Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
11.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

SUTEBA Bolívar, la lucha que no cesa

- Publicidad -
- Publicidad -

En el libro “Escritos de mujeres bolivarenses. Derechos, luchas y conquistas”, publicado este año a instancias de la Dirección de Derechos Humanos de la municipalidad, la histórica dirigente y fundadora de SUTEBA Bolívar Graciela Vanzán, cuenta detalles del nacimiento de ese sindicato en la ciudad: “En el año 1988 supimos de la Marcha Blanca, pero no participamos.(…) Durante todo ese año nos llegaron noticias acerca de las luchas sindicales de los docentes. Y por fin a mediados del año siguiente nos decidimos, nos reunimos, no llegábamos ni a una decena pero la decisión era firme. Viajamos a Buenos Aires con una dirección en el bolsillo. Tocamos timbre en un edificio de la calle Pasteur, muy cerca de la AMIA. Simplemente dijimos “somos de Bolívar y nos queremos afiliara la CTERA”. Aún se puede oír la risa de Angel Panza, que nos explicó que eso era una Federación. Que teníamos que organizarnos en un sindicato de base. Que nos iba a acompañar en el intento. Así fue cómo en agosto de 2989, nació en Bolívar la Junta Promotora de SUTEBA (Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires”.

La entidad madre del SUTEBA, es decir la CTERA, era (es) una Confederación combativa nacida en la década del 70, por tanto era el nucleamiento sindical al que querían pertenecer, en el que querían dirimir sus luchas y también en el que podían vehiculizar sus disputas por una pedagogía emancipadora las docentes y los docentes que no se sentían respaldados en las organizaciones sindicales existentes.

- Publicidad -

La seccional Bolívar (cuya actual secretaria general es Rosana Sánchez) nació de la mano de la seccional de Pehuajó el 28 de agosto de 1989 y luego ayudó a la conformación de otras seccionales. Extraña o paradójicamente, la formaron maestras que trabajaban en escuelas privadas, excepto Graciela Sagardoy, que se desempeñaba en la pública, tanto Graciela Vanzán como Analía Galaz y Rosa Modroño, daban clases en instituciones privadas.

Para celebrar los 30 años de vida de SUTEBA Bolívar, dialogaron con La Mañana las históricas dirigentes Analía Galaz, Patricia Gil (ambas ex secretarias generales), Graciela Sagardoy, Mara Pérez y Elena Sánchez. En la cocina de la sede sindical, estas mujeres emblemáticas en la historia de las luchas sindicales en esta ciudad, repasaron el significado de ser parte del sindicato, a la luz de la historia, del presente y de los desafíos que tiene el SUTEBA.

 

-SUTEBA fue y sigue siendo un espacio de lucha y de encuentro, la lucha, así seamos dos, cientos o miles, siempre está presente. Es la lucha por las escuelas públicas dignas y seguras, por espacios para aprender y enseñar en mejores condiciones. También es un espacio de formación  y capacitación tanto política como pedagógica para dar la disputa ante los responsables políticos que deben direccionar la educación hacia una sociedad más justa, más democrática. La lucha siempre fue por más derechos para los chicos y chicas y para los trabajadores y trabajadoras. (Mara Pérez)

-El sindicato va formando cuadros y eso permite que una en algún momento tome la responsabilidad de ser secretaria general o asuma otro cargo. Esto tiene que ver con la formación, porque uno comienza como delegada y se va formando. Hemos tenido grandes dirigentes y en ese sentido el sindicato ha sido un lugar de formación contínua, de contención en momentos difíciles. Valoro del SUTEBA el compañerismo y la coherencia. Siempre hemos estado y seguiremos estando en las luchas sociales. (Patricia Gil)

-Tengo el orgullo de pertenecer, de formar parte iniciática de un sindicato que se llama de “trabajadores” de la educación y no de “educadores” o de “profesionales”. Mis inicios fueron en la CTERA, en La Plata, en la década del 70, que siempre fue un sindicato muy combativo y lo sigue siendo. La sindicalización para mí, es una de las formas permanentes de adquirir y seguir sosteniendo derechos de los trabajadores. En el caso de los derechos humanos es seguir bregando por los derechos que nos atañen como educadores, como trabajadores de la educación. Son nuestros propios derechos y los derechos de los pibes, los jóvenes y los adultos que educamos.  Los DDHH no sólo son la efeméride del 24 de marzo, sino que van mucho más allá. Nosotros seguiremos batallando por nuestros derechos, por los de todos y en definitiva por un país mejor. (Graciela Sagardoy)

