Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de septiembre de 2021
12.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

¿Y el tren?

- Publicidad -
- Publicidad -

En los últimos día (incluso se trató en el Concejo Deliberante) se reavivó el tema del regreso del tren a Bolívar. Hace algunos años uno de nuestros columnistas habló de eso en estas páginas y nos pareció oportuno repetir aquella publicación.

Por Milán Gerardo PASUCCI VISIC (°)

- Publicidad -

INTRODUCCIÓN.
Todos o casi todos hablamos del tren, y damos nuestras opiniones al respecto.
La Estación de trenes de Bolívar quedó como de adorno allí en San Martín al fondo, o al comienzo.
Algunos tocamos de oído y nos asesoramos sobre el tema, otro tocan de oído y otros ni de oído y lo más grave aún sin instrumento.
Lo cierto, y es verdad que hay algunas cosas ciertas y otras no tanto, y otras directamente que no son ciertas.
Perdón, antes quiero aclarar que estoy tratando de opinar sobre el tren de pasajeros que pasaba por la ciudad de Bolívar.
Para no agobiar al lector no voy a decir que cuando yo era chiquito veía pasar un tren de pasajeros y con distintas clases de vagones de varias categorías y hasta con salón comedor y cantina para los de clase simple, eso sucedía por día, y algunos días pasaban dos trenes y varios de carga y que la gente iba desde la Capital Federal hasta el mismísimo Lago Epecuén para tomar baños en las aguas saladas que son como las del Mar Muerto. Pasaban por Bolívar, yo los ví, no me lo contaron. Pongalé el lector por decir un año, 1966, si le parece.

El tema viene de lejos
A partir de 1951 hubo en Argentina, fábrica de vehículos y camiones que empujaban para el lado de las carreteras y no de las vías.
La información surge de autorizados comentarios de gente entendida en el tema ferrocarrilero y poco a poco de esa forma el tren fué siendo dejado de lado.
Cierto o no, parece que dió resultado.
Este tema se concatena con el Plan Larkin, que en el gobierno de Dr. Arturo Frondizi Ercoli, no llegó a tener mucha repercusión tal fue ideado, pero alguna si, ya que fue en la tercera etapa ferrocarrilera de ese gobierno cuando en 1961 el ministro de Obras y Servicios Acevedo tocayo del Presidente, incorpora las máquinas Diesel dejando sin trabajo a maquinistas y fogistas, además de cerrar ramales y liquidar material rodante. Hubo huelga, la huelga duró 42 días a partir del 1º de agosto del 61, sin embargo ningún ramal fue rehabilitado luego.
El Plan del General de EEUU Thomas Larkin consistía en abandonar el 32 % de las vías férreas existentes, despedir a 70.000 empleados ferroviarios, y reducir a chatarra todas las locomotoras a vapor, al igual que 70.000 vagones y 3.000 coches, con la idea de que se comprase todo en el mercado exterior y se modernizase de una vez los Ferrocarriles Argentinos, ya sea renovando los rieles o renovando el material rodante, que estaba en malas condiciones.
Algunos dicen que ya se perdió el tren y que no viene otro.
Dicho ésto, decía, lo cierto es que entre las varias cosas ciertas que hay, es que hace ya años, el Estado Nacional dio, entregó, aprobó, concesionó, regaló, como Ud. quiera llamarlo, el uso y porque no abuso ya a ésta parte de la historia, a la Empresa Ferro Expreso Pampeano, de algún tramo de vías dentro del partido de Bolívar.
Tengo entendido por ejemplo, desde la parte sur del Partido lindando con Daireaux hasta el paso a nivel frente al Barrio Villa Diamante en la Planta Urbana de Bolívar, siguiendo por el ramal sur, que pasando la estación Paula sigue hasta el deslinde con el partido con Olavarría.
Tengo entendido, corríjame si me equivoco.
No es nuevo el tema, entre Uribelarrea y Cañuelas creo que también la Empresa tiene un “pedazo” de vía.

