Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 28 de noviembre de 2021
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Una gema irrepetible

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas

El disco debut de Almendra anda cumpliendo nada más ni nada menos que medio siglo, y digo anda porque hay cierta confusión con su fecha de lanzamiento. Según los registros de la discográfica RCA, la fecha de salida fue el 29 de noviembre, así lo consignan muchas fuentes, pero en realidad “Almendra” salió a la calle el 15 de enero de 1970. Hay dos teorías sobre la demora: la que dice que a la gente de la RCA no le gustó el payaso triste que dibujó Spinetta para la portada, por ese motivo se perdió ‘accidentalmente’ y hubo que esperar que el Flaco lo dibujara nuevamente; el otro motivo habría sido que en esos días CBS le alquiló a RCA los equipos de grabación debido a una gran venta de discos de Leonardo Favio.
El misterio se devela cuando recurrimos al texto que en los primeros días de 1970 los integrantes del grupo distribuyeron, el mismo decía: “A lo largo de seis meses de intenso trabajo, de proposición total hacia lo que es nuestro, hemos comprendido que lo que en un momento puede llegar a trascender deja de ser exclusivamente propiedad del autor y se transforma en algo legítimamente de todos. Por eso, el 15 de enero es una fecha importante tanto para nosotros como para ustedes. Es la salida de nuestro primer long play. Es nuestra salida hacia ustedes.”
“Almendra” es considerado una gema irrepetible en el rock argentino. El grupo, junto a Manal y Los Gatos, lideraba los primeros pasos de este movimiento; mientras que Manal se enfocaba en el blues con letras realistas, urbanas, y Los Gatos a la canción contundente y el lenguaje directo; Almendra, y fundamentalmente Spinetta, brilló por su música original y por su lírica poética.
Debutaron en el disco con un simple que contenía en su cara A, ‘Tema de Pototo’ y en la B, ‘El mundo entre las manos’. ‘Tema de Pototo’, conocido también como ‘Para saber cómo es la soledad’, estaba dedicada a un compañero de colegio que el Flaco creyó muerto en un viaje a Bariloche cuando recibió un telegrama con la falsa noticia: ‘Pototo ha muerto’ (el tal Pototo se recibiría de odontólogo y se convertiría en el dentista oficial de los Spinetta).
Luis Alberto Spinetta no había cumplido diecinueve años cuando junto a Edelmiro Molinari en guitarras, Emilio del Guercio en bajo y Rodolfo García en batería, grabaron el Lp debut “Almendra” (1970). Nueve canciones con ritmos e influencias variadas pero unidos vigorosamente por la lírica del líder.
La ya mítica ‘Muchacha (ojos de papel)’ fue compuesta pensada en Cristina Bustamante, el amor de juventud de Spinetta. “Por más que yo sabía que era una canción redonda – dice Luis en ‘Crónica e iluminaciones’ de Eduardo Berti – nunca supuse que iba a tener semejante éxito. Pero bueno, uno, como compositor, siempre está tratando de hacer algo tan bueno como ‘Julia’ de Lennon. Y eso, al final, es un tipo y una viola. Y una tonada y una letra. Y tiene que ser una superletra, una supertonada, supertonos, entendés. Uno siempre trata de lograr eso…”. (La relación con Cristina duró dos años más. Cuando se terminó, Spinetta retrató el final en ‘Blues de Cris’, en la época de Pescado Rabioso.)
La dureza de ‘Color humano’ de Molinari se compensaba con ‘Plegaria para un niño dormido’ que el Flaco compuso cuando tenía quince años: “El tema tiene la virginidad que le corresponde – comentaría Spinetta – No hay ningún atentado en la plegaria. Hasta la denuncia se hace con dulzura. Por más que el tema es llamativo y tenía un gran impacto cuando lo cantaba, si analizás la letra ves que es el símbolo de la ideología cristiana: el semejante, el prójimo, la solidaridad.”
En otra canción de “Almendra”, ‘Fermín’, el Flaco trata el tema de la locura y también denuncia, esta vez, la brutalidad de los hospicios: “Tal vez aquí sea un poco más iracundo, con más sorna – recuerda el Flaco – ‘Fermín se fue a la vida’, dice la letra. La vida, para los locos, es como la guerra para los cuerdos”.
La diversidad del disco debut de Almendra se completa con ‘A estos hombres tristes’, con aires tangueros; ‘Figuración’, otra genialidad de Spinetta; la belleza de ‘Que el viento borró tus manos’, compuesta por Emilio del Guercio y el cierre con ‘Laura va’, con arreglos orquestales de Rodolfo Alchourrón, inspirada en ‘She’s Leaving Home’ de Los Beatles. De hecho toda la música de Spinetta de esa época tenía influencia de “Sgt. Peeper’s Lonely Club Hearts Band” (1967) y otros discos de Los Beatles, a tal punto que el Flaco declararía que Los Beatles le habían hecho comprender a Cristo: “Yo creo que si uno lee a Marx aprende como era Cristo. Simplemente que Los Beatles lo hicieron mucho más práctico y después, cuando Lennon estaba en la cama de la paz, trataba de reunirnos para dejar un mensaje importantísimo: por ejemplo, ‘Dale una oportunidad a la paz’ o ‘Todo lo que necesitas es amor’. Los Beatles no me hicieron comprender ni la misericordia, ni todos los horrores de la religión, sino su parte libre”.
Junto con los temas del disco inicial de Almendra, Spinetta compuso material para una ópera-rock que nunca se llevó a cabo. El proyecto era ambicioso: un mago de agua llega a una ciudad en la búsqueda de la pureza. Un niño le indica que debe hallar cinco trovadores (que serían Litto Nebbia, Moris, Tango, Javier Martínez y Roque Narvaja); el sexto, (Miguel Abuelo), que está loco, es el que le sugerirá la clave de la búsqueda. Se ensayaron los dos primeros actos, se habló de la presentación en el Teatro Ópera y hasta del Colón, pero la cuestión se fue desdibujando lentamente sin pena ni gloria. La frustración de este proyecto, los diferentes intereses musicales entre sus integrantes y alguna que otra rencilla, acelerarán la separación del grupo.
El último recital de Almendra (hasta su reencuentro en 1979) se llevó a cabo el 25 de diciembre de 1970 en el cine Pueyrredón de Flores. Ya disuelto el grupo, dejaron grabado el álbum doble “Almendra II”. La fragmentación de Almendra daría lugar a tres grupos, muy importantes para el desarrollo del rock argentino: Pescado Rabioso, Aquelarre y Color Humano. Pero eso ya es otra historia que se contará oportunamente.

