Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de septiembre de 2021
10.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Una luz de almacén

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas.

Si hay un músico de tango emblemático, ese es Aníbal ‘Pichuco’ Troilo; y si tenemos que nombrar uno de los cinco tangos fundamentales del repertorio tanguero, ahí está ‘Sur’, indudablemente, entre uno de ellos.

- Publicidad -

Entre 1942 y 1951, Aníbal Troilo y Homero Manzi crearon seis composiciones: ‘Barrio de tango’ (1942), el vals ‘Romance de barrio’ (1947), ‘Sur’ (1948), ‘Che, bandoneón’ (1950), ‘Discepolín’ (1951) y la milonga ‘Recordando’ (1949), que nunca fue grabada.

Homero Manzi, periodista, poeta, director de cine, integró desde 1935 Forja (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) junto a Arturo Jauretche, Luis Dellepiane y Raúl Scalabrini Ortiz. En 1947 se acercó al peronismo y en consecuencia fue expulsado del radicalismo. En el año que ‘Sur’ salió a la calle fue nombrado presidente de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores, S.A.D.A.I.C; además, dirigió y escribióla película ‘Pobre mi madre querida’, protagonizada por Hugo Del Carril.

Ese 1948 encuentra a la orquesta de Troilo en un período de transición. Ya se había marchado Astor Piazzolla, su arreglador; el trabajo en los lugares de baile disminuía y de esta manera, el tempo de la orquesta comenzaba a hacerse más lento, privilegiando la música para escuchar. Es en este período que Troilo comenzó a convocar a arregladores que no formaban parte de su agrupación: Argentino Galván, Ismael Spitalnik, Emilio Balcarce, el propio Piazzolla.

 

La letra

San Juan y Boedo antiguo, y todo el cielo;Pompeya y más allá la inundación;tu melena de novia en el recuerdoy tu nombre flotando en el adiós.

La esquina del herrero, barro y pampa,tu casa, tu vereda y el zanjóny un perfume de yuyos y de alfalfaque me llena de nuevo el corazón.

Sur,paredón y después…Sur,una luz de almacén…

Ya nunca me verás cómo me vierasrecostado en la vidriera y esperándote…

Ya nunca alumbraré con las estrellasnuestra marcha sin querellaspor las noches de Pompeya…

Las calles y la luna suburbanay mi amor y tu ventana,todo ha muerto, ya lo sé.

San Juan y Boedo antiguo, cielo perdido,Pompeya y, al llegar al terraplén,tus veinte años temblando de cariñobajo el beso que entonces te robé…

Nostalgias de las cosas que han pasado,arena que la vida se llevó,pesadumbre de barrios que han cambiadoy amargura del sueño que murió…

 

El poeta y letrista Julián Centeya nos brinda luz sobre el sur de Manzi: “Había llegado muchacho, de su Añatuya campesina (Santiago del Estero) y había sido inquilino de Nueva Pompeya, cuando una mudanza de apuro lo instaló en el barranco de la calle Garay, frente mismo al entonces llamado ‘Hospitalito’. Adolescente aún, cuando se inclinó al grupo Boedo, que era la contra cara del grupo Florida, trepó el barrio y se instaló en el cruce de San Juan, al que habría de evocar en tango cuarenta años después, diciendo para sí y para sus recuerdos distantes: ‘San Juan y Boedo antiguo…’”

Dice Sergio Pujol que, en términos catastrales, la zona que describe Manzi es fácil de ubicar, estaba entre Puente Alsina y Almagro. Hoy es un poco Boedo (este barrio existe como tal desde 1974, antes era una parte de Almagro) y otro poco Nueva Pompeya.

