Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 22 de junio de 2022
3.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Varios nombres, los dos modelos de siempre

- Publicidad -
- Publicidad -

Que se dilate la definición de candidatos en el peronismo indica que Cristina será candidata a presidente, ya que es la única que está instalada y puede esperar al último día. Ahora bien: ¿candidata por un peronismo unido o por Unidad Ciudadana?

-Lo que se producirá en las PASO o en octubre, es la disputa histórica de Argentina entre dos modelos. De uno de ellos, la candidata natural es Cristina. Del otro puede ser Macri, o cualquiera de los que pretendan entrar como caballo de Troya, tipo Pichetto o Urtubey. No tengo la certeza de que Cristina vaya a ser la candidata. Lo digo desde el análisis de las situaciones que se van viendo, y sobre todo de esta última ofensiva que ha tenido como víctima a su hija Florencia. Atacar el eslabón más débil de un grupo familiar no es un procedimiento ni político ni judicial, sino mafioso, y eso es lo que vienen haciendo, lo expuso Ramos Padilla el miércoles en el Congreso. Supongo que demorar la nominación del candidato nos conduciría a la imagen de Cristina, pero la ex presidenta ha manejado los tiempos de una manera muy particular siempre, y por allí atrae las miradas hacia ella para distraer y que aparezca otro.

Para usar la metáfora futbolera: arrastra las marcas para que surja alguien libre…

-Exacto. De todas maneras creo que la disyuntiva es trascendental, y que no será sencillo llegar hasta las elecciones, porque acabamos de ver los índices de inflación de febrero, que son cercanos al 4 por ciento, con los precios de la canasta básica aumentando el 12, porque habrá más tarifazos, porque el dólar no se queda quieto, porque todas las variables macro y micro económicas son un desastre, y porque quien asuma el 10 de diciembre de este año enfrentará un panorama desolador, sobre todo en lo relativo al pago de los servicios de deuda,  de intereses, de capital, etc. Un escenario impensado el 9 de diciembre de 2015.

Irónicamente decíamos que, de volver a ganar, hasta el propio Macri tendría que comenzar a construir en diciembre, ya que no quedará casi nada por destruir…

-Es una situación compleja, difícil y oscura, y que nos pone a todos frente a esta dualidad de tratar de convencer y de que todos aquellos que por odio, por influencia, por ser hablados por, votaron contra un modelo, entiendan que este otro modelo, que ya ha tenido muchos años en la Argentina, no ayuda a la gente de a pie sino a los sectores poderosos, a los concentrados de la economía, a lo que Macri define como el círculo rojo del cual él parte. Habrá muchas operaciones, mucha carne podrida, y seguramente como se vio en Brasil o sucede en Ecuador, la andanada judicial será muy dura.

 

“YO PREFERIRÍA LAS PASO, PERO EN UN CONTEXTO IDEAL”

¿Una interna que ordenara el convulsionado mapa del peronismo sería lo más sano, o pretender esa instancia es, de acuerdo a como se cuece la política hoy, una ensoñación de románticos?

-Por los indicios, pareciera que habrá unas PASO, para legitimar candidaturas. Supongamos que vaya a ser Cristina, y que Solá y alguno más se presenten a esas PASO. De alguna manera, el ganador será legitimado, pero a su vez habrá un desgaste. Yo preferiría, yo, unas PASO que consagren definitivamente si es Cristina la candidata. Si pudiéramos partir de la base un poco romántica, usando la misma palabra que vos, de que quienes participen se acoplen a quien gane.

La experiencia no se enseña que ese compromiso suele no practicarse…

-Sí. Un ejemplo muy cercano es la experiencia del 2015, sobre todo en provincia de Buenos Aires, lo que significó la interna entre Domínguez y Aníbal Fernández. Yo preferiría las PASO, pero en un contexto ideal, que no es este: ya vemos cómo operan servicios y medios de comunicación, el límite está muy difuso, lo mismo que entre periodistas y espías. El día a día será de mucho peso en la disputa de las PASO.

Una sentencia de hierro de estos años, pero que tal vez podría revisarse, es que si el peronismo no va unido a comicios, ganará Macri. ¿Lo ves así?

-No lo sé.

Porque de ir unido, concurrirá en una melange. ¿Qué tienen que ver Pichetto y Urtubey con Cristina Fernández?

-Tuvimos una experiencia histórica de ser anti, de votar en contra de, que fue la Alianza para que no siguiera el menemismo. Ya sabemos cómo terminó. No los unía el amor sino el espanto. Por eso creo que la confrontación es entre dos proyectos, uno neoliberal y uno nacional y popular. Las avenidas del medio, generalmente, son colectoras del neoliberalismo. Y a veces, y me parece que éste puede ser uno de los casos, hay que tragarse algunos sapos, para lograr un piso de votos necesario. Parafraseando al otro Fernández, Alberto: Con Cristina sola no alcanza, pero sin Cristina no se puede.

Hay quien plantea el interrogante de cómo gobernar tras vencer al macrismo, si el colectivo vencedor es una terrible melange.

