Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
13.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Un paseo por la música: Invitación al viaje

Escribe: Mario "Chiqui" Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

“Hay un país soberbio, un país de Jauja -dicen-, que sueño visitar con una antigua amiga. País singular, anegado en las brumas de nuestro Norte, y al que se pudiera llamar el Oriente de Occidente, la China de Europa: tanta carrera ha tomado en él la cálida y caprichosa fantasía; tanto la ilustró paciente y tenazmente con sus sabrosas y delicadas vegetaciones.”

‘Invitación al viaje’ – Charles Baudelaire

- Publicidad -

El vertiginoso avance tecnológico en la música abrió enormes posibilidades a músicos y oyentes, pero también ha generado la casi extinción del disco. La mayoría de las nuevas generaciones editan singles, canciones sueltas, y está bien, no hacemos un juicio de valor sobre esas ediciones en forma unitaria. Pero el disco ha comenzado a extinguirseno sólo como álbumes conceptuales a la manera de “Sgt. Peeper” (The Beatles), “La Biblia” (Vox Dei)o “TheDarkSide of the Moon” (Pink Floyd), sino tambiéncon el formato disco de ocho, diez o más canciones que tenían una ilación, una idea para el autor, que elegía cada tema y su ubicación con cierto propósito y en su contexto anímico, geográfico o evocativo.

Desde este espacio continuamos reivindicando al disco y poniéndolo en valor. De ese inconmensurable océano de discos hoy elegimos “Prosa”, de Sergio Gobi y Martín Quaglia. Escuchar “Prosa” es toda una aventura, y si tenemos la guía de Sergio Gobi el recorrido se torna más excitante. La formación musical y literaria del autor y su condición de artista plástico, hacen que la mayoría de las canciones de Sergio sean una invitación al viaje, o a los viajes. musicales, geográficos o literarios. 

“Prosa” marca la amistad de Gobi con el guitarrista Martín Quaglia, se habían conocido en Alemania con la promesa de realizar algo juntos cuando Sergio visitara Argentina, que ocurrió tiempo después, en 2009, cuando Sergio, su esposa y su bebé de dos meses viajaron. Sergio traía muchos temas e ideas, canciones que no tenían relación con lo que estaba haciendo hasta ese momento: tangos. Trabajaron febrilmente en la casa de Martín, quedó mucho material grabado y luego Sergio viajó a Bariloche a La Cumbre del Tango.

“Cuando volvimos Martín me esperaba con medio disco armado, y lo terminó él solo, el resto lo hizo cuando yo me volví a Berlín – cuenta Gobi – Agregó y tocó varios instrumentos, terminó toda la producción y se llevó a un estudio las pistas que tenía grabadas en cuatro canales a mezclarlas, después masterizó y me lo mandó.”

La búsqueda de un Sello para editar el disco no fue fácil, el sello de 6 Australes (agrupación de tango que integraba Sergio) lo rechazó porque no estaba en los estándares tangueros del sello. “El disco se quedó en un cajón hasta que lo terminé editando nueve años más tarde, en Berlín en 2018, antes de dejar Alemania cuando también editamos con Martín virtualmente “Parceros”, nuestro segundo disco.”, cuenta Sergio.

La sugerente ‘Esquirlas’, la exquisita milonga ‘Dele llover’, la desbordante ‘Flor de ceibo’, la ausencia en ‘Vals del silencio’, la nostalgia en ‘Paternal’ y el exquisito choro/bossa ‘In vitro’ son paradas obligatorias para degustar lentamente el trabajo de Gobi-Quaglia.

Dejamos para el final las tres canciones-roadmovies que contiene “Prosa”. ‘Invitación al viaje’, ‘Ipiranga’ y ‘Prosa’. El propio Sergio Gobi nos habla de ellas con palabras que podrían estar impresas en el libro del CD o en el sobre del vinilo del álbum.

