Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 24 de mayo de 2022
15.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Volvió Marcos Pisano y se vendrían algunos cambios

Desde el jueves el intendente Marcos Pisano retomó su lugar en el municipio, a cargo del Departamento Ejecutivo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Llegó, saludó, se reunió un ratito con María Laura Rodríguez, quien lo suplantó en este interinato de un mes, y volvió al trajín diario que significa estar al frente de la comuna.

Tras las vacaciones reparadoras que disfrutó en familia, el intendente regresó con pilas cargas y con algunas ideas claras y lineamientos definidos. Se desconoce cuántos cambios habrá en el Ejecutivo; pero algunos se producirán. A diferencia de otros años, esta vez les pidió (no debería pedirlo, deberían los funcionarios ponerla a disposición como históricamente ocurrió) a todos los secretarios y directores que presentaran la renuncia, y luego del descanso anual él tomará la decisión de a quién se la acepta y a quién no.

El intendente sabe que la coyuntura nacional tuvo que ver con la derrota en las pasadas legislativas, más allá de que el número de concejales muestre otra cosa hoy en el recinto. Pero también sabe que hay algunas falencias en la comuna que se deben mejorar casi de manera inmediata, que el Covid debe pasar a un segundo plano y que el ABL debe ser prioridad, como también otras cosas que en el último tiempo se vinieron abajo, servicios que se prestaban bien y que llevaron a Pisano a ganar con comodidad las Ejecutivas del 2019.

Lo que ocurrió con la Línea 132 y los palos caídos por el tornado preocupan al intendente porque sabe que había un plazo de obra que ahora se retrasará; pero el mandatario también es consciente de de que la crisis energética es nacional y que aún con esa mega obra en marcha, los 35 mil habitantes que somos no vamos a ser prioridad si hay escasez de energía y los entes reguladores deben elegir entre subirnos la perilla a nosotros o al conurbano, o a la costa atlántica en tiempo de vacaciones, no nos engañemos.

Pisano no ha sido un intendente de cambiar muchas fichas. Cuando agarró la manija en 2017 respetó a la mayoría de los que heredó de la gestión de Eduardo “Bali” Bucca. En 2019 ganó con comodidad, tenía mandato propio como para armar un nuevo Ejecutivo y no lo hizo. Posiblemente ante este revés electoral sí haga cambios significativos, más allá de los obligados como el Secretario de Desarrollo o el delegado de Pirovano.

A la luz de los acontecimientos, en particular de la derrota electoral específicamente, es necesario dar un golpe de timón para enderezar el rumbo, y algunos funcionarios tendrán que dejar de serlo. Los tiempos de cambio son después de las tempestades, no del ciclón que nos azotó, sino después del resultado eleccionario. Es tiempo entonces, y será cuestión de que todos entiendan que el paso por la función pública es un trabajo temporal no efectivo, y que cuando las urnas hablan, se deben tomar decisiones, algunas dolorosas, no todo es color de rosa en política.

Volvió Pisano. Tomó el mando y ya maquina el nuevo Ejecutivo, el nuevo equipo. Con las pilas recargadas, mira el 2022 como un año de transición pero también de oportunidades. Así lo ha hecho saber, y así lo encarará. Bolívar necesita mejoras sustanciales en varios ámbitos, el intendente lo sabe y buscará ver la mejor de manera de conseguirlas.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img