Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 29 de enero de 2022
14.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Tras arduo debate, el Presupuesto 2022 fue aprobado por la mayoría oficialista

La sesión se llevó a cabo de manera virtual el martes 11.

- Publicidad -
- Publicidad -

Si hay una sesión interesante de las que se dan en el Concejo Deliberante, esa es la que trata el Presupuesto municipal para el año próximo. Porque allí está lo que el Ejecutivo supone que va a hacer y la oposición aprovecha para pegarle en los puntos flacos, donde va a invertir poco y nada, o donde piensa invertir mucho cuando a los otros les parece que no es necesario.

Lamentablemente este Concejo perdió a dos/tres ediles que en estas sesiones sobresalían y que se despidieron el pasado 10 de diciembre. Uno Nicolás Morán, contador de profesión y muy interesado en estos temas, y los otros dos José Gabriel Erreca y Oscar Ibáñez, que tienen decenas de Presupuestos sobre el lomo.

- Publicidad -

Este Concejo tiene para evaluar el Presupuesto entre los opositores a Andrés Porris, único contador entre los 16 ediles, y en la oposición a Marcos Beorlegui, por su experiencia. El resto, algunos más otros menos; algunos más interesados, otros menos; algunos con más ganas, otros menos, tocan todos bastante de oído en general; en particular cada uno en lo suyo resalta un poco más.

Porris, el único contado

Y en tratamiento del Presupuesto 2022, como no podía ser de otra manera, el que abrió el debate fue Porris. El contador dijo que “es un Presupuesto que impacta, son más de 7.000 millones de pesos, comparativamente, sólo mil millones menos que ciudades del tamaño de OIavarría o Tandil”. El edil agregó que “la mitad del Presupuesto se prevé de transferencias de capital del gobierno nacional, y de lo restante, unos $ 3.200 millones, el 70% se va en personal”.

Porris se refirió a la deuda flotante y dijo que “hace que este municipio sea totalmente inviable”. Y sospecha que “este no va a ser el Presupuesto real, se va a modificar”. Y a la hora de empezar a marcar diferencias, dijo: “El 80% de la Tasa Vial nunca se usa a tal fin, como tampoco el Fondo Educativo”. Y fue más allá marcando faltantes: “No hay agenda medioambiental ni productiva”.

Envalentonado, dijo: “Es un Presupuesto alejado de la gente, no tiene Presupuesto Participativo cuando hay una Ordenanza que lo prevé. Es un Presupuesto prolijo para quedar bien con la sociedad y los organismos de control. El 11 de enero pasado hizo los años de la muerte de Tato Bores, y si él hubiera agarrado este Presupuesto seguramente hubiera hecho un extraordinario monólogo”.

Ochoa a la defensiva

Sin María Laura Rodríguez, presidenta del bloque en ejercicio de la presidencia, y con un Marcos Beorlegui poco participativo en el último tiempo, Mónica Ochoa fue la que salió en defensa del Presupuesto: “El tiempo dirá si este Presupuesto es un dibujo o no, sí puedo decir que esto no es joda (en alusión a una frase que Porris tiró al pasar en su exposición, que no contemplamos líneas arriba). Este Presupuesto propone como protagonistas a la salud y al desarrollo social, cambiando el orden que tuvo cada área durante la pandemia. Y el desarrollo social de la mano de la obra pública”.

Natiello le cayó a la salud

La concejal de la Coalición Cívica dentro del bloque de Juntos tuvo algunas palabras para cruzar a la concejal Ochoa: “El hospital tiene falencias estructurales, faltan insumos”. Y destacó a los trabajadores: “Aplaudimos el desempeño del personal”.

Palomino con varios cuestionamientos

María Emilia Palomino, por su parte, destacó el trabajo de la Cooperadora del Hospital durante la pandemia y también la colecta solidaria que encabezó el arquitecto Mauro Peret. “La gente no vive de las obras (en alusión a los dichos de Ochoa), ojalá que se hagan con mano de obra local”.

Luego la trabajadora social se metió un poco más en el terreno político: “El intendente piensa contar con fondos de libre disponibilidad por $ 1.500 millones (fondos municipales y un fundo de provincia); pero si vemos que deberá afrontar el pago de sueldos por $ 2.016 millones al año, no le van a alcanzar, le van a faltar 500 millones. La situación es preocupante, los fondos genuinos no alcanza”.

