Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 04 de agosto de 2022
8.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Un tesoro de bombones para todos los gustos

Hilda Lizarazu anticipa cómo será su recital en el Coliseo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Tras dos suspensiones por pandemia, la cantante Hilda Lizarazu finalmente se presentará por primera vez en Bolívar, por gestión de la productora Cable a tierra. Será en el Coliseo, el 2 de julio. Aquí, la también compositora y ex miembro de Man Ray y de varias bandas de Charly García desde los ochenta, anticipa cómo será su concierto y habla de su nuevo disco, Antigua, y de su actual modo de trabajo, regido por lo artesanal. 

¿Cómo será tu show aquí? Después de dos suspensiones, la tercera será la vencida.

-Fueron suspensiones por la suspensión del mundo, por la pandemia. Venimos con Dani (López, de Cable a tierra) con ganas de hacer un show, por suerte se va a dar y me encanta que así sea.

Será un concierto con las canciones que vengo trayendo en esta trayectoria más temas de Antigua, el disco que estoy presentando, que salió hace un mes, aproximadamente. Y contenta de poder salir nuevamente a tocar por el país. Estamos bastante activos, en formato dúo junto a Federico Melioli, que es con quien estoy haciendo música. Justamente la semana anterior festejamos nuestra mayoría de edad de tocar juntos, desde hace dieciocho años lo hacemos. En este formato ya llevamos a cabo una gira por Europa, antes de la pandemia, y nos quedamos en dúo porque está buenísima la sonoridad que tenemos y es mucho más viable para todos.

¿Cómo fue el proceso de laburo que derivó en Antigua? De algún modo es un disco encuadrado en la pandemia.

-Desde lejos (justamente así se llama un tema del álbum), diríamos, cada uno aprendiendo en casa. En mi caso, aprendiendo a grabar desde mis dispositivos, y por supuesto algunas cosas registramos en estudios. Pero ahora con las nuevas tecnologías cada cual trabaja confinado en su casa, y valga el oxímoron, en Antigua se trabajó de una forma muy moderna, incluso el sonido es bastante electropop. Laburamos así durante la pandemia más dura, enviándonos al caer el sol la tarea que cada cual había hecho durante el día. Yo mandaba mis voces, él sus arreglos musicales, e íbamos corrigiendo, todo telefónicamente. Es increíble, pero se pueden hacer las cosas así también.

¨Antigua es un disco con mirada al cielo¨, define Hilda Lizarazu en una gacetilla de prensa enviada aquí por la productora de su espectáculo en el Coliseo, Dani López.

“Hay mucho aire, aire en el pensamiento invisible como un virus por el aire, elemento que me rige¨, sostiene la vocalista, una de las máximas voces femeninas de la historia de nuestro rock.

En un juego de duplicidades donde aparece ella, Antigua es un reflejo de sí misma, el deseo de conocer también aquella isla en el mar Caribe. Y en ese camino remite a lo antiguo/anterior pero no desde un lugar peyorativo, sino desde el poder de disfrutar de una catedral, de una voz en el río. Desde lejos, se detiene en lo que emociona, avanza el texto.

En el álbum, disponible en todas las plataformas digitales, participan como invitades Julieta Rada, LIto Vitale y León Gieco; casi todos los temas fueron compuestos por Hilda junto a su socio artístico, el guitarrista Federico Melioli, junto a quien se subirá a las ilustres tablas de nuestro Coliseo.

Naturaleza que emociona va a parar a la canción

Antigua es un disco prístino, fresco, con una fuerte presencia de la naturaleza, de pájaros como el benteveo (así se titula el track 3) y otros. ¿Cómo irrumpe lo natural allí?, me imagino que no fue algo buscado.

-No, claro. Surge porque ¿quién no se emociona con la naturaleza? Para mí es una fuente inacabable de momentos de emoción, así que toda la observación de la fauna, la flora, los árboles, siempre me resultó algo subyugante. Me gusta ponerlo en canciones, nombrar, y en este caso hay benteveos, hay águilas. Y por eso alguien que lo escuchó dijo que es un disco que se puede escuchar mientras se mira el cielo, porque hay mucho aire, y en ese aire están los benteveos, esos hermosos pajaritos con antifaz que siempre me resultaron muy bellos, por eso se me ocurrió hacerles una canción a esos benteveos argentinos.

El tiempo de pandemia invitó a la contemplación y a conectar con las grandes cosas de la vida, como el cielo, el paisaje que nos rodea y del que somos parte.

-Totalmente, totalmente, nos obligó a bajar varios cambios y a contemplar, y eso en Antigua se percibe, si bien es un disco con sonidos electrónicos y sonoridades sintetizadas, pero dentro de la poética porta algo mucho más orgánico, que es lo que nos rige: esa naturaleza que emociona. Está presente y creo que en las canciones que escribo siempre está la naturaleza, porque es algo que disfruto, me resulta emocionante y hasta superior en un punto.

Bueno, vos sos fotógrafa, seguramente contemplar es algo que se te da fácil.

-Sí, sí. Igual con los tiempos que corren está la contemplación pero también la velocidad de esta existencia, por lo menos en mi caso, que tiene que ver con la autogestión y ocuparse de un montón de actividades que no pasan por contemplar: yo soy mi propia manager, soy mi sello discográfico, Díscola Discos, todas actividades que elijo hacer. Está el poder observar y también la acción, la ejecución para plasmar el proyecto. Es un ritmo que tiene su interacción y que yo llevo adelante con alegría te diría que desde hace una década ya.