Por acá paso yo solo
En esos tramos parece ser que no deja pasar a cualquiera, ni menos tren de pasajeros, es dable aclarar que por allí circula siempre un carguero con tanques, recorriendo desde Pirovano hasta Bolívar y de allí el ramal a Paula y de allí hasta el más allá.
Digo Pirovano porque mi interés es exclusivamente el Partido de Bolívar.
No sólo usa la vía la Empresa Ferro-Expreso Pampeano, también sacan leña, si, extraen a modo de cantera del monte de eucaliptus de la Estación de Ibarra, leña y no poca cantidad, depredando el lugar a la luz del día y sin ningún inconveniente, usando como medio de trasporte de la leña la clásica camioneta con patas de fierro que tienen para movilizarse por los rieles, y las veces que les resultó chica trasladaban la leña en camioneta particular.
Que país generoso !
Decía desde hace mucho, algunos hablan desde 1991 gobierno del Dr. Don Carlos Saul Menem Akil y por 30 (treinta) hermosísimos años, ese gobierno dio a la empresa mencionada el uso y abuso del expectro rieril en los tramos ut-supra mencionados.
A cambio supongo de que arreglaran el riel, de lo contrario no podrían haber circulado con semejantes cargas, supongo yo, ya que siempre se dijo que la vía estaba rota, también ahí.
Sirva esta nota de atenta nota de aviso para la Empresa y para ir recordándole de antemano que su plazo se vence en el 2021.
Año que dará paso a otra era zonal. La era del desarrollo.

La vía está rota
A la vera de la vía y enancados entre durmientes y durmientes, se instaló en Vallimanca, -para algunos Valle del Anca- una empresa cerealera de nombre TOMAS y luego en Ibarra, otra del mismo tenor y al mismo efecto de nombre CARGILL.
Ambas aprovecharon el giño del Estado Nacional Argentino, para hacer también uso y también abuso del terreno que ocupan a espaldas de la tranquila ciudadanía bolivarense.
Todo a su tiempo y armoniosamente, con la misma intensidad de instalación de las empresas férreas, y cerealeras se fue en forma diametralmente opuesta dejando de lado la asistencia al viajero común, al pasajero del tren, al ciudadano de a pie que quiso, pero no pudo tomar el tren.
El otro tramo desde el paso a nivel mencionado hasta el deslinde con el Partido de 25 de Mayo, dicen las malas lenguas que está en mal estado de conservación.
Llama la atención que todos opinen que está en mal estado ese tramo de la vía, cuando nuestros abuelos y bisabuelos con pico y pala colocaron los durmientes e hicieron la vía y ahora resulta que nadie puede “acomodar” siquiera un tramo de vía, llama la atención el campeonato de cataratas de excusas que se ponen en boca de los sabedores de escritorios y de los consejeros del saber, cuando uno humildemente quiere preguntar por el estado de la vía en ese tramo.
Un poco de burocracia
La burocracia hizo que del Ferrocarril Nacional General Roca -bautizado así por el General Juan Domingo Perón-, se pasara en 1993, a la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial y de allí al Ferrobaires, (nombre comercial de la Ejecutora) y de allí hasta hoy, pasando por la Unidad de Gestión Operativa y la Unidad Operativa de Transferencia en 2007, sin escalas, llegamos, a la nada, llegamos a decir : “la vía está rota”.

