Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 06 de agosto de 2022
13.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

TupáGruv presentó su disco y reveló su futuro

Suecia brilló en El Mangrullo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Suecia, el disco que acaban de publicar en plataformas tras un trajín de más de dos años que por momentos (cuando ‘cayó’ la pandemia) resultó angustioso, brilló el sábado sobre las tablas del teatro El Mangrullo, cuando TupáGruv abordó la esperada presentación oficial de un corpus de temas que su feligresía ya conoce de memoria, pero disfruta como el primer día.

El quinteto de funk desembarcó por primera vez en la sala de Venezuela 536 para un concierto que cubrió las altas expectativas de su gente, un interesante marco esta vez aunque el espacio no reventó. Por solidez interpretativa, por frescura y porque esas canciones tienen con qué hacerles mover la patita a un monumento y alegrar los corazones hasta de los más pesimistas en un momento que pintaba de celebración pero volvió a colar su cola la maldita pandemia.

Muchas perras, Suecia, El bar, La cósmica ciudad, Parece y el resto del material del álbum, integrado sólo por canciones propias, sonaron en vivo otra vez después de casi dos años, y la efervescencia cubría y mejoraba la atmósfera, la hacía más liviana, tanto arriba como abajo del escenario.

Sin embargo, hubo tiempo para incluir en el compacto setlist tres obras nuevas, en las que puede entreverse el futuro de una Tupá que quizá complejice y hasta oscurezca su eficaz mixtura de funk, pop y rock (nacional), pero sin dejar de bailar ni resignar ese punch tan característico del estilo madre que cultiva, que hunde sus raíces en la negritud pero asoma su cabeza restallante de lentejuelas. Esos títulos son Doble L, Dominó y Filmora, un tema nuevo hasta para ellos, según confesó la cantante y cada vez más frontwoman del rítmico colectivo, Clara Tiani.

Como en cada ocasión desde que vieron que el grupo daba para bastante más que una juntada de amigos que tocan lindo, la banda sonó sólida y precisa, y a la vez cada quien tuvo su segmento para lucirse, esto es Nico Holgado con la viola, Hernán Moura con el bajo y Lolo Blandamuro tras los parches que aporrea con cariño. Siempre, con la canción como Diosa, todo al servicio de la Señora.

Hubo sólo una versión: Flecha verde, viejo hit ochentoso que sigue oliendo a la breve primavera alfonsinista. Es casi el único tema ajeno que han tocado casi siempre. Lo escribió Rubén Rada, acaso la mayor inspiración del grupo, y a esta altura ya no es de nadie y es de todes, por ser parte del aire que respiramos en estos barrios del Globo.

Bises no(la banda aclaró que no lo habría, no es que el público no lo pidió), y para la última canción, Disco Tupá, apareció Raúl Chillón, el único invitado, para meterle picante con la percusión.

El sonido estuvo a cargo de Diego Peris, al comando de la consola de Sergio Ramírez, y la iluminación de Gabriel Silva, con el equipamiento del teatro más aportes de la propia banda. Además, la puesta incluyó algunas filminas, alusivas a canciones y también a Suecia (una escena de una película de Bergman), que, como escribió acá Lucía González Livio, es un disco para irse a vivir, o a bailar y quedarse en movimiento para siempre. Un disco del primer mundo.

La Tupá volverá a escena pronto, todo indica que no habrá para el arte y la vida en general semejante parate como el que empujó al mundo entre unos signos de preguntas que nadie aún ha respondido, ni siquiera Roger Waters. Será el 8 de enero, en Artecon, junto Lucas Giarola y su nueva banda.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img