Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 12 de abril de 2024
9.6 C
San Carlos de Bolívar

Última semana para saber si alguien más se cuela en la PASO de Alomar y Salamanco

El 24 de junio hay que presentar las listas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Cuántas veces hemos renegado por lo poco que se puede hacer en Bolívar sobre las cuestiones políticas macro. Viene una lista seccional ya armada, con algunos candidatos que no son de la Séptima, y de nada sirve el pataleo. Lo mismo cuando hay imposición de nombres, siempre de arriba para abajo, de integrantes de listas locales, gente que en muchos casos no vive en la ciudad; pero porque nació acá se cuela.

El próximo sábado 24 de junio a la media noche cerrará el tiempo para presentar las listas que competirán en las Primarias de agosto, y hasta donde se sabe poco es lo que se puede resolver desde Bolívar para poder tener boleta, salvo que alguno se anime a la expedición que hizo Sandra Santos con la boleta corta de Primero Bolívar hace dos años.

¿Ser radical no vale?

Dentro de Juntos por el Cambio, en Bolívar, la mayor porción se la lleva el radicalismo, y luego vienen el Pro y la Coalición Cívica, con concejales en las bancas del deliberativo local; pero con poco músculo a la hora de tener gente propia identificada, afiliada.

En ese esquema, uno debería suponer que los radicales no debieran tener inconvenientes para conseguir una lista (como lo prometió el presidente del comité UCR provincial, Maxi Abad, tiempo atrás en conferencia de prensa en el comité local). Pues quien imagine eso, está equivocado, por no decir equivocadísimo.

El principal inconveniente que tiene hoy el radicalismo local en particular es que no aparece una figura importante de la UCR provincial o nacional que quiera disputarle el liderazgo al Pro, y la mayoría se acomoda bajo el ala de los amarillos aceptando una vice presidencia o vice gobernación, y de ahí para abajo, antes que enfrentarlos y que les cuenten las costillas.

Pero ese “acomodarse” debajo de un amarillo conlleva que el lugar que consigue es el propio y el de algún cercano; pero poco hacia abajo, es decir, la dirigencia de cada comité de ciudad o pueblo queda desguarnecida, porque sabe que por la cantidad de votos que desde acá se les puede sumar a los de arriba, no hay movimiento de aguja, por ende, lo más probable es que no se los tenga en cuenta.

Como muestra alcanzan los ejemplos que tenemos hoy. Siendo el radicalismo la fuerza mayoritaria de la oposición local, los que tienen boleta asegurada son Ariel Alomar y Marcelo Salamanco, uno detrás de Larreta y el otro de Bullrich; pero ninguno radical.

¿Y los radicales, qué?

El radicalismo local tiene esperanzas de conseguir boleta. El histórico vínculo con la diputada provincial Alejandra Lordén les da esperanzas; aunque se desconoce cuál ha sido el beneficio para Bolívar de haberle puesto siempre la alfombra roja, ¿a cambio de qué?, es una respuesta que nunca se dio y que los que debieran darla no la van a dar tampoco.

En ese hipotético escenario de depender de la “ayuda” de Lordén, hoy el espacio que integra la diputada provincial quedó del lado de Patricia Bullich. Y hoy Patricia Bullrich ya tiene candidato en Bolívar, no radical; pero ya lo mostró y hasta les envió un video a los bolivarenses pidiendo que apoyen a su candidato en Bolívar.

Si se va a depender de Lordén, habrá que agotar las velas que haya en los distintos comercios para prenderlas todas a la vez, porque la saladillense pocos favores les ha hecho a los radicales de Bolívar, y en esta coyuntura, para que algo suceda, habrá que, además, abrir todas las iglesias y capillas, y rezar bastante.

Cuatro pre-candidatos que ahora son tres

El radicalismo local tenía 4 pre candidatos a intendente. La cosa parecía sencilla, de un lado estaba Juan Carlos Morán y del otro los Radicales en Movimiento (Emilia Palomino, Nicolás Morán y César Pacho). Debían quedar dos después de las negociaciones, es decir, Morán de un lado, y uno de los otros tres del otro. Pero dilataron el acuerdo, tuvieron varias idas y vueltas, Palomino declinó su candidatura y Pacho y Nico siguieron cada uno por su lado.

Así las cosas, quedaron tres precandidatos, los tres varones. Las diferencias entre Juan Carlos Morán y los otros dos candidatos más jóvenes parecen hacer pensar imposible un acuerdo de encolumnamiento, incluso no se pudo dirimir en una interna, que el ex diputado nacional pidió a gritos y movilizó a los ex presidentes que lo respaldan para que se la pidiera al actual presidente del comité, Sergio Croce; pero no tuvo suerte.

¿Pacho para un lado y los Morán para el otro?

En el esquema que se fue armando arriba, con Bullrich y Larreta, los distintos dirigentes se fueron encolumnando de uno y otro lado. Así, Evolución Radical con Martín Lousteau quedó debajo de Rodríguez Larreta, y por ende César Pacho para ese lado. Y Adelante Buenos Aires, con Maxi Abad, detrás de Bullrich, espacio al que a nivel local representarían Juan Carlos Morán y Nicolás Morán.

El jueves hubo una reunión de los Juntos que están del lado del Larreta, la misma se realizó en Olavarría y allí se los vio a Ariel Alomar y por primeva vez a César Pacho, en un claro acercamiento que veremos si confluye en que ambos trabajen juntos y se encolumnen o si por el contrario habrá dos listas del larretismo, una para cada uno.

¿Y los Morán?

Cada uno por su lado, Juan Carlos y Nicolás, tendieron sus redes arriba intentando conseguir boleta, algo que por ahora no anunció ninguno de los dos. Si bien Juan Carlos quedó del lado de Bullrich en el armado, tiene una vía para intentar conseguir boleta por el larretismo, su salvo conducto sería la madre de sus hijos, la concejal y presidenta de la Coalición Cívica, Marichu Goyechea, quien también fue parte de la reunión del jueves pasado en Olavarría y se la vio junto a Lilita Carrió, quien en alguna otra ocasión intervino para que, vía Marichu, Juan Carlos Morán tuviera boleta.

¿Y el comité?

Poco es lo que puede hacer Sergio Croce como presidente cuando las conversaciones son todas amarillas. Lamentablemente una vez más el radicalismo va de segunda o tercera guitarra, y si ya se observa que los de arriba no tienen peso, imaginemos qué puede hacer un presidente de comité de ciudad o pueblo: absolutamente nada, esperar a ver cómo decantan las cosas.

A menos de una semana para el cierre de listas, hoy aparecen Ariel Alomar y Marcelo Salamanco como los dos precandidatos a intendente del lado de Juntos por el Cambio. ¿Habrá más? Puede ser, dependerá de cómo se vayan moviendo las fichas en estos pocos días que quedan.

Ángel Pesce.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img