La edil se metió en el escabroso terreno de los empleados municipales: “Hay trabajadores con privilegios, una trabajadora social por estar cerca del intendente, con 10 años de antigüedad, cobra 166 mil pesos. Mientras que una trabajadora social del Hospital con 29 años de servicio cobre 136 mil, y llega a ese número porque hace 15 guardias. Hay empleados municipales que ganan por debajo de lo que se necesita para cubrir la canasta básica, hoy para estar por sobre la línea de la pobreza se necesitan $ 73.918”.

Palomino cerró su alocución diciendo que “el apoyo al sector agropecuario para todo el año está presupuestado en $ 25.000, y para radicación de empresas se prevén $ 1.065.000, esto habla de por qué el parque industrial no crece y el sector agropecuario está tan abandonado”.

Oroz castigó con las obras “que no se concluyen”

Patricia Oroz, por su parte, dijo lo suyo: “Si vemos los montos que se van a afectar a la Secretaría de Producción, parece una burla del municipio hacia los ciudadanos. El municipio se olvida que cobra tasas e incumple con los servicios que en contraprestación debería realizar”. Después la abogada comparó con lo presupuestado con 2021, algo que se tocará en la sesión en la que se trate el cierre del Ejercicio del año anterior; aunque se justificó diciendo: “Después de ver esto, cómo podemos creer en los números que ponen en el Presupuesto 2022? Nos hablan de un Bolívar 2035 pero no se concluyen las obras, la Línea 132 sigue sin finalizarse, el Polo Científico Tecnológico tiene la obra parada hace años”.

Beorlegui también se puso el casco

Marcos Beorlegui intervino también en el debate: “El Presupuesto 2021 se elaboró en el 2020 y estábamos en medio de la pandemia, puede haber algún tipo de sub ejecución presupuestaria en una política de pandemia. Sin dudas que en Bolívar hace falta la radicación de empleo privado, hoy el municipio es el principal dador de trabajo de la ciudad y eso es algo que tenemos que revertir”.

Y yendo a los cuestionamientos de Oroz, el abogado replicó: “Hubo un gobierno nacional que desfinanció la Línea 132, se la ensució, se la metió en ´los cuadernos´. Tenemos que hacer fuerzas todos para que se termine porque con ella vamos a dar el verdadero salto de calidad como ciudad”.

Cambiando de tema, dijo que “ningún municipio es viable con la recaudación propia. Hay 1.353 millones presupuestados en salud, con un único efector en toda la ciudad, con la proyección de lo que se piensa recaudar de tasas, no sé si se cubre el gasto en salud”.

Porris volvió a la carga

El contador añadió en su segunda intervención que “este Presupuesto parte de una Ordenanza Impositiva que establece un tarifazo, lo dijimos y lo sostenemos, más del 50% de aumento en las tasas. Cuando analizamos cuánto piensan recaudar por las tasas, vemos un crecimiento del 80% en la recaudación con respecto al año pasado, ni hablar de que hay tasas que van a subir más del 150%, lo cual es difícil de explicar”.

Porris pegó en temas sensibles: “El elefante blanco de la planta de tratamiento de agua tiene presupuestado 17 millones para este año, por lo menos vamos a gastar un poco menos que en 2021. Hay datos que se caen con tan sólo leer el Presupuesto, ni siquiera es una apreciación política”.

El concejal se metió también con los fondos de inversión y los plazos fijos: “Nunca pudimos tener acceso a las pruebas, la explicación que nos dieron es que todos ellos derivan de fondos afectados, no hay una previsión sobre cuántos fondos se pueden afectar”.

Y para terminar, habló de la transparencia y el cumplimiento de las Ordenanzas: “Este Concejo Deliberante trabaja mucho para emitir Ordenanzas de calidad en distintos rubros, y es muy triste ver cómo el Departamento Ejecutivo hace la vista gorda con esa Ordenanza, de la misma manera que el gobierno nacional y el gobierno provincial lo hacen con las leyes y gobiernan por decreto. Hablan de diálogo y de tirar todos del mismo carro; pero siguen haciendo su gobierno, sin transparencia, modificando los Presupuestos a su antojo. No sabemos cuál va a ser el valor del salario de referencia, por eso hay muchas cuestiones en las que estamos en disidencia, no lo podemos aprobar, es una cuestión técnica no política”.

