Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 29 de mayo de 2022
0.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Arma Mortal”, el clásico de los ´80, que se convirtió en franquicia

Colaboración Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

En 1987 se estrenaba Arma Mortal (Lethal Weapon), la película que catapultó las carreras de Mel Gibson y Danny Glover. Un guión escrito solo en seis semanas, cargado de mucha violencia, y reconfiguró los films de “compañeros policías” (buddy cops”), en el cine, e inicio una nueva era.

El guión fue escrito por Sahne Black, el aspirante a actor, estaba pasando por un momento difícil de su vida, se encontraba solo en Los Ángeles donde veía que su carrera no iba a ningún lado, y veía que a violencia de la calle no daba respiro, y es ahí que empezó a darle forma a una historia del estilo western urbano, con un protagonista inspirado en “Harry, el Sucio” (Dirty Harry, 1971).

Terminó de escribir el guión en solo seis semanas, pero no le gustó y lo tiró a la basura. Sin embargo, se arrepintió y fue a buscarlo antes de que pase el camión de la basura. Terminó vendiendo el guión en 400 mil dólares. Nada mal para seis semanas de trabajo. El film iba a ser dirigido por Leonard Nimoy (Spock, para los amigos), pero terminó rechazándolo por la violencia del guión, y es ahí que le ofrecen el puesto a Richard Donner. El guión original tenía mucha más violencia de la que terminamos viendo, Donner, fue quien tomó la decisión de ser más moderados a la hora de mostrar las muertes.

Donner dijo en entrevistas que él quería mostrar las muertes solo por disparos y no de formas grotescas, como hachazos o cabezas explotando, como decía el guión original. Pero viendo cómo evolucionó la saga con tres secuelas, la violencia fue en crecimiento. Pero la primera no iba a tener ese tono.

Mel Gibson era una estrella en crecimiento luego de su película Mad Max (Mad Max, 1979), pero él no fue la primera opción para interpretar al conflictuado policía Martin Riggs. El papel fue ofrecido a Bruce Willis, que lo rechazó, quien un año más tarde protagonizó Duro de Matar (Die Hard, 1988). Para interpretar a Murtaugh, un director amigo de Donner, le recomendó a Danny Glover, después de haber visto “El color purpura” (The Color Purple, 1985), Donner quedó fascinado con el actor que fue a ofrecerle el papel.

 Una de las escenas más difíciles de rodar, fue el intento de suicidio de Martin Riggs. Mel Gibson no se encontraba preparado para rodarla, por la carga emotiva que tenía que darle a la escena. El día que estaba programada para realizarse, el actor le pidió al director que no quería hacerla, y el director lo entendió. Cuando terminó la jornada, Gibson se acercó al director y le dijo, ya de madrugada, que se encontraba preparado para hacer, entonces con el equipo mínimo, se rodó la escena en un solo plano, donde Mel Gibson transmite su desesperación y tristeza, algo muy extraño en esa época, donde un héroe de acción se mostraba de esa forma.

 En muchas declaraciones, Mel Gibson siempre dice que es el personaje que más disfruta interpretar, y para él: “Arma Mortal funcionó tan bien, porque en otras películas de policías, no eran tan expresivos o eran demasiados serios”. Los personajes mezclaban perfectamente el humor y la acción, sumado a la química entre los actores, le dieron el condimento que necesitaba el film.

Los actores tuvieron que entrenarse para sus escenas de peleas en diferentes tipos de artes marciales, como capoeira y jiu jitsu. Para Gibson y Busey, el villano, fue la primera vez que practicaban estas artes marciales, para Busey fue tal impacto de estas técnicas, que siguió practicándolas, aún después de finalizar el rodaje.

La famosa frase que dice Mourtahg, “soy demasiado viejo para esto”, apareció en otro film, Vivir y morir en Los Ángeles, de 1985, también dicha por otro policía. Arma mortal inició un nuevo género de films de acción, copiado y parodiado muchas veces, algunas con mucho éxito y otras no tanto, pero está claro que marcó una década en el cine de acción y de “buddy movies”, mezclando la acción y el humor en igual medida, sin olvidar el carisma de sus protagonistas, dejó una marca en aquellos que amaos estos films, con tres secuelas y una en pre producción, si todo sale bien tendríamos una quinta Arma mortal, dirigida por Mel Gibson.

No sé si la necesitamos, pero si la queremos, por muchos motivos.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img