Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
10.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

¿Tendremos salida al VAR?

- Publicidad -
- Publicidad -

Hace unas mañanas, en la calle, escuché a alguien arengar a alguien, por teléfono: “¡Pero querida, a la manija de la olla la tenés vos, que sos la madre!”. Me remitió al “la sartén por el mango”, sólo que en este caso habría una diferencia sustancial, ya que lo que la apesadumbrada mamá poseería no es “la olla por la manija”, sino “la manija de la olla”.

El problema es quién atesora la olla (sin manija).

- Publicidad -

¿Qué tiene el pueblo y qué el poder, del que aquél no forma parte sino como ‘carne de su cañón’ (por no decir empanada)? El poder, que en el capitalismo siempre es el económico por sobre todos, incluso el del devaluado conocimiento, ya que saber desde el siglo XX importa menos que poseer, ¿tiene la olla y pretende también la manija? ¿O ya encanutó todo y nos “regaló” la pandemia para que nos entretengamos un año? ¿El pueblo está aún peor que esa atribulada mami, que aunque sea amarraba la manija de la mentada olla, como para tironear y volcarla?

El símbolo máximo de este mundo caníbal que asfixia en ataúdes toda inocencia, Donald Trump, caído y jibarizado por la cultura que con siniestro compromiso alimentó; Evo volviendo del olvido que le auguraron; el kirchnerismo light resucitando, emparchando sueños, insinuando alitas; Correa con la correa casi desatada, ¿son nuestra nueva-vieja manija de una olla que jamás nos dejaron tocar, igual que la copa de un campeonato perdido, como ajenas eran y siguen siendo las vaquitas de la canción de Atahualpa? ¿Seremos [email protected] de volcarla, o continuaremos criando penas, ‘muriendo a contramano entorpeciendo el tránsito’?

No sé por qué, pero la frase que originó este artículo también me remitió al “y no te olvides que yo soy la hija de la lágrima”, que Charly García escuchó una madrugada de 1993 en medio de una discusión entre dos mujeres en una rambla de Barcelona, tras un recital de Elton John, enigmática admonición que dio play a su primera ópera-rock.

 

Retornando al barrio y retomando el hilo: ¿qué representa el denominado Aporte Solidario (sic) de los más ricos del país, que pronto convertirá en ley el Congreso? ¿Es una gota de caldo que rebalsó del recipiente y la sedienta ‘lengua popular’ ansía por lamer cual el último oasis? ¿El célebre derrame económico se reducirá a eso, una gota? ¿O puede ser el principio de una ‘sopa’ distinta?

Si en la base de toda gran fortuna hay un delito, una infracción, ¿cuál es el VAR del pueblo? ¿O el propio pueblo es el VAR pero no se decide a asumirlo? ¿Y si una mayoría de las víctimas quiere ser la victimaria, qué hacemos [email protected] que no?

Chino Castro

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img