Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de febrero de 2024
27.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Un Cristal que resiste la pandemia

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo que empezó como un juego va transformándose en costumbre: cada sábado, Carlos Roberto Cardoso postea en el facebook canciones de la cumbia añeja y la actual, y acumula nuevos oyentes que van sumándose a los que lo siguen desde su irrupción en la escena vernácula mil años atrás como cantante de Los Diamantes Negros, legendaria banda que integró en diversas etapas hasta desembocar en Cristal, su grupo hace dos décadas.

En el afán de reinventarse, los músicos encontraron refugio en las plataformas digitales. Lejos de los recitales en teatros, bares y estadios por tiempo indeterminado, los artistas se han visto en la necesidad de pergeñar otros canales de comunicación con el público, se trate de jóvenes o de veteranos que inesperadamente se han vuelto expertos en el Instagram, el Facebook y YouTube. Es el caso de Roberto Cardoso (Carlos Roberto Cardoso en el fb.), quien en sociedad con su amigo ‘Lauchín’ Aires en teclados, o solo, viene lanzando canciones cada sábado. En una ocasión acumuló más de 14 mil visitas, un número que entusiasma al cantor y lo motiva a seguir.

La idea surgió durante la pandemia, antes de esta debacle global Roberto usaba el facebook para lo mínimo, y poco y nada sabía de YouTube o Instagram. El saber suele ser hijo de la necesidad, tanto o más que de la curiosidad. 

“Hay gente que ya se ha ido acostumbrando a que los sábados tiro algún video, que incluso me lo piden. El sábado pasado fue con ‘Lauchín’ (en teclados), y la verdad es que la respuesta fue muy buena”, destacó Cardoso, que como una mayoría de sus colegas, a escala mundial, invierte el encierro obligatorio en sembrar para después, para cuando llegue la hora de reverdecer en esa ansiada primavera que nos devuelva a la módica ‘normalidad’ de poder salir.

Viejas páginas de Los Moros y Los Iracundos, y algo de hoy como El gallo azul, son los temas que ha elegido para obsequiar a sus seguidores. La versión de Puerto Montt, el indestructible clásico iracundo, fue la que más visitas cosechó. Un público constituido por “otra gente, de acá y de afuera también, porque las redes tienen gran proyección, uno no tiene control sobre eso: de Bolívar, del sur, de barrios porteños, de Tandil, Olavarría, 25 de Mayo… Personas en general grandes. Y por supuesto la gente que me sigue de antes”, enumeró el frontman.

Las grabaciones son en casa del propio Cardoso, donde el músico tiene sus cosas.

Su idea es continuar, sábado a sábado. Mientras dure la pandemia y quizá después, porque quien descubre las plataformas digitales y las posibilidades de comunicación que ofrecen las redes sociales, ya no abandona esos recursos.

Por ahora, una transmisión en vivo no. Aunque se lo están pidiendo…

 

Me verás volver

Aún con el ‘chiche’ de las plataformas digitales, flamante para él, Cardoso no deja de pensar en el momento de regresar a los escenarios, que en su caso son los bailes en clubes y las fiestas. Cristal transita una etapa ‘minimalista’, con Roberto y Maxi Pachamé en voces. Este último se encarga del segmento moderno, con las obras del cuarteto de hoy, dejándole al fundador del grupo el set de clásicos de ayer. Se acompañan con pistas, “ahora todo es pistas”, afirmó el hombre que se lanzó con Cristal casi junto con el siglo, en esa etapa acompañado por músicos, entre los cuales el legendario baterista Francisco ‘Fratacho’ Di Francisco, uno de los grandes amigos que le regaló la música; ‘Perico’ Araujo Heredia, en teclados, y el ‘Chiqui’ Marcelo Cabrera, en bajo. El percusionista y el guitarrista eran invitados, y así como ‘Fratacho’ fue parte del bondi varios años tras los parches y tambores, casi como un miembro más, lo mismo ocurrió con el guitarrista Jorge Daniel Godoy.

Sobre el cielo de Cristal se recortan “varios proyectos, veremos para dónde salimos”, anunció Cardoso, que aunque también trabaja de repartidor de diarios, como músico no ha parado desde que a fines de los setenta hizo nido en Los Diamantes Negros, banda que casi siempre tuvo dos vocalistas, uno para lo bailable y otro para lo melódico, la especialidad del entrevistado. Comenzó en 1977, el otro cantante era Hugo Luis Albano, bolivarense radicado afuera. También formaba parte del conjunto ‘Lauchín’ Aires, otro músico oriundo de la ciudad que en busca de mejores horizontes se mudó a un pueblo vecino. Poco después se sumaría Carlitos Moreyra, con quien Cardoso compartió varios años en la ruta, lo mismo que con el emblemático Juan Carlos Polito. Se fue dos veces de Los Diamantes pero volvió; en su última etapa tocó el bajo. Hasta que fundó Cristal y comenzó otra historia, una en la que, en vez de hacerse más frágil, se hizo más sólido.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img