Ochoa con el escudo

La abogada fue la cara visible de la defensa: “La palabra joda expresada por los concejales Porris y Oroz es una falta de respeto, al gobierno, a todos los bolivarenses y a quienes se sentaron a hacer este Presupuesto, profesionales con los que pueden estar o no de acuerdo. El gobierno municipal tiene la mirada en un Presupuesto con un Covid superado como obstáculo económico, no como enfermedad”.

Ochoa agregó que “son muchas obras las que vienen, es un Presupuesto que apuesta a tratar de sacar un poquitito la cabeza de estos años aciagos que estamos teniendo, por eso nos hubiese encantado que nos acompañaran con el voto”.

Palomino y varios ítems

La edil de la UCR se refirió a la Secretaria de Asuntos Agrarios (Producción). “En apoyo al sector agropecuario, en el Presupuesto 2018 fueron $ 23.760; en el 2019 lo mismo; en el 2020 fueron $ 25.000; en el 2021, $ 40.800 y en el del 2022, $ 25.000, este año se presupuestó menor que el año pasado. En radicación de empresas, este detalle: 2018 $ 110.000; 2019 $ 360.000; 2020 $ 770.000; 2021 $ 1.505.000; 2022 $ 1.060.000”.

Palomino dijo también que “la política presupuestaria es un copie y pegue del año anterior”. Y siguió: “Hace 5 años que el municipio viene gastando más de lo que recauda. En 2017 percibió 856 millones y gastó 873; en 2018 quedó abajo en 31 millones; en 2019 abajo 55 millones; en 2020 quedó 73 millones abajo y en el 2021 quedó abajo por 80 millones, seguimos dependiendo de que nos manden los fondos de Provincia. Si seguimos con este nivel de gastos la situación económica y financiera del municipio es preocupante”.

Oroz y el voto negativo

La abogada manifestó que “cuesta acompañar este Presupuesto por las incongruencias que hemos ido planteando”.

Natiello y la Salud

La concejal de la Coalición Cívica intervino nuevamente y dijo: “El aumento en el Presupuesto de Salud no se ve reflejado en lo cotidiano, ojalá este año las cosas empiecen a mejorar”.

Alomar y el salario de los municipales

El concejal de Juntos Pro se guardó para el final. Dijo coincidir con los concejales opositores que lo antecedieron en la palabra. “Somos unos valientes, venimos a debatir durante horas sabiendo que vamos a perder”. Y se preguntó: “en términos porcentuales, ¿cuánto va a aumentar el salario de los municipales para el año que viene?, y me respondieron más de 600 millones”.

Y se quejó de escuchar que el municipio es el principal dador de trabajo de la ciudad: “En Bolívar hay 2.500 productores agropeucarios que mínimamente dan trabajo a 2.500 personas, pongamos la cabeza donde hay que ponerla, no gestionemos una versión equivocada de la realidad”. Y cerró diciendo que no está de acuerdo con que el futuro de Bolívar esté atado a la concreción de la línea 132.

Palomino y más números

La concejal tuvo su última participación y dijo: “En 2022 piensan ahorrar la cantidad de cuadras en cuanto a la recolección de residuos; pero no nos cierran los números. Además se amplió el presupuesto de prensa y comunicacióna 16 millones, lo mismo que gastaron el año pasado cuando tenían presupuestados 9, no nos quedan claras las prioridades”.

Beorlegui y una defensa más

El abogado cerró su participación diciendo: “Estamos convencidos que votamos un Presupuesto que contempla la construcción de viviendas sociales, obras que tienen que ver con la inclusión social”.

El cierre fue de Luciano

El presidente del bloque opositor mayoritario cerró el debate. Dijo Carballo Laveglia: “Nos encantaría acompañar el Presupuesto, pero no podemos con un 56 % de aumento de tasas y nosotros proponíamos un aumento menor”.

Yendo al tema obras, Carballo Laveglia dijo no estar de acuerdo en algunas cuestiones porque “hay cosas que se pueden hacer por administración, como se hicieron durante muchos años en este municipio. No podemos acompañar este Presupuesto cuando tenemos casi 110 personas en Protección Ciudadana y Seguridad Vial, y sólo 23 en recolección y 31 personas en Vial, no hay que achicar, nuestra propuesta es congelar. Deberíamos saber cuántos casos previnieron con tanta gente en Protección Ciudadana”.

Para cerrar, Luciano agregó que “no tiene destino un municipio que asumieron con 900 empleados hace 10 años y hoy tienen casi 1.600. No lo podemos acompañar porque en plena pandemia amplió la planta política”.       A.P.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img