- Publicidad -

Discografía:
“Almendra” (1970): Inspiración, poesía, musicalidad, magia, bajo la batuta y la pluma de Luis Alberto Spinetta.
“Almendra 2” (1971): Disco doble que contiene el material de la ópera frustrada. Contiene el hitero ‘Rutas argentinas’ y el existencial ‘Parvas’, con elementos de la psicodelia surgida a fines de los 60’s en Estados Unidos.
“Almendra en Obras” (1980): Disco doble producto de la reunión del grupo diez años después en el Estadio Obras. Imperdible la extensa versión de ‘Plegaria para un niño dormido’, con los solos de guitarra de Edelmiro Molinari y Luis Alberto Spinetta. Los recitales y el disco en vivo dejaron un sabor agridulce el grupo, a la emoción del encuentro con la gente se contrapuso el hecho que el público no le prestó atención al material nuevo, transformando el concierto en un show nostálgico.
“El valle interior” (1980): Luego de los recitales de la reunión de Almendra surgió una tregua musical hasta que Edelmiro Molinari regresara a Estados Unidos; por su parte Spinetta se tomó un descanso con Spinetta Jade y Emilio del Guercio con la Eléctrica Rioplatense para grabar este álbum de seis canciones nuevas con sonido actualizado que incluso hoy se escuchan con placer. Brillan con luz propia, ‘Las cosas por hacer’ y ‘Buen día, día de sol’.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img