Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 24 de mayo de 2022
15.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Un malo para Dani Croce

El actor es uno de los protagonistas de oscura pesadilla.

- Publicidad -
- Publicidad -

Daniel Croce se define como músico, pero en los últimos años también ha incursionado en el teatro y especialmente el cine. Toca la guitarra de pibe, guiado, acaso por ósmosis, por su padre Daniel, ex integrante del legendario Trío Cascote junto al ‘Flaco’ Mellado y ‘Fratacho’ Di Francisco.

El bajo y últimamente la batería también son sus instrumentos, y nunca se animará a cantar ni a tocar el piano, según asegura antes de que se lo pregunte. Lo del cine vino bastante después. Surgió de la mano de Marcelo Pérez, uno de nuestros cineastas más prolíficos, que esta noche estrenará en el Avenida su nuevo cortometraje, Oscura pesadilla, una vez más con Croce en un elenco que esta vez completan Horacio Gustavo Zárate, Carlos Teijón y Manuel Brandán.

Será desde las 21, con entrada libre, y es la única función programada. Croce compone al secretario del fiscal, un lóbrego personaje enfocado en apretar a un sospechoso, el protagonista del corto. Un malo hecho y derecho, “que desconfía del que está del otro lado, no le cree nada y no duda en recurrir a lo que sea para que ‘cante’”, describió el actor.

¿Cómo te resultó trabajar con este grupo?

-Me encanta. Me encanta porque Marcelo es un tipo tranquilo. Te cantan ¡acción! y te sube una adrenalina… Pero si sale mal se corta y se hace de nuevo. Y así se crea un vínculo con los compañeros. A Horacio lo conozco, no tenía casi vínculo con él y terminamos teniendo una relación muy buena, nos juntamos casi siempre. Y con Manuel también.

En cuanto a Marcelo, lo bueno es que nos escribe, nos manda mensajes. Siempre me pregunta si me gustaría participar en algo suyo. Y yo siempre le diré que sí, porque me encanta cómo se maneja, es alguien calmo, si no podés se posterga, su característica es estar predispuesto. El actor no vio la obra terminada, no pudo asistir cuando Pérez la emitió en función privada para su elenco. “Si bien participé será como un estreno para mí, prácticamente la conoceré a la par del público; y no me gusta verme”, aseveró.

¿No?

-No. Uno conoce la historia y te ves, y siempre te parece que lo podrías haber hecho mejor. El también músico intervino como actor en otros dos cortos de Marcelo Pérez: La espera y Encuentro genial.

¿Te interesa el desafío de trabajar con otro director? Hoy en Bolívar hay varios…

 -Participé del largometraje Las primas, con Sebastián ‘Cacho’ Trecco. Hice de cura. Fue buenísimo porque debía vestir sotana, una que me prestaron. Y un domingo a las 10 de la mañana, en plena filmación, salgo de la iglesia a comprar el diario y una mujer me confunde con un cura de verdad, le parecía que la parroquia había incorporado un sacerdote joven y eso le provocaba alegría… Nos divertimos mucho.

El cine me interesa con todos, si me llaman otros directores seguramente también tendré muy en cuenta lo que me ofrezcan.

Cascote de mi vida

El su faceta de músico Dani Croce es el actual bajista de La Cachafaz, banda a la que se incorporó como segundo guitarrista y luego pasó a las cuatro cuerdas en reemplazo de ‘Tati’ Castro, que por cuestiones personales abandonó temporariamente el otra vez trío, que completan el violero Raúl Soto y el cantante y baterista Lucas González.

Y también oficia como baterista en otro proyecto, Kratos, junto a Manuel Calvo en bajo, Jorge D. Godoy en guitarra y Juan Manuel Arroyo Paz en voz. En particular lo apasiona el rock duro, el hard y el heavy metal (cita a Iorio y Almafuerte como referencias), que son precisamente los estilos en los que incursiona Kratos. Antes de estas experiencias, durante un tiempo fue el bajista de la vieja La Caravana Reggae.

Aunque le interesan las dos disciplinas artísticas que cultiva, Croce no duda en responder que su favorita es la música, el metier donde más cómodo se siente quizá por tratarse de un lugar que conoció antes a través de su padre, un reconocido músico local de los setenta y ochenta. “De chico me inculcó la música, en sus épocas con el Trío Cascote y junto a ‘Fratacho’ y el ‘Flaco’ Mellado fueron de los primeros rockeros locales en salir a escena con pelo largo”, lookeados como en el hard fundacional de la década del setenta, recordó con admiración el bajista y baterista.

“Eso quedó flotando en mi familia, siempre presente. Siempre en casa hubo una guitarra, un bajo, y un día mi padre compró una batería y ahí aproveché, ya que estábamos”. Su formación es autodidacta, se construyó en el hacer. En materia académica sólo atesora una experiencia, con Jorge Godoy como docente en la Escuela municipal de Música.

Fueron unos pocos meses, en los que Dani aprendió los rudimentos básicos desde lo teórico. “Me encanta la música, creo que es de las cosas que no dejaré nunca”, remató, como para que quede claro qué le ‘tira’ más.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img