Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 22 de mayo de 2022
7.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Una semilla que abona el naturalizar, el desafío en materia de inclusión

Aire fresco se verá estos días en el Avenida.

- Publicidad -
- Publicidad -

Más que de incluir o de integrar, la película Aire fresco viene a decirnos que ya es hora de naturalizar que las personas con alguna discapacidad forman parte de la sociedad en igualdad con todes. Esa es su semilla, según entiende su factótum, el linqueño Raúl Chemes. “Esta pieza tiene cosas que reflotan algo que se ha perdido: la emoción”, remarca el también protagonista.

La película, una producción rodada en Lincoln en 2017 y que forma parte de Espacios INCAA, por lo que está recorriendo las salas del país, podrá verse de jueves a domingo a las 20 en el Avenida, con entradas a 100 pesos y descuento del 50 por ciento para jubilados. Dura 97 minutos, y fue dirigida por Andrés Cuervo.

A la función de mañana asistirá el autor de la idea original de la obra y su protagonista, Raúl Chemes.

¿Qué cuenta Aire fresco?
Chemes: – Es una historia bella, que refleja qué nos pasa a los humanos, cómo nos divertimos, cómo sufrimos. Cómo resolvemos las cosas cuando no sabemos qué hacer. Es un chico down que aparece en la vida de un parroquiano, y ahí se arma el despelote, en el buen sentido.

Seguramente se inicia entonces una relación que transforma a ambas personas, a quien llega y a quien lo recibe.
– Y a toda la gente que los rodea. Se nota mucho la influencia de la sociedad con respecto a la problemática. Hay palabras medio crudas en la película, pero la idea es reflejar lo que ocurre en la sociedad, nada de engañar o mentir: se ve en la obra cómo se expresa alguna gente, esa forma burda de ignorar el tema, o de burlarse, y también el amor de tantos otros que abren sus puertas y su corazón. Es un yin y un yang. Esta pieza es emocionante, tiene cosas que reflotan algo que se ha perdido: la emoción. En general ya no nos emocionamos casi nunca, con nada: ni con el fútbol, con las carreras o lo que sea. Se van perdiendo esencias, y sólo te duele alguna pérdida muy profunda. Sin embargo Aire fresco te pega un sacudón. Se nota cuando se la mostramos a los alumnos, que se quedan planchados, pensando, con un sabor agridulce en la garganta. Es la emoción, que a uno lo pone en marcha, le mueve la adrenalina, le hace circular la sangre, mirar para abajo, se le cae una lágrima, sonríe.

Por lo que describís, planta al espectador frente a los grandes temas de la vida, que nunca tienen que ver con lo material.
– Ahí está, esa es la verdad de la ‘milanga’. Y es bella, porque no tiene golpes bajos. No es un documental donde aparece alguien describe a un discapacitado, nada de eso. ¿Y sabés qué gran cosa hemos logrado, con pasos de evolución? Que ya la palabra integrar no existe incluir tampoco, porque ya están. Vos vas a ver a alguien igual que vos que actúa ahí, y se terminó la historia. Estos son los grandes cambios, esta es la semillita que trae Aire fresco. No hay que integrar a nadie, cada uno es como es y listo el pollo.

Quizá ya de lo que se trata, más que de integrar o incluir, es de naturalizar.
– Claro. Y es importante lo que pasa en las escuelas, porque a veces la ignorancia hasta lo pone cruel a uno, agresivo, simplemente porque alguien no entienda algo. ¿Qué tiene que ver que uno sea alto, bajo, más gordo, más flaco, con rulos o lo que fuere? Aire fresco rompe con todo eso.

La música fue compuesta por una persona ciega, Raúl Alonso, que actúa en la obra. Es la misma pieza tocada en diferentes ritmos.

La gacetilla de difusión que envió a este diario María del Carmen Bello, encargada de prensa del trabajo, dice que “la sorpresiva llegada de Acordino, un joven con síndrome de down a la vida de ‘Rolo’, un taxista de pueblo que lleva una vida solitaria y monótona, imprime un vuelco de 360 grados a su rutina. Al desconcierto de enterarse que había sido padre sin saberlo, le sigue la responsabilidad de asumirse como tal con todo lo que eso implica. La catarata de emociones que va atravesando ‘Rolo’ conforma un relato conmovedor, tierno y tragicómico. ¿Cómo comunicarse, cómo interactuar?, pasó a ser el gran desafío de su vida. ¿Acordino podía trabajar, sabía leer y escribir? Lo básico, como saber si Acordino entendía cuando hablaba, era un misterio que le quitaba el sueño, pero que iba conectándolo con la vida”.

Más adelante el informe da cuenta de que el film “es una realización independiente que pudo concretarse con el aporte de todas las fuerzas vivas del pueblo, que colaboraron con lo que tenían a mano. Los actores fueron vecinos con y sin discapacidad, las locaciones sus propias casas, luces, sonido y producción fueron el aporte de técnicos y estudiantes de cine y teatro de Lincoln y ciudades vecinas”.

Por otra parte, será la segunda vez de Raúl ‘Puchi’ Chemes en Bolívar, quien hace unos años estuvo en la ciudad junto a un grupo de teatro integrado presentando la obra Una caricia al corazón, “una delicia de tema”, como expresó durante la charla telefónica con este diario. Esa vez, los pibes y pibas que asisten a nuestras escuelas de educación especial concurrieron a ver la propuesta, en una jornada auspiciada por el Banco Credicoop y que Chemes recuerda con mucho cariño. A propósito: trascendió que el ideólogo de Aire fresco recibiría esta tarde un reconocimiento de parte de ese banco.

Chino Castro.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img