Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 24 de mayo de 2022
15.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Vecinos del Barrio Los Tilos denuncian el rebalse de las cloacas

Dicen que las aguas servidas son cosa de todos los días desde hace algunos años. Han juntado firmar, han realizado reclamos varios pero el problema persiste.

- Publicidad -
- Publicidad -

Se llegó a esta redacción un vecino del Barrio Los Tilos, el primero de los que se ubican detrás de la ruta 226, a mano derecha de la avenida Calfucurá. Nos planteó que en la esquina de su casa hay aguas servidas desde hace tiempo, que la boca tapa de las cloacas que hay en la intersección de las calles Buenos Aires y Libertadores rebalsa de aguas servidas, que hay un olor nauseabundo desde hace tiempo, etc.

Quedamos en ir a su encuentro a ese ahora llamdo uno de los Barrio del Sur. La visita sirvió para comprobar todo lo que este bolivarense nos había relatado durante su reclamo en la redacción de LA MAÑANA; todo tal cual lo contó sucede en el lugar.

Puede que ocurra en otras partes de la ciudad, incluso sobre este tema se hicieron el año pasado algunos reclamos en una sesión del Honorable Concejo Deliberante; pero lo que pasa en Los Tilos es preocupante porque se trata de un tema de salud, las aguas servidas que se escapan por esa tapa del sistema de cloacas que debiera terminar en la planta ubicada en la avenida Cacique Coliqueo, van a parar a una zanja a la vera de la calle Buenos Aires entre el 100 y el 200, detrás del predio de la conocida firma Farina Hermanos.

Es un brotar permanente de aguas servidas que inundan la esquina, que tiene un “badén” importante, y desparraman el olor para el lado que esté el viento, lo que hace que más de un vecino del lugar en estos días de mucho calor tenga que privarse de abrir las aberturas para ventilar porque el olor es insoportable.

Nos contaron en el lugar que han tenido reuniones con políticos, que han levantado firmas, que han escuchado promesas; pero el problema persiste y se ha ido acrecentando.

Mientras estamos en el lugar, pasa un niño por al lado del gran charco (ver foto), otro va con su papá de regreso a casa luego de visitar a un amiguito; pasa un auto, que pisa el agua servida con uno de sus neumáticos y lleva el olor de regalo. Y así durante la media hora que permanecimos en el lugar.

Es un problema urgente al que se lo tiene que atender y darle una solución, como a cualquier otro; pero en esto va la salud de una barriada que no puede vivir a la vera de aguas servidas malolientes.

El vecino cuenta que algunos del barrio han tenido la intención de recoger el agua que verte de la tapa y llevar un par de baldes al municipio, para demostrar lo que pasa. No pareciera necesario, la solución tendría que ser menos traumática para todos.

El área que corresponda del municipio, y el funcionario a cargo del área de Obras Sanitarias debe dar una explicación a por qué no se ha podido solucionar un problema que, dicen, persiste desde hace años.

Otros vecinos agregan que es muy probable que haya piletas en la zona conectadas al sistema de cloacas, y que por el desagote de las mismas en esta época del año se produzca el rebalse. De igual manera es un tema a investigar y se debe sancionar a aquel que utiliza las cloacas para fines indebidos.

La gente del barrio aprovechó también para hacer catarsis y contar que hace años que vienen reclamando el pavimento para la calle Buenos Aires, una de las pocas que quedan sin ninguna cuadra de asfalto del otro lado de la ruta 226, y se quejaron también de la falta de mantenimiento y los pozos reinantes en esa corta arteria de escasos 200 metros.

El problema de las cloacas en esa esquina de Los Tilos merece una solución urgente, los vecinos no pueden seguir padeciendo y privándose de abrir una ventana para evitar el olor.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img