Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Xinergia, con energía para seguir

- Publicidad -
- Publicidad -

No estaban muertos ni andaban de parranda, sino trabajando: hace un año, en silencio, los Xinergia se encerraron en su laboratorio musical a delinear su nuevo perfil para regresar al ruedo, en un formato de metal melódico con el que se proponen sorprender al público y granjearse nuevos oyentes, a algunas yardas de distancia de cuando encendieron los motores del tanque a mediados de la década pasada, con los hermanos Mosconi en guitarra y bajo y el bombástico cantante Juan Manuel Arroyo Paz.

- Publicidad -

De aquella alineación fundacional que fue varios años el estandarte del hard rock bolivarense con aspiración cancionera han quedado dos, no tres como en el disco de Genesis tras la partida de Peter Gabriel: Alexis Chillón, el tecladista, y el baterista, Elmiro Mendiburu. El ‘dibujo táctico’ de una banda que con los años ha sufrido más cambios que el cuasi descendido Gimnasia de Maradona, se completa con Gastón Puñal, el cantante; el guitarrista, Julio Real, y José Cameroni, el nuevo, en el bajo.

Ah, estarán en el Me Encanta 2020 (el sábado, en horario a definir), pero cuidado, que aunque no pisan hace añares las tablas del hoy borboteante circuito local tienen proyectos, no es que se juntaron para subirse al escenario mayor, cobrar el cachet y salir corriendo.

“Volvemos, pero para no decaer más. En realidad, hace un año habíamos vuelto. Estamos grabando canciones; escondidos, pero estamos”, dice Elmiro, que antes de Xinergia fue el hiperkinético frontman de Engranaje, otro proyecto local de hard que pintaba lindo pero duró poco. Lo último que han registrado es una versión de Ángeles de acero, del tercer disco de Rata Blanca, Guerrero del arco iris, de 1991. Después del Me Encanta, volverán a ‘guardarse’ para seguir acumulando piezas rumbo a la publicación de un disco de versiones, con cosas de Rata, WarCry, Adrián Barilari y otros egregios del blando metal.

Antes del reencuentro en el amanecer del 2019 el cuarteto permanecía en “stand-by”, no disuelto, ya que Mendiburu y Chillón habían partido a probar suerte con el reggae en AlterNativos, combo que compartieron con varios ex La Caravana. “Pero no era lo mío, entonces volví a charlar con Julio Real, el violero de Xinergia, y así retornamos la senda. Convocamos al ‘Pelota’ Avaca, nuestro bajista, pero como no podía reclutamos a José Cameroni”, resumió el regreso Elmiro.

Al menos en Miró, donde transcurre la charla durante el atardecer del sábado pasado, el batero y Puñal no toman ni agua. El rock duro ya no quiebra por quebrar, así como en su intenso Facebook el ‘guitar hero’ Jorge Godoy días atrás avisó, con foto y todo, que el metal luce pantuflas rosas, zopencos. Es un fin de semana ‘extra large’ en la Argentina y los Xinergia están de ensayo, cortaron un rato para charlar con LA MAÑANA. En el café de Martín Berreterreix anda poca gente a esta hora, lo que circula al trepidante galope de un bajo de heavy metal es un video que causó sensación desde la mañana, en el que el reaparecido baterista y cantante ‘Fratacho’ Di Francisco, una leyenda del rock local, despliega percusiones sobre los muebles del lugar, con su indómito swing de siempre intacto como la injusticia. Por unas horas no se juntó con esta mitad de Xinergia, quién sabe algo hubiese surgido.

 

VOLVER CON LA FRENTE DESPEJADA

¿A qué vuelven?

Mendiburu: -Ahora tenemos un estilo más definido, que sería un metal melódico, como lo que hacía Rata Blanca. Tenemos un par de temas nuestros nuevos, pero en el Me Encanta decidimos hacer sólo covers, de Rata, de WarCry, una banda española muy del estilo de Rata. Creemos que va a gustar y que va a sorprender, va a haber gente que dirá ‘mirá, no los tenía haciendo esto’. Nunca fuimos una banda de covers, nuestra línea era el material propio, ahí habrá algo distinto en este show.

Por encima de compañeros de ruta musical, los Xinergia son amigos, así fue que nunca perdieron el contacto entre ellos. Eso favoreció el regreso en enero ‘19, afirmó Puñal, que vive en General Alvear. “Incluso tenemos amigos y familiares que nos pedían que regresáramos, pero hay en el medio cuestiones de trabajo. Se hace duro sostener el compromiso de ensayar todas las semanas y los fines de semana si no aparecen fechas, el incentivo de tocar, porque cada uno tiene su vida, su laburo”, puntualizó el baterista. “Convengamos que plata no se gana en Bolívar como músico, lo que obtenemos es satisfacción. Acumulamos momentos, lo único que te llevás”, completó Gastón.

 

Tocaron por última vez en el Me Encanta de 2016, como teloneros del violinista Leandro Lovato. Si esto fuese boxeo, habría que decir que retornan para pelear directamente por el título, sin haber hecho combates previos. Es fuerte.

Mendiburu: -Nos tiramos de cabeza desde el trampolín más alto, sí.

Puñal: -Pero no nos olvidamos cómo se hace esto, fueron unos cuantos años. En un momento pasamos cuatro meses sin ensayar y al regresar salió todo redondo. Pasa por conocerse también. Además, en el caso puntual del festival, desde 2011 hasta 2016 tocamos en todas las ediciones.