Como informamos, el Coliseo abrirá puertas ese sábado a las 21.30. Antes de Hilda, tocará el trío formado por Nicolás Holgado en guitarra, Clara Tiani en voz y Lorenzo Blandamuro en batería, una rama del árbol funkero Tupá Gruv.

Las entradas anticipadas tienen un valor de 1500 pesos, y pueden conseguirse mediante las redes sociales de Cable a tierra o de Dani López, en puerta el precio será 2000.

Antigua cierra con tu versión de Pasajera en trance, un tema de García que te queda muy bien. ¿Por qué elegiste esa canción, entre tanto material de Charly que has cantado con él?

-Porque tiene el trance, esa cosa de viaje sonoro, como de repetición. A mí el tema me parece hermoso, y me pareció que me podía quedar bien, como decís. Entonces rápidamente Federico lo abordó electrónicamente, lo empezamos a hacer en vivo y lo disfrutamos tanto que resolvimos incluirlo en el disco. Así es que termina Antigua con Pasajera en trance, con esa persona que se va en el avión riendo, y yo haciendo una suerte de juego circular, como si alguien dejara en loop ese álbum que empieza con esa misma risa, en el tema ¿De qué te reís? Me gusta buscarles esos guiños a los discos.

¿Cómo definís el setlist de tus recitales? Entre tu obra solista, el material de Man Ray, tus producciones con García y con otros artistas, tenés como para armar varias listas, pero siempre que elegís qué incluir también dejás cosas afuera.

-Generalmente armo como un guión de lo que quiero hacer en esa ocasión y dejo un espacio para el menú ‘a la carta’, a veces la gente me pide alguna canción y si la tengo en el repertorio la hago. Haremos un mezcladito de todo eso que soy: algo de Man Ray, mucho más de mi etapa solista, más algunas canciones nuevas, pero no todo Antigua porque no soy ese tipo de artista que quiere hacer todo el disco nuevo, mientras que el público a lo mejor pretende un tema viejo. Es mucho más fácil ir a escuchar música, y te va a gustar conocer lo nuevo. Dentro de veinte, por ahí está bueno meter cuatro temas flamantes, pero no diez. Armo el guión pensando en que sea placentero para la persona que va a escuchar, porque quiero que vengan a escucharnos. Si esa canción fue escrita hace veinticinco años y la puedo cantar y soy feliz haciéndolo, no dudo. De hecho, tengo bastantes canciones de Man Ray en el repertorio, y vamos como si fueran bombones viendo cuál nos comemos primero, si Sola en los bares o Caribe sur (se ríe). Y hay un porcentaje de espontaneidad que queda para la magia del momento, y en ese teatro, que es hermoso, por las fotos que me mandó Dani (López). ¡¡Quiero verlo colmado de almas deseosas de escuchar música en vivo!!

Chino Castro

Parte de su religión

Hilda María del Pilar Lizarazu nació en Curuzú Cuatiá, Corrientes. Su primer disco solista, Gabinete de curiosidades, recién vio la luz en 2004, pero antes fue mitad de Man Ray, el dúo que fundó con Tito Losavio a fines de los ochenta y que le dio sus mayores éxitos, y de Suéter y Los Twist en los tempranos años de esa década en la que quedó asociada para siempre a Charly García. Se incorporó como corista a la banda del bicolor hacia fines de ese decenio, el período de Cómo conseguir chicas, y lo acompañó por el país, Latinoamérica y el mundo en alocadas giras de las que salió ilesa, pero millonaria en arte. Después se fue, pero volvió en 2009 para apuntalar un nuevo renacer del ícono junto a viejos socios del camino como el ‘Zorrito’ Quintiero y Fernando Samalea, para volver a partir unos años después.

Cuando García tocó en Bolívar en octubre de 2013 Hilda ya no estaba, y podría considerarse que su lugar era, y aún es, ocupado por Rosario Ortega. Sin embargo, como la ciudad de Rosario para Fito Páez la cantante siempre estuvo cerca, al punto que, según reveló el sábado en entrevista radial con el programa Fuga de Tortugas, grabó voces en cuatro canciones para el inminente nuevo disco de Charly, que sucederá a su máster pìece Random (una más, cuando no eran tantos los que la esperaban), de 2016. También contó que tuvo acceso a parte del material que, en tránsito perpetuo, el astro viene amasando en Baires desde la pandemia con la sola asistencia de un ingeniero de sonido, casi en soledad, y que hay allí algunas baladas ‘fragilinvencibles’ típicamente García en modo Random, y también otro corte de canciones, mucho más “recargadas”, quizá en plan maravillización, el concepto que el propio autor acuñó en su tumultuosa etapa Say No More para describir su técnica de grabar capa sobre capa, casi más como un pintor que como un músico. La otrora fotógrafa para la revista Humor durante el despabilar democrático de los tempranos ochenta, habló en esta entrevista de ‘pared de sonido’ para referirse a algunas maquetas que pudo escuchar en la cocina de Charly, en referencia a un procedimiento sonoro así titulado que hizo célebre el controvertido ingeniero Phil Spector.      

Ch.C.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img