Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 27 de enero de 2022
14.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Falleció Daniel Prestipino, del Sindicato de Gráficos

Secretario General del sindicato Gráfico de Olavarría. Actualmente también era el Secretario de Acción Social de la FATIDA y presidente de OSPIDA.

- Publicidad -
- Publicidad -

Quienes hacemos LA MAÑANA escuchamos el apellido Prestipino casi desde el primer día que ingresamos, sin siquiera saber si era un apellido o un sobrenombre, porque obviamente no es un apellido de Bolívar. Me tocó ingresar en una etapa del diario donde el taller tenía posiblemente más personal que la redacción y la administración sumadas, y al ser Daniel Prestipino representante del gremio de los gráficos ya en aquel entonces, era común escuchar que se lo nombrara, y uno no entendía bien qué o quién era.

Ante cada situación tensa sobre sueldos, recomposiciones salariales, etcétera, siempre se lo traía a colación: “Llamemos a Presti a ver qué aconseja”. Eran tiempos de teléfono fijo, a disco, lejos de los celulares actuales y los WhatsApp. Olavarría, donde comandaba el gremio de los Gráficos siempre quedó a 100 kilómetros; pero en el pasado las comunicaciones con Presti eran más por teléfono que con contacto directo.

- Publicidad -

Uno tiende a idealizar. Escucha su nombre desde el primer día en que ingresó a trabajar, se recurre a él cuando aparece algún problema, entonces uno imagina que el gremialista es alto, flaco, canoso, con campera de cuero, etc. Y cuando uno lo conoció en persona a Presti, se dio cuenta que los gremialistas también pueden ser petizos, pelados, retacones; pero sobre todas las cosas, buenos tipos.

Hoy me toca ser de los más “viejos” del diario La Mañana, y quizás por eso la relación con Presti fue mayor en los últimos años. Antes lo nombraban los “viejos” de entonces: Ana María Martín y los recordados Luis Bazar, José Luis “Vasco” Jaimerena y Jesús Grín, más el “Tío” y otros como Pedro Coronel, aunque era de los que hacía escuchar su voz muy pocas veces. También Oscar C. Cabreros lo solía nombrar como solucionador de conflictos.

Lo dicho, en los últimos años lo conocí más; aunque con quien más relación tuvo fue con Oriana Bayón, integrante del sindicato desde hace al menos una década, quizás algo más. En este tiempo descubrí a un tipo conciliador, querible, amiguero, que toda reunión la coronaba con un “churrasquito”, tal su frase de cabecera a la hora de pensar en tirar algo a la parrilla.

Lo veíamos seguramente dos veces al año, una para el Día del Gráfico en la sede de la calle Necochea en Olavarría, donde organizaba el asado para los gráficos de Olavarría, Azul y Bolívar. Y otra para fin de año, cuando venía con las bolsas navideñas.

Por distintas situaciones que no vienen al caso nos cruzamos muchas veces y nos conocimos mucho más, lo que me permite escribir lo que ya puse línea arriba.

Prestipino era de esas personas a las que uno recurre cuando no quedan muchos recursos: cuando hace falta un medicamento y la obra social no corre o no lo cubre, cuando hacía falta ver a un especialista médico que recomendara, cuando había alguna cirugía para hacer y se necesitaba de su “muñeca” y conocimientos del sistema médico de Olavarría. Ahí activaba todos sus conocimientos, amistades y demás para solucionar lo que fuera, dentro de sus posibilidades.

Una enfermedad de las bravas, alojada en un lugar incurable hasta hoy, se lo fue llevando de a poco de dos años a esta parte. La luchó como un león, no sabía de otro tipo de peleas que no fueran hasta el final, a muerte en el buen sentido de la palabra, y lamentablemente esta vez no sólo fue literal, sino que la perdió, no sin antes dar la batalla debida.

Se nos fue Presti. Lamentablemente en La Mañana (y en este mundo) ya no tenemos a varios de los que hubieran llorado su partida; quedamos algunos pocos que lo lloramos igual y lo seguiremos recordando por siempre.

Si alguien observa en algún lugar del cielo humo en lugar de nubes, no llame a los Bomberos, seguro es del “churrasquito” con el que lo están esperando allá arriba, Jesús, Luis, el Vasco, el Tío y otros.

Hasta siempre, Presti. QEPD.

Angel Pesce.

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img