Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 28 de septiembre de 2021
5.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Una indagación en los sinsabores que produce maternar

- Publicidad -
- Publicidad -

“Indagamos en qué es para una buena mujer ser una buena madre y en lo imposible de cumplir con ese designio. En cuáles son los sinsabores y las cosas de las que no solemos hablar en público, que nos produce maternar”, resume Amparo González Aguilar, directora de Malamadre, que mañana se estrenará en el Avenida con la presencia de la cineasta. La película viene a proponer un debate “hacia afuera y hacia adentro” acerca de las maternidades existentes y las tareas de cuidado.

 

- Publicidad -

¿De qué trata Malamadre, cuál es su idea central?

-Es un documental de entrevistas, con cuestiones de ensayo y humor, sobre el mandato de buena maternidad. Indagamos en qué es para una buena mujer ser una buena madre y en lo imposible de cumplir con ese designio, sea cual sea. Cuáles son los sinsabores y las cosas de las que no solemos hablar en público, que nos produce maternar. Y está buenísimo lo que está pasando en Bolívar, done hay un espacio INCAA muy activo que se programa con mucha conciencia, donde nos han invitado a participar.

 

“NO SABÍAMOS CÓMO ESCRIBIR SOBRE LAS MATERNIDADES QUE EXISTEN”

El movimiento feminista viene desnudando cuestiones que permanecían invisibles, imperativos de la sociedad patriarcal. A pesar de que el machismo responde con una violencia extrema, asesinando, se va avanzando. ¿Qué aporta, en ese sentido, esta película, qué podés rescatar?

-La película habla desde el feminismo, desde un lugar del feminismo. Me parece que hay cuestiones que se fueron construyendo, acumulando en años, pero teníamos en relación a la maternidad algunas dificultades para incorporarla a la agenda. Venimos hace muchos años luchando por la posibilidad de elección de la mujer y porque no haya un designio absoluto, entonces pensar las maternidades que existen es algo con lo que nos encontrábamos medio limitadas, no sabíamos cómo escribirlo. Pero esta masificación del movimiento permite empezar a abrir otras aristas, es decir que estamos de acuerdo en los puntos en los que acordamos, y todavía tenemos, incluso entre nosotros, que correr los bordes de ciertas cosas que no estábamos pudiendo pensar. Y así juega Malamadre. Es una peli que viene a proponer un debate hacia el afuera y hacia el adentro, poniendo el eje en qué hacemos con las maternidades que existen y qué pensamos en relación a las tareas de cuidado. Un montón de cosas que incluso desde que la película se empezó a filmar hasta ahora, que tenemos un Ministerio que está pensando en todo eso, han ido cambiando. La peli en todo caso es un aporte en esa dirección.

 

¿Quiénes testimonian? Sabemos de Marta Dillon, una lúcida periodista y escritora que tiene mucho para decir desde el feminismo. ¿Quiénes más?

-Para nosotras Marta es una referente del pensamiento feminista. Las mujeres que  testimonian son muy diversas en su labor, su origen. Tratamos de atravesar un abanico de clases lo más amplio posible, sabiendo que no estábamos intentando retratar mujeres en condición de marginalidad. Y después, ampliar el abanico en las edades de les hijes, porque no son los mismos los conflictos del puerperio que los de un hijo de veinte años, los de uno cuarenta o los nietos, y cruzar también distintas experiencia de construcción de familias: hay monoparentales, hay parejas homosexuales, hay familias heterosexuales más tradicionales, hay una mujer que adoptó, hay separadas, viudas. Registramos distintas experiencias de cómo se transita la maternidad. Así armamos el grupo de entrevistadas, fundamentalmente mujeres de Argentina y Uruguay, porque es donde filmamos, pero también hay migrantes, mujeres bolivianas o ecuatorianas que viven en Argentina o Uruguay.

 

DESCENTRARSE Y VOLVER A PENSAR

¿Qué implica salir al interior con la película?

-Es hermoso para nosotras, un encuentro, porque uno hace las películas pensando en que las vea básicamente el público, no sé si todo el mundo, pero nosotras sí. La distribución en general es conflictiva para todas las películas del cine nacional, para los documentales aún más. La posibilidad de salir en simultáneo, que era una fantasía, no se pudo armar. Con lo cual los Espacios INCAA constituyen una ventana importante. Nosotras venimos acompañando la obra porque nos gusta lo que genera, la posibilidad del encuentro y el debate. Así que nos interesa mucho esto, acompañar, estar presente para abrir puertas. Es un logro de la gestión cultural en todos lados.

 

Y si la obra queda como una hormiga caminando en la cabeza de quien la ve, lo habrán logrado todo, supongo que es lo máximo a lo que se puede aspirar.

-Totalmente. Y ojalá pase. Nos venimos encontrando con una recepción muy buena en ese sentido. También con muchos señalamientos de lo que falta, que eso es interesante. Son encuentros para descentrarse y volver a pensar, pero con una recepción muy amorosa y muy reflexiva, y eso es espectacular.

 

Como ya informó este diario, Malamadre será proyectada desde las 21 horas en la sala “Chiquita Domeño”, en el contorno del ciclo de Cine con perspectiva de género, que se emite los miércoles. Las entradas tienen un costo de 60 pesos, la obra forma parte de Espacios INCAA. Tras la función, Amparo González Aguilar dialogará con el público.

Chino Castro

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img