Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 07 de diciembre de 2021
21.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Tratamos de acompañar al paciente, que sepa que no está solo”

Ana Laura González y Mariela Demassi, del equipo de huella epidemiológica.

- Publicidad -
- Publicidad -

Ana Laura González y Mariela Demassi integran el plantel de Huella Epidemiológica del sistema de Salud municipal, conformado por treinta y seis personas que se encargan, agrupadas en dos burbujas o equipos, de armar el ‘mapa’ de contactos de cada positivo de covid, convocarlos para el hisopado e informarles el resultado del test, postas por las que van rotando semana a semana. Algunos de esos trabajadores se ocupan del oxímetro móvil: en una camioneta recorren los domicilios para medir la saturación de los pacientes, según la indicación de los médicos. Verónica Firma Paz y Ana Laura González coordinan los equipos.

El equipo de H.E. tiene su área de trabajo en un aula del Centro Regional Universitario, donde también recibe llamados de urgencia de pacientes por alguna cuestión puntual vinculada a la enfermedad, por caso avisar que el conviviente ha comenzado a manifestar síntomas compatibles con el covid.

- Publicidad -

La jornada en el CRUB comienza cada día a las 7 de la mañana, y recién termina cuando se arman las huellas epidemiológicas de la jornada, es decir que el horario de salida es variable. Más aún, la disposición de los componentes del equipo se extiende más allá de su turno, ya que hasta las 12 de la noche permanecen con el teléfono abierto. “A veces un médico nos dice que necesitan enviar un saturómetro a un domicilio, entonces coordinamos con el equipo del oximóvil. (En ocasiones hay que dejar un oxímetro en alguna casa, por indicación médica, y el personal de Huella debe hacer el seguimiento del aparato y solicitar su devolución cuando corresponda.)

Los equipos fueron conformados el año pasado, ya que en Bolívar se hisopa mucho, muy por encima de lo que testean las ciudades de la región, desde que el distrito dispone de Laboratorio de análisis propio. Sin embargo, la carga de trabajo dio un vuelco de ciento ochenta grados en abril del corriente, admitieron González y Demassi: “Ahora hay muchos pacientes con neumonía, esto no era así el año pasado, lo que aumenta nuestra demanda”, puntualizó Mariela. Esencialmente, el sacudón se produjo por el crecimiento exponencial de la cifra de contagiados, varios de los cuales no pudieron superar la enfermedad, lo que conllevó más labor y muchísimo más estrés, peor aún tratándose de cuestiones relativas a la salud, a la frágil y siempre inestable línea que separa a la vida de la muerte, para decirlo de modo llano.

Ante el miedo y la incertidumbre generalizados, que permearon con crudeza durante el dramático bimestre abril-mayo, “nosotros tratamos de calmar y acompañar al paciente, para que sepa que no está solo”, remarcó González.

Hisoparme sí, aislarme no

¿La comunidad colabora o no, qué evaluación hacen?

González: – Es complejo. Hay gente que sí. Pero también nos pasa que el positivo a veces no quiere nombrar a todos sus contactos estrechos. La gente no quiere permanecer encerrada, pero está en juego la salud pública, es un acto de conciencia: cómo me paro frente al otro sabiendo que puedo contagiarlo… Por eso en cada llamado pedimos que sean exhaustivos.

Demassi: – Tratamos de responsabilizar a cada persona, a cada paciente. Pasamos por un colapso del hospital, algunos no toman conciencia pero tratamos de que lo hagan. Ambulancias y ambulancias yendo a buscar gente. Mucha gente grande la pasó mal, muchos jóvenes también, e incluso algunos murieron, nosotros también hemos perdido compañeros…

¿Y tanto dolor favoreció una toma de conciencia?

González: – Hay más conciencia quizá para decir ‘me hisopo’, pero el tema es que no se trata sólo de hisoparte: si sos contacto estrecho, aunque tu resultado sea negativo danos una mano y quedate en casa, porque puede aparecer un síntoma, podés positivizar. Por eso se solicitan esos diez días de aislamiento.

Es decir que quien es contacto estrecho va sin problemas a hisoparse, pero no quiere hacer la cuarentena si su test da negativo.

