociación en algún momento programe jazz.

-Es uno de los géneros de alguna manera más marginado, porque está vigente esta idea de que es difícil, de que hay que entender de música para ‘llegar’ al jazz. Es una idea errónea, porque todos podemos escuchar y disfrutar del jazz. Y sí, como decís, en Bolívar hay gente que está esperando que se ofrezca algo del estilo, y espera que lo hagamos nosotros.

En todo caso, es una invitación al desprejuicio.

-Claro, totalmente. A animarse a conocer otra cosa, también.

A dejar el escudo en la puerta del auditorio.

-Y sí, hay que entrar abierto y dispuesto a lo que pueda pasar, habilitarse a escuchar otra cosa. Cualquier música, “siempre que intente transmitir algo más que sólo ser escuchada”.

Por parte de ustedes, cada tanto programan jazz. Así defienden esa idea de que es una música digna, linda y destinada a cualquiera.

-Es una búsqueda. Siempre decimos que en la Asociación están abiertas las puertas para las distintas músicas, siempre y cuando sean músicas rabajadas, y abordadas desde la intención de transmitir otra cosa, más allá de que se proponga simplemente escuchar algo.

Año difícil: “Más que nunca, necesitamos ir paso a paso”

¿Para después?

-Y, estamos trabajando. Siempre queremos programar gran parte del año en los primeros meses, pero este 2024 es complejo por la situación económica de nuestro país, y es difícil proyectar. Además, las crisis económicas golpean mucho a los sectores artísticos, y la Asociación Musical no es una excepción a eso. Así es que cada concierto que llevamos adelante resulta producto de mucho debate, charla y análisis al interior del organismo, por eso es siempre importante que la gente nos acompañe para seguir animándonos a proyectar. Se vienen cosas muy lindas, pero este año, más que nunca, necesitamos ir paso a paso. No anunciaremos nada ahora, porque nuestra política siempre ha sido es concretar los acuerdos con los músicos y bandas, y recién luego anunciar los recitales.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img