-Hay dos nombres que citaste que estoy seguro de que no irán con Cristina, que son Pichetto y Urtubey, y podríamos sumar alguno. Yo creo que ellos están trabajando como una alternativa al macrismo, se sienten como la esperanza disfrazada de peronismo del macrismo. No creo que vayan a ir en la misma boleta con el kirchnerismo o con los sectores nacionales y populares que pueden no estar incluidos en el kirchnerismo pero son potables.

Chino Castro

Un escuerzo en el reino de los sapos

“Quizá haya una cuarta alternativa (viene de nota principal), que es la que están tratando de crear los medios ante la caída estrepitosa de Macri: la del anciano Roberto Lavagna. Digo anciano porque es un hombre de 77 años, al cual Clarín y otros medios están tratando de convertir en una especie de… ¿de qué?
De líder político, cuando es un economista.
-Bueno. Un economista que fue ministro de Néstor pero también candidato a presidente por el radicalismo en las elecciones anteriores. Y su edad no lo ayuda, de ninguna manera. Me parece que es tiempo de ver otras alternativas, pero es lo que ha surgido, lo que impusieron a fórceps, porque Lavagna no medía y ahora está midiendo muy poquito.

“PRETENDEN CONVERTIR A LA POLÍTICA EN UNA SUBSIDIARIA DE LA ECONOMÍA”
¿La imposición de un economista como candidato a presidente no expresa el fracaso de la política, que debería estar por encima de la economía? A pesar de la experiencia de los noventa y de este período de restauración neoliberal, resulta llamativo que la figura de los economistas no caiga en el descrédito popular en el que sí caen los políticos….
-Determinados economistas, no todos corren con la misma suerte. No es esa la suerte que ha corrido Axel Kicillof.
El más político de los economistas, y quizá eso tenga que ver con la suerte que ha corrido.
-Seguramente. No te olvides que del 2001 también se quiso salir de la misma manera, casi casi entra en el ballotage con Menem López Murphy, que era otro economista. Y que Cavallo ha sido candidato en varias oportunidades.
Salen a ocupar el lugar de los políticos…
Sí, porque eso es lo que pretende el establishment: convertir a la política en una subsidiaria de la economía. Parece ser que la teoría que nos impusieron a rajatabla en los noventa sigue vigente: si no tenemos un buen economista, no solucionamos las cosas.
Pero sigue vigente aún hoy, como si no hubiese pasado nada desde entonces.
-Sí, sigue vigente hoy. Fijate que las explicaciones que te da la gente co0mún están atravesadas y habladas por esta matriz supraeconómica. Por ejemplo, decirte que vivíamos demasiado bien.
Eso es parecido a lo que dijo el actor Luis Brandoni, que con Macri llegó la pobreza, pero una pobreza digna.
-Sí. O vivíamos demasiado bien, o se demuestra que el kirchnerismo se robó todo porque pagábamos poco de servicios. No se puede comprender si no es a través del bombardeo de TN y todas sus subsidiarias. A este panorama complejo agreguemos un elemento, que hace unos años no incidía así: el papel que está jugando Estados Unidos, fuertemente involucrado en la política de Latinoamérica. Esto quedó demostrado hasta en el tuit luego de las elecciones de Neuquén, que salieron a desmentirlo pero más o menos: el ‘Perdió Cristina’ publicado por la Embajada de Estados Unidos. Sumale las operaciones en las que ha estado metido Estados Unidos, y la DEA, y la CIA y las siglas que se te ocurran, tanto acá como en Brasil, Ecuador. En cualquier lugar de Latinoamérica en el que haya peligro de populismo aparece la administración Trump para tratar de empiojar la cancha.

BILLETERA MATA POLÍTICA
Dentro de un panorama ya empiojado, ¿cómo juega la figura de Tinelli, al que estarían midiendo como candidato?
-La verdad, suena al Palito Ortega o al Reutemann de los noventa. Estos personajes supuestamente no contaminados de la política, como lo fue Macri, vienen a proponer soluciones no políticas a problemas políticos. Es un contrasentido. No sé cuál es el corpus político de Tinelli. Nunca estuvo garantizado en ningún lado que ser un empresario exitoso, de lo que fuere, pudiera ser trasladado a la administración de un país. En una empresa manejás tu capital y tus intereses, en cambio en un país tenés que conciliar y ser justo con los intereses de todos, sobre todo los de los más desposeídos. No he encontrado ningún lugar donde esas experiencias hayan funcionado. Sí son aprovechamientos de la popularidad que da la televisión para instalar candidatos.
Experiencias que, además, siempre resultan afluentes del neoliberalismo, cuando desde la perspectiva popular lo que se requiere es un modelo que transforme a la sociedad. Estos denominados outsiders lo que en el mejor de los casos hacen es administrar ‘lo que hay’ y seguir dejando afuera al pueblo.
-Siempre es así. Hay una frase de Ramos Padilla que de algún modo vuelve a marcar el enfrentamiento entre dos modelos que atraviesa a la política argentina creo que desde 1810: él dice que está mal visto que un juez concurra a una movilización por el 24 de marzo, pero no que asista a los festejos del 4 de julio en la Embajada de Estados Unidos. De la misma manera digo que no está mal visto que un empresario se postule para ser presidente, sin ningún otro antecedente que haber hecho un par de programas exitosos de televisión y ser un tipo que juntó mucha guita, y sí estaría mal visto que un dirigente barrial, de base, se postule a la presidencia. Tipos como Pérsico o D´Elía o Castells son vistos como anécdotas. ¿Por qué? Si son tan outsiders como Tinelli. Pero Tinelli tiene plata. Esta fascinación por el tipo que es exitoso en el sentido inglés del exit, la plata como puerta de salida, sigue siendo un modelo aspiracional, y no la transformación del país.
En su momento criticaban que en Brasil había ganado Lula, un obrero. Y vaya si transformó a la sociedad.
-Sí. Y aún hoy critican a Evo, concretamente por ser un indio. Y caramba si Evo sigue con las transformaciones, y es el único que está resistiendo en Latinoamérica a toda la andanada de la restauración neoliberal.