Mendiburu: -Y nunca dejamos de tocar. Alexis y yo nos fuimos a AlterNativos. Yo no quiero dejar, porque es como si abandonás la bici o no salís más a correr: enseguida te ponés duro. Aprendí mucho en la banda de reggae, con vientos y demás, pero no es lo que llevo en la sangre, soy rockero duro de pibe.

Chino Castro

 

Basta de rejuntes, cuidado con el Me Encantobar Bolívar

¿Se presentarán en el festival ‘de onda’, o les pagarán?

Mendiburu: -Van a pagar este año.

 

Seguramente es un avance: hubo años en los que se tocaba ‘de onda’, con gran escenario y gran sonido pero sin cobrar.

Puñal: -Y sí. Antes parecía que para el músico local era un premio que lo dejaran tocar ahí. Y acá hay un montón de gente que debería ir como artista. Dicen ‘el músico local’, pero local o no local, el músico es músico. Si te da el target para subirte ahí es porque tenés con qué, te lo ganaste. Además que todo es caro, rompés un parche de una batería y te cuesta horrores reponerlo.

 

EL GATO Y EL CASCABEL

“Hoy se valora un poco más al músico, si bien sigo diciendo, y sé que suena egoísta, que hay que ver quién sube también. No es poner a cualquiera, es un escenario prestigioso. Si convocás a gente que no está capacitada para un show ahí, viene público de afuera a mirar y lo primero que dice es ‘esto es una porquería’”, descerrajó en un párrafo de la entrevista con media Xinergia el siempre verborrágico Mendiburu.

“Tampoco debería pasar que haya bandas que se juntan para ese recital y después desaparecen, esos rejuntes le están quitando el lugar a otro. Nosotros somos partidarios de que se haga un pre Me Encanta Bolívar, una selección previa”, fue aún más lejos Puñal.

 

¿Y quién sería el encargado de decir que no, las bandas se lo bancarían?

Mendiburu: -Alguien legitimado por los propios músicos. No va en el estilo de música que uno toque, hay que respetar todos, del folclor a rock pasando por el tango y otros. Pero sí deberían exigir una trayectoria. A veces ponen a la misma altura a un rejunte de cinco que quieren aprovechar el festival y ganarse una moneda, con la gente que la viene remando todo el año. Haciendo una preselección hasta les podés dar más tiempo para tocar a las bandas que se lo merecen, no veinte minutos.

 

Y el que no va un año, si trabaja duro irá a la edición siguiente.

Mendiburu: -Claro, no se estaría eliminando a nadie del festival, estar o no dependería de los propios músicos.

Puñal: -Pasa que también se ha vuelto un epicentro vital el Me Encanta, porque ya no hacen el Bolívar Rock. Ahí había otra oportunidad muy linda para las bandas, pero no se hizo nunca más.

 

EL DEDO EN LA LLAGA

¿Y el Bolívar Rock, uno, dos, ultracaído?

¿Que en el festival haya lugar para el rock les parece un avance? Eso se discutió por años, y ahora se lo incluye. Aunque lo malo podría ser que si se le otorga tanto lugar al género en el Me Encanta, este año quizá tampoco haya Bolívar Rock.

Puñal: .No sé, tal vez este año tampoco lo hagan, no lo sé.

Mendiburu: -Armar un festiva así en Bolívar es muy difícil si no traés a una banda de punta que mueva gente de toda la zona. En Bolívar obviamente sabemos que el público de rock es escaso, somos pocos. Y la generación de ahora olvidate, porque no sé qué escuchan, quiero entender la música de ahora y no puedo. Y no estoy hablando de folclore, cumbia, bailanta, nada de eso, sino de esa mezcla de electrónica con boludez.

 

¿Te referís al trap?

Mendiburu: -Sí.

 

“SI TRAEN A VIRUS NO VA NADIE, VIENEN DE VUELTA”

“Olvidémonos de que un joven de ahora vaya a ver a una banda de rock, encontrás uno en cien. Pero trayendo a alguien de renombre puede llenarse con gente de afuera”, conjeturó el baterista de Xinergia, para al toque recortar el concepto, daga en mano: “De renombre y que esté vigente, porque si son Los Súper Ratones… Es un grupo de renombre, macanudo, pero no va a ir nadie. Lo mismo que si traés a Virus. No va nadie, porque son bandas que vienen de vuelta”.

 

¿Pero si no hacen el Bolívar Rock, con más razón está bien que incluyan al género en el Me Encanta?

Mendiburu: -Si, olvidate, espectacular. Yo creo además que Bolívar no da para más que este festival. Además, en tres días podés repartir al público. A veces es bueno mezclarlo y a veces no, es vidrioso el tema. A veces da para todo un día de rock, pero también puede estar bueno que el que fue a escuchar folclore se tope con Xinergia, algo que no conoce, y se sorprenda: ‘pensaba que éstos te destrozaban el tímpano y no, son re melodiosos’, o ‘¡qué bien toca ese pibe la guitarra!’.

 

Esa es la ‘gracia’ también, aprovechar ese marco para llegar a otro público, quizá para sorprender. De otro modo, van a vivir tocando para los convencidos, para la madre, la novia y el hermano, [email protected] a [email protected] que siempre les parecerá genial y maravilloso.

-¡Totalmente! (ambos, a coro).

Mendiburu: -A nosotros nos interesa justamente ir al Me Encanta Bolívar (él dice Cantabolívar, lo que revela que ha pasado los 35) a que nos escuche gente que jamás nos escuchó. Porque imaginate, ¡a nuestras familias estamos todo el santo día cantándoles al oído (risas)!  

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img