Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 28 de febrero de 2024
31 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

TC: a 91 años de la carrera que largaron muchos pero llegó uno solo, el urdampilletense Roberto Lozano

Datos que devuelve la historia.

- Publicidad -
- Publicidad -

Por Federico G. Guerra.

Quedó grabada como la “Carrera que sólo terminó un corredor”. La idea fue hacer una caravana que partiera de los límites de Claypole con Florencio Varela, y que los autos fuesen ida y vuelta hasta Bahía Blanca. Inició un 11 de febrero de 1933.

La competencia del 11 de febrero de 1933 tuvo pilotos de distintas ciudades. Largar, largaron muchos pero la bandera a cuadros solo la vio… un solo competidor: Roberto Lozano con un Ford. Increíble. El inicio fue una caravana que partió de los límites de Claypole, en Almirante Brown, con Florencio Varela para que hicieran ida y vuelta hasta Bahía Blanca. ¡Y por esos caminos imposibles! Por eso quedó marcada como la “Carrera que sólo terminó un corredor”.

“El Gran Premio Nacional de 1933 es todo una epopeya”, titularon algunos medios gráficos por aquel tiempo de noticias en papel. Y lo fue tanto que a la distancia y a las malas rutas se le sumó la lluvia. Las pesadas máquinas fueron desistiendo y perdieron su lucha con el camino, menos Roberto Lozano que con un Ford Nº 8 entró en el control de Florencio Varela (en los límites con Claypole) a las 21 horas 47 minutos y 39 segundos. La lluvia fue pobre pero espesa. Y tras el arribo de Lozano nadie más sintió sobre su auto el peso y la gloria de la bandera a cuadros.

Espesa capa de barro

Ya sobre aquella antológica carrera, en la historia del automovilismo deportivo del diario La Nación se lee: “Todavía puede recordarse una bandera a cuadros recibiendo a un sólo automóvil, irreconocible bajo una espesa capa de barro que lo cubría, del que descendió un vencedor agotado, exhausto por el formidable esfuerzo que supuso una lucha desigual contra la naturaleza a través de 600 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta (de los límites de Claypole con Florencia Varela hasta Bahía Blanca)”.

En un artículo escrito por el periodista Alejandro Andres para la revista La Usina de Henderson (marzo 2015) y publicado por Infohenderson, con motivo del fallecimiento de Roberto “Nene” Forte, este cuenta detalles sobre aquella competición: «Largaron un sábado 11 de febrero de 1933 desde Florencio Varela hasta Bahía Blanca, cuando llegaron a Bahía había llovido toda la noche, los autos pesados como los Mercedes Benz no les fue muy bien. Lozano ganó no solo por lo buen piloto que era sino también porque que su auto era más liviano que el resto”.

“Llegaron a Bahía –sigue–, durmieron esa noche y al otro día de mañana salían nuevamente hacia Buenos Aires un domingo 12 de febrero. El auto y los pilotos llegaron todos embarrados y empapados, fueron como cuarenta horas de carrera (ida y vuelta), cuando llegaron a Buenos Aires al copiloto de Lozano lo pusieron en un fuentón con agua caliente con ropa y todo porque estaba congelado en tanto a Roberto Lozano cuando le bajaron la bandera, se bajó del auto y se desvaneció por el cansancio”.

El trazado parecía imposible para la época y más según cuentan los presentes bajo un calor agobiante y una posterior lluvia que ya desde Ayacucho tomó por sorpresa a los corredores en tiempos en los cuales los partes meteorológicos no eran tan precisos.

En la nota deportiva de LA NACIÖN se aporta que “largos kilómetros de un barro escurridizo y sucio que trababa la potencia propulsora de la máquina, tratando de atraparla como lo había hecho antes con todas las otras que quedaron agotadas en alguna parte (menos con la de Roberto Lozano quien entró en la historia grande del automovilismo deportivo por esta hazaña de ser el único corredor en llegar a la meta).”

Y Forte agregaba en la entrevista a Andrés: “En ese tiempo eso era Turismo Carretera. Sería interesante que fuera expuesto a algún museo del Automóvil Club Argentino, porque es parte de la historia del automovilismo de nuestro país».

Será por estas hazañas únicas que el quíntuple campeón de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio afirmó que “la historia del automovilismo es el cuento más hermoso para grandes y chicos”. Y que orgullosamente tiene un capítulo en Almirante Brown.

*el autor es periodista, escritor, historiador e investigador Fuente: https://dataconurbano.net/historia/ tc-a-90-anos-de-la-carrera-imposible-que-comenzo-en-los-limites-de-almirante-brown/

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img