“Invitación al viaje es un poema muy famoso de Charles Baudelaire que pertenece a ‘Las flores del mal’ que le da nombre a la canción, sin embargo, la cita con la que empieza la canción es de un poema muy famoso de StéphaneMallarmé, ‘Brisa marina’, que para mí es como una repuesta al poema de Baudelaire. Lo que quiero decir es que en las dos citas son una invitación al viaje y lo que dice Mallarmé: ‘Cuando la carne es triste y ya se han leído todos los libros, la única que queda es la fuga, el viaje; y lo que dice Baudelaire es ir al país que está al Oriente del Oriente, escapar de este mundo hacia otros mundos desconocidos. Eso fue lo que disparó la canción, por eso se inicia con esa especie de prólogo y después es un viaje que, entrando en chusmeríos, relata el viaje de una persona un rato a dedo y un rato a pie bordeando el Paraná, subiendo en contra de la corriente del río, es pura ficción, si bien está inspirado en la época en los 80’s cuando viví tres años en Brasil, y el recorrido de Buenos Aires, San Pablo, después Belo Horizonte y OuroPreto, dónde yo vivía, lo hice muchas veces pero nuca así, siempre iba variando la ruta. Ese viaje existe sólo en mi imaginación y fue el disparador de la canción.”

“Ipiranga también pertenece a los recuerdos de mi época en Brasil, Ipiranga es una de las avenidas más importantes de San Pablo. Nuca viví en San Pablo más que semanas o días, sí hubo una pareja paulista, pero sobre todo está inspirado en una despedida, aunque todo es ficticio, es una despedida de un amor que se terminó y que también dispara hacia el viaje. Es una parte de una estación de ese viaje y al terminar ese amor sugiere que hay que subirse al convoy otra vez.”

“En aquel tiempo yo era un adolescente / Apenas tenía dieciséis años y ya no recordaba mi infancia / Estaba a 16.000 leguas del lugar de mi nacimiento / Me hallaba en Moscú,en la ciudad de los mil tres campanarios y las siete estaciones / Y no me bastaban las siete estaciones y las mil tres torres porque mi adolescencia era tan ardiente y loca / Que mi corazón, alternativamente,ardía como el templo de Efeso o como la Plaza Roja de Moscú…”   

(Prosa del Tren Transiberiano y de la pequeña Juana de Francia – BlasieCendrars)                

“Hubo un poeta y escritor suizo-francés que se llamó BlasieCendrars que hizo una cerrera diferente dentro de la literatura, tiene un libro de aventuras maravilloso, no recuerdo su nombre, pero cuando era joven, antes de la Primera Guerra Mundial, fue un poeta de vanguardia, escribió un libro que fue revolucionario para los pocos que lo conocieron en esa época, se llamó Prosa del Transiberiano, era un viaje que había hecho con una novia por ese tren increíble que cruza toda Asia termina en Siberia, que dicen que es un viaje de dos, tres semanas, un viaje que algún día tengo que hacer, es uno de esos viajes soñados.

Lo que hice yo fue inspirarme en el poema de Cendrars y crear un personaje, que en este caso es Prosa, la chica que describe todo el tiempo la canción y está sentada enfrente de la persona que está viajando, esa chica tatuada, rebelde, es una chica que habla, entre otras cosas, de su padre que era un gran poeta y ahí está el homenaje a Cendrars.

En el viaje, en la canción, con ese arreglo maravilloso de Martín con ese tren que suena en el fondo, van transcurriendo los días, van pasando por las diferentes estaciones, una es casualmente, el desierto de Gobi, también por algunas ciudades de Mongolia hasta llegar al final del viaje que es Siberia, como lo dice la canción.”

“Prosa” (2009-2018)

Voz, guitarra, composición, Sergio Gobi. Guitarras, bajo, arreglos, producción, Martín Quaglia. Voz en Esquirlas, Manuela Forero. Voz en Flor de ceibo, Julia Sosnitzki. Percusión, Ezequiel Szusterman. Flauta traversa, Marina Ríos. Acordeón, Aníbal Barbieri

Teclados, Nicolás Ospina. Arte, Hernán Sansone. Grabado en estudio Martín Pescador, Buenos Aires, en abril-mayo de 2009.Mezclado y masterizado en Impar Studio por Marcelo Rodríguez.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img