Un incoloro vecinalismo

¿Y en lo local, dónde están parados Pisano y su jefe político, Eduardo ‘Bali’ Bucca?

-Últimamente, por mis ocupaciones, gente de afuera me pregunta de qué color es el gobierno de Bolívar, y no les sé contestar. Creo que el buquismo, Marcos Pisano, hoy son un vecinalismo. ‘Bali’ aparece en fotos con Urtubey, por allí aparece más cercano al kirchnerismo, o apareció en su momento, o sale en fotos con Ángel Manuel Mosca… Uno entiende que a veces hay que hacer ciertas cosas para obtener fondos, pero esa indefinición termina siendo contraproducente, ¿porque qué es hoy el randazzismo?

Si es que existe.

-Si es que existe. Y ‘Bali’ es su diputado. ¿Es randazzismo el gobierno municipal? Se parece más a un vecinalismo, que no sé en qué lugar del arco ideológico ubicarlo. Supongo que cuando llegue el momento de las PASO tendremos un panorama más claro de dónde jugarán.

 

OMBLIGUITIS AGUDA

Hacia la izquierda del buquismo se advierte una gran dispersión. En el país el kirchnerismo es la principal corriente de oposición, pero en Bolívar se disgrega. ¿Por qué creés que ocurre y cómo incide en el tablero político?

-Viéndolo bien de afuera, y no hago un juicio de valor, quizá se han privilegiado más proyectos personales que el proyecto, aunque hoy decir proyecto parece que está desvalorizado. Me parece que hay una lucha de egos. Me parece que no se quieren acercar posiciones si es posible acercarlas, y esto conlleva a una disgregación, sobre todo porque no se ponen los caballos delante del carro, sino al revés. Me parece que si lo necesario hoy por hoy es que gane el proyecto nacional y popular por sobre el proyecto neoliberal, debemos estar detrás de eso, y ver en lo local de qué manera se puede confluir. Si no se puede confluir, es que el proyecto nacional y popular es una excusa, y lo que hay son proyectos personales que se acoplan al proyecto mayor.

No sé si es una condición del ser bolivarense, pero parece que nadie puede irse tranquilo a su casa: el que se va de un lugar -y no sólo en política- enseguida arma algo, y ese armado quizá incube la pulsión de querer castigar a quien hasta hace una semana caminaba con vos.

-No sé si es bolivarense, me parece que es una circunstancia de época: no sabemos cuáles son nuestros propios límites, todos creemos que podemos ser presidentes, intendentes, concejales, y no.

Creemos que somos lo que queremos ser.

-Sí. Sí. Me parece que hay que deponer estos individualismos y ver cuál es mi rol, para qué sirvo. ¿Sirvo para intendente o para una función ejecutiva? No. O sí. Pero privilegiemos el bienestar común y no la aspiración individual. La aspiración individual esta buenísima, no hay ningún político que no tenga ambiciones, sin ambiciones no hay políticos, pero nunca la ambición debe estar por encima del proyecto colectivo. Y eso me parece que es lo que falla, por lo menos en nuestra comunidad. El proyecto colectivo parece mesiánico, cada uno que lo aborda afirma convencido que ‘yo soy el único que represento a, el que mejor lo expreso’. Y me parece que no, que hay que empezar a ver cuáles son los límites, las posibilidades y hasta dónde llega cada uno. Yo no me voy a creer que puedo ser intendente, si no lo puedo ser. ¿Entonces dónde me ubico?

Además, con mi movida favorezco a alguien y perjudico a otro, nunca son inocuas esas jugadas.

-No voy a llegar adonde no puedo llegar, pero impediré que otro llegue. Porque aparte está claro que no hay espacios vacíos en política, siempre están cubiertos por algo, pero ese algo, me parece que desde hace mucho tiempo en la política local, ha sido el egocentrismo.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img