La nueva idea
La idea ahora es re-establecer el tren, pero un tren distinto, moderno, un tren chico, un tren liviano, si se puede a gas o a energía solar, o eléctrica, ya que se viene una línea de electricidad de alto voltaje para la zona de Bolívar, y los postes si se quiere de rieles ya están colocados en forma vertical desde hace 100 años, los mismos que llevaban el telégrafo. Están.
Hay que inventar algo nuevo, la inventiva tiene que estar a la orden del día.
Es imposible avanzar con lo viejo, decididamente no se avanza.
Un tren chico de un vagón y una máquina, versátil, liviano, ecológico, a favor del medio ambiente, que pueda unir a todas las localidades de Bolívar, haciendo un eje productivo y de desarrollo, un tren de pasajeros obviamente.
Algunos hablan y dicen de un tren-micro o tren-omnibus, con las mismas patas de fierro para desplazarse que tiene la camioneta de Ferro Expreso Pampeano, también vale, pero mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar.
Al tren hay que ponerlo, hay que ponerlo en funcionamiento, el pueblo del Partido de Bolívar se debe un tren de éstas características, se merece el servicio.
Quedaría fuera, por no estar comprendidas en el Eje, solo las localidades bolivarenses de Villa Linch, Villa Sanz y Paula.
Las dos primeras por no tener vías y la tercera por estar en otro ramal.
El desarrollo viene de la mano del tren liviano de pasajeros, un tren que no sería ni nacional ni provincial. Un tren municipal, exclusivamente municipal.
Hace más de 100 años que no se funda un pueblo en la zona y en muchas, por el contrario han ido desapareciendo algunos pueblos y parajes a causa entre otras de la desaparición del tren.
El aspecto social, económico, de desarrollo, financiero, de salud, de trabajo, de turismo, en fin todo lo bueno, se vería reflejado con la instalación del Tren Liviano Municipal, (TLM) de pasajeros.

El desarrollo inmobiliario
Crease o no, hoy, un terreno tipo familiar, en la localidad de Hale, a sólo aproximadamente 35 km de distancia de la cabecera del Partido, cuesta entre 10 a 30 veces menos que en Bolívar, y uno en Pirovano, a sólo aproximadamente 50 km de distancia de la cabecera del Partido, cuesta entre 10 a 15 veces menos que en Bolívar.
Sin ser un experto en el tema, para comparar, solo basta leer los avisos inmobiliarios de este diario para sacar en forma rápida la cuenta.
De lo que se infiere que la población crecería en forma importante en esas localidades, pasando por Unzué, Ibarra y porque no Urdampilleta.
El desarrollo está a un paso de poder ser concretado, el desarrollo está frente a nosotros.
La gente viviría en esas poblaciones y podría trabajar allí mismo o en Bolívar, o en las intermedias, ya que se trasladaría en el tren, el rubro de la construcción se reactivaría más de lo que se reactiva con cualquier plan de viviendas.
Además se mejoraría sustancialmente la calidad de vida de los ciudadanos y familias que ya viven en esas poblaciones.
Hay un derecho fundamental que está por encima del derecho de las empresas y es el derecho del ser humano a vivir mejor, porque no es un mundo justo aquel en donde pocos poderosos tienen influencia sobre muchos débiles.

La oportunidad
Hoy tenemos la oportunidad histórica de conseguir la propuesta que estoy exponiendo y que no es un gasto, es una inversión.
Los costos de un viaje en un coche de alquiler o en taxi a casi un dólar por km recorrido, son elevados para ese tipo de desarrollo, el mismo costo del automóvil propio es elevado, el transporte tiene que ser en el Tren Liviano Municipal de pasajeros.
Ello sumado al deterioro de los caminos de tierra o vecinales que no ayudan a conservar el vehículo propio, ni hablar los días de lluvia que dejan aislados a los pobladores, cosa que con el tren no pasaría.
Se disminuiría el uso del automóvil, reafirmando el aspecto ecológico y ambiental.
La frecuencia del servicio a brindar se determinaría por la demanda paulatina.
La situación de extensión geográfica del Partido de Bolívar hace que sea posible concretar el eje desarrollador a partir del Tren Liviano Municipal de pasajeros.
El tren sin lugar a dudas, de la Felicidad de todos los tranquilos bolivarenses.
(•) (Procurador-Abogado-Escribano UNLP (Ex-Ayud. Cat. UNLP- Ex-Prof. UTN – Ex Prof. UCES)
Autor:
Milán Gerardo Pasucci Visic

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img