González: – Exacto. Pasa eso.

Demassi: – Y también hay positivos asintomáticos que, como no sienten nada, circulan.

De hecho, hace poco más de dos meses profesionales del Círculo Médico admitieron públicamente que hay personas con covid que salen a la calle. ¿Qué se puede hacer en esos casos?

González: – Sabiendo que es positivo, tenemos algunas herramientas. Con Guardia Urbana podemos ir amigablemente al domicilio y pedirle que se aísle el tiempo necesario. Eso, en principio. Si reincide en romper el aislamiento, puede haber aplicación del 205 del Código Penal, y ya se hace una notificación a nivel policial. Vamos nosotros a la comisaría. Debemos cuidar al resto, nuestra responsabilidad es hacer todo para evitar el colapso. Si hacemos las cosas con tiempo, los médicos realizan los tratamientos con suero o con plasma, se trabaja de otro modo y la mortalidad disminuye. Con tiempo, evitamos un montón de dolor. Pero necesitamos la conciencia de todos. Esto del cuidarnos entre todos, cuidate para cuidarme, no es un mero slogan o una pavada que se dice, hay que creerlo, porque es así.

Chino Castro

Un alfabeto de terror

Demassi y González no piensan en el final de la pandemia, ya que “se esperaba que fuera por un rato” y ahora surgió la variante Delta, “y después no sé, vendrá la Epsilon”, dicen en broma, o en serio. “Estamos luchando contra un enemigo invisible que nos destruye emocional, económica y psicológicamente”, enfatizan. Como antídoto para no sucumbir a la ansiedad, “vamos día a día, no proyectamos”.

¿Mientras tanto ‘viven’?

(Sonríen). Demassi: – No. Cuando estás de guardia, vivís pendiente de este aparatito (el teléfono, uno cada una y uno compartido). Y después también. Quieras o no, siempre estás atenta y aunque no estés de guardia el teléfono suena igual, el número va ‘corriendo’, y atendés. El brote de abril y mayo fue terrible. Salía del CRUB, llegaba a casa y estallaba a llorar. Uno quiere resolver todo, pero hay cosas que se nos escapan de las manos, estamos hablando de salud. En ciertas situaciones no podemos ayudar, y todo eso te va cargando. Todos tenemos una vida, una familia, una casa, de las que ocuparnos.

González: – Nos duele mucho. Llamar, nos ha pasado, para ver si recuperamos un oxímetro que prestamos, y que nos digan ‘papá falleció’. Es mirarnos y rompernos… Es duro. Una no tenía una vida en torno al ámbito de la salud, hablar todo el tiempo de la muerte no es algo natural para nosotras. Yo soy operador sociocomunitario y técnico en negociación. (Demassi trabajaba en medicina preventiva con José Bucca, y en el programa Los primeros 1000 días con Siro Flores.) Pero en realidad, nadie esperaba esto. Hoy estamos cuidándonos y luchando contra un enemigo invisible que nos destruyó emocional, económica y psicológicamente. Esperábamos que fuera por un rato, pero sigue y sigue. Ahora se habla de que llegaría la variante Delta, y después no sé, vendrá la Epsilon. (Irónicamente, horas después de esta entrevista se dio a conocer la irrupción en Argentina de la variante Epsilon, de modo aún incipiente).

¿Ven un final de la pandemia?

González: – Yo creo que la vacunación es elemental. Y que no dejemos de cuidarnos.

Demassi: – No sé si vemos un final, pero sí que lo deseamos.

¿Les sirve pensarse en primavera, o en las Fiestas, ya fuera de este drama?

Demassi: – No. Vamos día a día. No hacemos eso, no proyectamos.

González: – Tuvimos un tiempo de mucha ansiedad, pero después todos bajamos de ese estado, nos hacía mal.

Hermanos

“Hoy somos como una célula, se ha formado un grupo muy bueno, incluso en algunos casos sin conocernos. Nos encontramos y decimos ‘¿vos sos?’. Por teléfono es todo el vínculo, pero somos como una familia. Nos tomamos mucho cariño. Cuando el equipo se separó en dos, nos costó muchísimo, ya éramos como un bloque. Hasta lloramos”, confiesa Mariela Demassi.

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img