Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 06 de abril de 2021
19.7 C
San Carlos de Bolívar

Liliana Díaz: el regreso a clases, en el ojo de la tormenta social

 

“No debe ser una discusión simplista, no podemos decir sí o no, sino evaluar cada singularidad, porque estamos en el ojo de la tormenta los docentes y la escuela, y esto de volver a poner a la institución en el lugar del cuidado es algo a hacer con mucha cautela”, expresó ayer en diálogo con el ciclo radial Fuga de Tortugas Liliana Díaz, secretaría Gremial y de Jubilaciones del SUTEBA.

 

El ciclo lectivo 2021 comenzará en la provincia el lunes 8 de marzo, si bien en algunas escuelas de nuestra ciudad y el territorio bonaerense algunos educandos y docentes ya están poniéndose al día en el denominado proceso de intensificación, de cara a lo que viene.

La discusión sobre presencialidad sí o no atraviesa el ámbito docente y a la sociedad toda, y mientras unos piden volver ya, otros se hacen cruces al alertar sobre que las condiciones edilicias no están dadas en demasiados establecimientos, y acerca de que tampoco el contexto sanitario debería habilitar un retorno con intenso intercambio de personas que podría desatar un brote de covid con una dramática escalada de contagios y muertes.

“Son tiempos excepcionales, de una pandemia mundial. Es una época compleja y no debemos alimentar una discusión binaria. Es sobre la marcha, día a día, la situación epidemiológica va marcando en cada contexto, distrito e institución si están dadas las condiciones”, puntualizó la docente. “Obviamente, para generar el vinculo humano que es el que siempre hubo en la escuela, el distanciamiento social no es lo ideal. Pero también hay una demanda de la sociedad, y ahí es donde apelamos a otro reclamo: el de la conectividad, los dispositivos y el del derecho a la educación, que debe ser garantizado por el estado”, explicó la educadora.

 

“Una cosa son los protocolos, y otra los contagios” del día a día

 

¿En Bolívar hay muchas escuelas que no están en condiciones de recibir docentes y alumnos?

-Por ejemplo la escuela 7 no va a funcionar en su sede sino en el centro, porque no llegaron a tiempo con la infraestructura para arreglar el edificio. Las rurales en su gran mayoría empezarán, con las denominadas burbujas. En otras faltan arreglos de baños; otras que, históricamente, tienen inconvenientes con el agua. Hay reclamos históricos, y escuelas en condiciones de empezar. Pero también juega el tema contagios: ya el primer día del proceso de intensificación hubo en una escuela tres docentes con dispensas porque habían contraído covid. ¿Cuáles son las condiciones? Una cosa son los protocolos a cumplir, y otra lo que sucede día a día con los contagios. En el sindicato nos llueven las consultas. 

 

¿Por qué con un año de escuelas cerradas, como fue el 2020, hoy no están todas en condiciones, no se hicieron los arreglos y mejoras necesarias? ¿A quién le cabe la responsabilidad?

-Hay situaciones de burocracia históricas, por ejemplo cuestiones de infraestructura porque a veces no hay oferentes en la localidad, y la pandemia dificultó todo porque no se podía ir a trabajar. Obviamente al estado le cabe cierta responsabilidad. También tiene una responsabilidad la comunidad en su conjunto, es una corresponsabilidad: ¿por qué no hay determinados oferentes en el distrito, cómo se puede agilizar esa cuestión?

 

“El año pasado hubo clases, pero algunos chicos no tuvieron”

 

Más allá de cómo están los establecimientos, una gruesa porción social sostiene que el año pasado directamente no hubo clases, fue un año perdido, como si no hubiese existido lo virtual.

-Eso duele. Sí hubo educación y clases, virtuales. Pero también hay que decir que cierto sector no tenía dispositivos, y entonces algunos chicos no tuvieron clases. Hubo programas que funcionaron, como el ATR en nuestro distrito, que contuvo y acompañó el vínculo escuela-estudiantes. Pero falta. Vivimos una situación excepcional, nos descolocó a la gran mayoría de la sociedad, y obviamente esto trae aparejado que no todas las escuelas estén en condiciones. Pero son pocas las que no lo están.  E insisto: las condiciones necesarias para volver no son sólo materiales (ver aparte).

 

Una oyente del programa opina que el plan prevé etapas más graduales de presencialidad, que se van a saltear. El apuro tiene que ver con el año electoral y la disputa por la bandera de la educación que está planteando la oposición.

-Hay un montón de compañeros que piensan eso. Creo que ahí debemos estar fuertemente nosotros si sucede, no hay que ser ingenuos, es un año electoral. Pero para eso estamos los gremios, para intervenir y no permitir que ocurra. Acá nos mantenemos muy pendientes de eso. 

 

¿Los gremios están unidos, ven las cosas, en general, del mismo modo? Los docentes se nuclean también en UDOCBA, ATE y FEB, que en Bolívar es UEB. ¿Sigue vigente el Frente Gremial Docente?

-Funcionan como Frente, cuando piden paritarias, o escuelas seguras. Aunque cada uno tiene su forma de encarar una intervención en distrito, los posicionamientos son distintos, y nosotros mismos al interior del sindicato tenemos diversas posiciones. Pero sí hay una unidad a la hora de ir a reclamar al estado.

 

Chino Castro

 

“Hay que restituir la confianza en la escuela”

 

Díaz habla de la necesidad de que la escuela vuelva a ser un lugar seguro, “pero hay que construirlo también del lado de la subjetividad, no sólo del de los recursos materiales”.

 

Está claro, desde la visión de ustedes, que no se puede volver a la plena presencialidad el 8 de marzo, pero sí ir iniciando un retorno gradual en algunas escuelas, con protocolos.

-Sí. Inclusive se va a regresar. La escuela tiene que volver a ser un lugar seguro para recibir alumnos y docentes, pero hay que construirlo también del lado de la subjetividad, no sólo del de los recursos de cada institución. Hablo de cómo volver a confiar en la escuela. En estos días hemos sido una vez más muy bastardeados por una parte de la comunidad.

 

Desde hace muchos años, un sector intenso de la sociedad argentina expía sus broncas por cualquier motivo, incluso sus fracasos y miserias, ensañándose en sus críticas hacia los docentes. ¿Vuelven a sentirlo estos días?

-Todo el tiempo lo sentimos y lo padecemos. Por eso hay que ver cómo restituir la confianza en la escuela, y en ese sentido el distanciamiento dificulta cada vez más la cuestión del vínculo con el otro. Y además, no nos olvidemos del miedo de todos.

Más Leídas

Edición Impresa