Francisco García Jiménez, periodista, historiador, guionista de cine y también letrista de tango, escribió que una vez charlando con Manzi, éste le contó cómo, siendo un purrete, veía ese barrio: portones y chimeneas; inundaciones y terraplenes; retazos de alfalfares y ‘quintas misteriosas’; mostradores de comité y canchas de taba y pedanas a cuchillo. Boedo era algo así como un paso pesado que diera Puente Alsina para llegar al centro, como también el tránsito obligado a las gentes del centro cuando querían acercar el alma al

Riachuelo…

 

El estreno

A principios de 1948, Troilo le puso música a los versos y luego Manzi hizo modificaciones para ajustar  esos versos a la melodía. Cuando ‘Sur’ estuvo terminado, Manzi, acompañado del pianista Santos Lipesker, se lo mostró a Nelly Omar (Manzi y Omar vivieron una relación amorosa, es más, Manzi escribió ‘Malena’, con música de Lucio Demare, pensando en la cantante).Nelly Omar estrenó el tango en Uruguay, en una actuación en una radio de Montevideo. Tiempo después, en febrero, Rivero grabó ‘Sur’, tomándose algunas licencias con la letra, cambiando ‘San Juan y Boedo antigua’ por ‘San Juan y Boedo antiguo’; y ‘Tu nombre florando en el adiós’ por ‘tu nombre flotando en el adiós’.

Ese mismo año, 1948, lo grabó Floreal Ruíz con la orquesta de Francisco Rotundo; y Julio Sosa, con el cuarteto de Luis Caruso, en Uruguay. Luego, en 1961, se publicó la versión de Héctor De Rosas con Astor Piazzolla.

En 1971, Aníbal Troilo grabará ‘Sur’ con Roberto Goyeneche en una antológica versión. Le sucedieron cientos de interpretaciones con resultados dispares, pero siempre, siempre, quedó rondando intacta, la original, a cargo de Edmundo Rivero.

Acho Manzi, hijo de Homero, se encargó de organizar el archivo de su padre, archivo que contiene, entre otras joyitas, un bosquejo de ‘Sur’ con partes de la letra que fueron desechadas: “Sur… callejón, terraplén… y también paredón de arrabal  y almacén / Sur… y mi afán de volver otra vez  y mi amor que se fue de tu amor, por partir por volar y además sin saber por qué… / Sur… un pincel de emoción al pintar tu telón de arrabal, me hace ver el portón y el buzón y el farol y me duele otra vez el ayer que se fue de tu ayer por afán de volar para al fin retornar sin querer…”

 

La amistad

Los siete años que le llevaba Manzi a Troilo no les impidió disfrutar de una gran amistad. Luego de la muerte del poeta, Troilo continúo añorando a su gran amigo y poeta preferido: “Yo he tenido la suerte de haber trabajado en colaboración con valores que no admiten discusión posible – admitíaPichuco -Manzi es cuestión aparte, y si mi presencia en el tango debe capitulizarse, uno de los más hermosos e importantes capítulos creo que ha de obtenerse de mi vinculación con Homero Manzi, que en esta tarea de poeta resulta un maestro…”

Cuando Homero Manzi dirigió en 1950 ‘El último payador’ (con Hugo del Carril y Aída Luz) ya se encontraba gravemente enfermo de cáncer. Seguía escribiendo, compuso dos milongas, ‘Milonga a Perón’ y ‘Milonga a Evita’, para Hugo del Carril. Otra gran letra que produjo ese año fue la de ‘Che bandoneón’, ¿cómo evitar pensar que Manzi escribió estas líneas pensando en su amigo, Pichuco? “El duende de tu son, che, bandoneón, se apiada del dolor de los demás/  y al estrujar tu fuelle dormilón se arrima al corazón que sufre más…”

Antes de morir, Manzi alcanzó a terminar ‘Discepolín’, un gran poema dedicado a Enrique Santos Discépolo, cuya letra le pondría música Troilo. 

El 3 de mayo de 1951 falleció en Buenos Aires Homero Manzi.Pichuco quedó desbastado por la muerte de su amigo. Tiempo después, una madrugada, a las cuatro de la mañana, se encontraba en su casa con unos amigos jugando al bacará. Pero su mente no estaba en esa mesa, se levantó, se dirigió a su habitación y comenzó a tocar unas notas hasta que terminó de darle forma a ‘Responso’, el tango instrumental que Aníbal Troilo le compuso a su amigo, Homero Manzi.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img