Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 06 de marzo de 2021
18 C
San Carlos de Bolívar

El disco de Caraballo y Abonizio ya tiene su adelanto

Un videoclip de treinta y dos segundos de El témpano, icónica canción del rosarino Adrián Abonizio, que cierra con un elocuente Próximamente, es el anticipo con el que Hernán Caraballo anuncia su inminente disco Canciones para otro yo, donde musicaliza textos inéditos del otrora miembro de la denominada ‘trova rosarina’ que tomó a Buenos Aires por asalto a principios de los ochenta para irradiar su música al país. El álbum también contendrá una versión del mencionado tema.
El video, en estricto blanco y negro, fue dirigido por el cineasta y actual concejal local Pablo L. Bucca, y producido por Caraballo y Karen Martínez, dentro de un equipo que integran varios hacedores bolivarenses más. En el adelanto posteado por el propio Hernán en su Facebook los primeros días de este mes, se ve bailar a Lucía Asín, protagonista junto al músico de una obra audiovisual que muy pronto veremos completa.
La placa contendrá ocho canciones registradas en el estudio El Trébol Rojo, de Bolívar, que irán viendo la luz una a una en plataformas digitales y redes sociales. La mayoría de las letras son inéditas. Finalizado este proceso, el trabajo será dado a conocer completo en los mencionados sitios, pero por ahora Caraballo y sus colaboradores no proyectan su lanzamiento en formato físico.
Han sido más de dos años de labor para ponerles música a los escritos de Abonizio, que no participará de la grabación. Hernán cantará y tocará la guitarra, y en algunas canciones sumará el acompañamiento de colegas para ‘vestir’ y enriquecer las piezas.
La zamba Yo no apagué ningún fuego y el vals Búsqueda de la señorita llamada vida, son las dos canciones del disco que el cantante dio a conocer el año pasado, en ocasión de su streaming en Club Marta.
Hernán y Adrián, que no son los Ituarte sino Caraballo y Abonizio, se conocieron en Bolívar en febrero de 2016, cuando en plan solista el otrora coequiper de Goldín, Fandermole, Garré, Baglietto y Rodolfo Páez en los tempranos ochenta se presentó por primera vez en La Vizcaína. El bolivarense fue telonero del rosarino en ese show. Así nació una afinidad que se consolidaría con el paso del tiempo, y que alumbraría el proyecto de ese disco en sociedad que ya está a punto caramelo.

Más Leídas

Edición Impresa