Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 29 de enero de 2023
31.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Usurpaciones: un caso de vieja data que sigue sin solución

Verónica Criado hizo un descargo público en Facebook y solicitó respuestas a Marcos Pisano.

- Publicidad -
- Publicidad -

Las usurpaciones ocurridas días atrás en el barrio Aires de Jacarandá trajeron consigo distintas repercusiones y una preocupación generalizada en las calles bolivarenses.

Cierto es que las personas que habían tomado las viviendas se retiraron luego de las exitosas negociaciones llevadas a cabo por el secretario de Dearrollo Social, Alexis Pasos, y que el propio intendente, Marcos Pisano, radicó el mismo lunes la denuncia correspondiente.

Más aún, el jefe comunal aseguró más tarde en su cuenta de Twitter que “la propiedad privada debe ser respetada” y que seguirán trabajando para que no se “vulneren derechos fundamentales”, comentario que mereció la réplica de varios bolivarenses pero de una persona en especial: Verónica Criado.

En efecto, Criado ensayó minutos después de conocidas las palabras del intendente una especie de descargo en el que expuso un hecho de usurpación ocurrido hace unos 15 años y del cual, asegura, no ha recibio apoyo del Municipio incluso hasta el día de hoy, cuando su problemática todavía sigue sin resolverse.

“Sr. Intendente, así como veo tiene consciencia del derecho de la propiedad privada, lo invito ayude con sus herramientas a que devuelvan mi casa, usurpada por una empleada municipal”, señala la publicación de la mencionada red social. Y agrega que en el expediente judicial el Municipio, desde el área de planeamiento, defiende la posición de la mujer usurpadora, “diciendo que MI CASA ESTABA DESOCUPADA”.

“Entonces…..¿veo una casa sin escritura aún, me meto y puedo decirle al juez que estaba vacía? ¿Eso no es delito?”, se pregunta luego.

Este medio pudo contactarse con Verónica quien en comunicación telefónica explicó en mayor detalle como ocurrieron los hechos. En primer lugar, señala haber sido adjudicataria en el año 2008 de una vivienda del barrio Plan Federal sobre la cual no contaría con la escritura hasta el pago de la última cuota, tal como ocurre habitualmente en cualquier plan habitacional.

Agrega que rápidamente comenzó a vivir en dicha vivienda pero que al poco tiempo emergió en ella el temor de que fuera real el comentario popular acerca de que ese tipo de hogares solían ser tomados por usurpadores aprovechando los horarios en los cuales se hallaban desocupados.

“Yo trabajaba todo el día, por muchas horas la casa permanecía sin gente, pero todas las noches volvíamos a dormir allí junto con mi hija de cuatro años”, comenta.

Con tan solo 21 años y el miedo de quedar desamparada con su pequeña hija, tomó lo que ella define como “la peor decisión de todas”: advertir la problemática ante el Municipio .

Según relata, llegó a hablar con la Comisión de la Vivienda –con Eduardo ‘Bali’ Bucca como integrante- y desde allí le dieron plenas seguridades de que su derecho, como el de todos los adjudicatarios de las viviendas, sería respetado. No obstante lo cual, sólo días después, al regresar del trabajo se encontró con su casa ocupada.

Y así permanece al día de hoy, 15 años después. Allí vive una mujer que Criado asegura es empleada municipal, contra quien judicializó el hecho pero aún no ha obtenido resultados.

En gran parte, sigue contando Verónica, la falta de resultados de indole judicial no tienen que ver con otra cosa más que con la decisión del Municipio de apoyar a la tomadora en el expediente que tuvo inicio en el Juzgado de Paz de Bolívar pero que por razones de competencia fue remitido a la jurisdicción de Azul.

“La única adjudicataria de la vivienda soy yo y ahora el Municipio quiere escriturar a nombre de la usurpadora. Eso se frenó a través de una medida cautelar pero yo me estoy quedando sin fuerzas”, afirmó.

Verónica confesó al periodista de este medio que su descargo cumplió las veces de catarsis ante un hecho que le hizo recordar su propia vivencia pero que necesita darle un fin al tema. Dice no tener rencores y que, más aún, le pide al intendente Marcos Pisano que remedie la injusticia: “Tiene la oportunidad de actuar de forma transparente y salir a velar por una bolivarense que ha solicitado sentido común mil veces”, enfatizó.

Tiene sospechas y hasta seguridades de todo tipo, pero prefiere evitar las teorías conspirativas y apela a confiar en que no hubo connivencia política y policial, guiada desde el gobierno de turno, para que se configure el despojo.

En todo caso, lo que necesita, es que su confianza sea correspondida y que se haga justicia con su petición: “Lo único que pido es que me devuelan mi casa y eso solo es posible si el gobierno municipal lo quiere”.

GOC.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img