 

-El sindicato es un espacio de formación, de lucha, de mucho aprendizaje no solamente para mí sino también para nuestras familias. Muchos de nuestros hijos vivieron y se criaron acá en el sindicato con nosotras, marcharon con nosotras. Eso les sirvió también para su formación. Además, siempre hemos estado a la par de otros trabajadores, siempre a la par de los derechos de todos los trabajadores. Acá en Bolívar, cuando hubo alguna injusticia o una problemática con los trabajadores, allá estábamos nosotras acompañando. Eso fue y es muy importante para el SUTEBA. (Elena Sánchez)

 

-El SUTEBA es parte de mi vida, nosotras acá dentro hemos pasado muchas horas; buenas, no tan buenas y también nos hemos reído muchísimo. Es un lugar que supimos construir de la mano de Graciela, colectivamente, y para mí tiene un valor enorme. Porque acá no sólo es que una viene por un problema gremial o salarial, también está la parte humana… está el compañero que te escucha cuando tenés un problema, es como una familia. Está el compañero que levanta el teléfono cuando estás mal. O sea, estar en SUTEBA va más allá de la pelea diaria por el salario. Hemos ido creciendo, yo me siento muy feliz de llegar a los 30 años.

 

En todos los espacios políticos, sindicales, profesionales, hay referentes. Se trata de aquellas personas que se ganan el respeto de sus pares, quienes a su vez los colocan en una posición de mayor responsabilidad. Para las entrevistadas en este caso, las y los referentes siguen siendo faros de lucha, a fuerza de coherencia en la acción. “Hay que sacarse el sombrero por Graciela Vanzán, que muchas veces estuvo solita, que armó el SUTEBA, con tanta energía además. Ella yAnalía han sido fundamentales”, señalan de manera unívoca.

 

-Cuando me afilié, comenzaba a trabajar en escuela primaria rural. La secretaria general en Bolívar era Graciela Vanzán y en la provincia Mary Sánchez, luego vino Hugo Yasky. Hugo es un gran referente en la lucha nuestra por la educación pública. Tanto acá como en SUTEBA provincia, las relaciones son muy horizontales y democráticas. Siempre destaco los ejemplos de ellos, de Marta Maffei, de Stella Maldonado (de CTERA). Escucharlos a ellos era una clase magistral de geopolítica, que nos permitió analizar y entender los contextos políticos generales. Además, las capacitaciones y los congresos nos ayudaron muchísimo. Esa formación que recibimos durante la década neoliberal de los 90s nos permite entender mejor la situación de hoy que, si bien no es idéntica, tiene muchas cosas en común. En ese sentido, el SUTEBA muestra su coherencia de lucha contra las políticas neoliberales. Teníamos una herramienta valiosísima que era la revista “La educación en nuestras manos” que nos permitía proponer secuencias didácticas en las escuelas, que eran muy valiosas para la formación de la mirada crítica del contexto.  Sin bien pasé por la universidad, la formación que me dio el sindicato es mucho más interesante y completa. Llevamos a la práctica aquello de Paulo Freire del proceso dialéctico entre la teoría y la práctica, en muchas de nosotras y nosotros. Por eso estoy orgullosa de este espacio de formación, de lucha y de construcción de conocimiento.

Hay una construcción de conocimiento que la hace el sindicato; no hay una disputa con los gobiernos sin esa construcción. Hay mucho conocimiento acerca de lo que está pasando en todas las escuelas que no la tiene el gobierno, pero sí la tiene el sindicato nuestro. (Mara Pérez)

 

-Comencé en Río Negro y en ese momento el secretario general era Gómez, a quien yo siempre le decía “vos tenés que ser como el SUTEBA, tenés que hablar más”. Después, en los congresos nacionales  de CTERA empecé a conocer a la gente de SUTEBA y vi que eran más abiertos… Pero coincidían en muchas cosas con nosotros, sobre todo en la solidaridad. Nunca cuestionamos los salarios de otros, siempre se luchó por todos los trabajadores y se incorporaron dos palabras fundamentales: trabajador (de la educación) y política. Con eso hay que machacar, porque muchos le temen a la palabra… y en cuanto a mi mis referentes, ellos son Mary Sánchez, Gómez, Yasky y ahora “el Robi”.

-Graciela Vanzán, la compañera Galaz, que la sucedió e hizo un trabajo excelente. Y también Paulo Freire, que no fue dirigente de nuestro sindicato, pero en quien SUTEBA se basó para estructurar su pensamiento político. Tanto para el SUTEBA, para CTERA y para mí misma, Freire es un faro. Y mi madre, que fue cofundadora de la FEB, también fue un ejemplo, fue una pequeña maestra del sindicalismo, más allá de que me desprendí de los preceptos de la FEB. (GracielaSagardoy)

 

-La verdad es que rescato a todos y todas las compañeras del sindicato. Mi favorito es Hugo Yasky, porque con él nos formamos, pero de todos los compañeros, lo que tenemos que destacar es la coherencia, la honestidad y el trato de compañeros.  Y cuando digo compañeros digo lo que significa en toda su dimensión. Me refiero al compañero que está cuando lo necesitás, el compañero de ir al frente, que sigue estando. Y también mirás un poco para atrás y ves que como sindicato nacimos de la mano de Angel Panza (que murió), de Jorge Díaz. Entonces cuando uno mira para atrás, ve los compañeros que cuando venían a Bolívar se hacían más de 300 kilómetros para reunirse con nosotras aunque no fuéramos más de dos o tres, para formar el sindicato. Primero fue la Junta Promotora y después la seccional. De mis compañeros el mejor de los recuerdos y todo el respeto, porque no me han defraudado para nada, la palabra va acompañada de los hechos y eso es lo que vale.

Mara está desde el principio y siempre le puso el cuerpo y el alma. Cuando se resolvía hacer un paro con permanencia, ¿adónde íbamos? A la escuela de Mara. Y hacer eso también a ella le significaba exponerse ante las autoridades educativas. Cuando uno dice poner el cuerpo es eso, que a pesar de las presiones del entorno, seguís adelante y no dejás tus convicciones. (Analía Galaz)

 

Desde su nacimiento hasta la actualidad, las y los integrantes de SUTEBA asumieron el compromiso de salir a la calle, en una sociedad profundamente refractaria a todo tipo de manifestación de protesta o reclamo. “Fuimos las que visibilizamos las marchas en Bolívar, en una ciudad tan conservadora “, dice Graciela Sagardoy al recordar la innumerable cantidad de veces que el sindicato protagonizó las luchas en la calle.

“No por nada, salió del SUTEBA el dirigente que formó la CTA (Central de Trabajadores Argentinos), o sea Hugo Yasky. El siempre decía que teníamos que ir más allá de la educación, que teníamos que juntarnos con otros trabajadores. La CTA nace también para nuclear a los “trabajadores sin trabajo”, es decir aquellas personas que quedaron desocupadas como consecuencia de la implementación de determinadas políticas”, resalta Patricia Gil.

 

En el año 1997, la Carpa Blanca las tuvo como protagonistas. Graciela Vanzán, Graciela Sagardoy, entre cientos de maestras y maestros, llevaron adelante un ayuno que formaba parte de la protesta histórica frente el Congreso. Otras y otros, como Sandra Roldán, hicieron ayuno trabajando en sus escuelas. “Aún conservo mi cartel de “docente argentino ayunando”. Viajaba a dar clases a Pirovano a dedo cuando hicimos el ayuno”, apunta tras una breve consulta vía whatsapp.

En la década del 90, en pleno auge del neoliberalismo se sucedieron hitos en la historia de las luchas populares, entre ellas las Marchas de los chicos del pueblo o el Frente contra la Pobreza (FRENAPO) que tuvo también al SUTEBA como protagonista junto a los movimientos y organizaciones sociales. En estos días en los que el neoliberalismo vuelve a mostrar su rostro más cruel, los y las docentes del SUTEBA también están a la par de quienes más sufren las consecuencias.

Ahora y siempre, se han manifestado contra el gatillo fácil, cuya dinámica recrudece en contexto de ajustes sociales, pero que nunca ha cesado. “Si no estamos contra las políticas que nos matan a los pibes, dónde vamos a estar”?, se preguntó Graciela Sagardoy a propósito de la marcha realizada el martes contra el “gatillo fácil” en la que el sindicato participó junto a las organizaciones convocantes.

 

Desafíos

SUTEBA tiene entre sus principales desafíos, lograr que la renovación generacional refréndelo realizado por quienes están y estuvieron al frente de la organización. Galaz, Pérez, Gil, Sagardoy y Sánchez responden lo que para ellas, constituyen los principales desafíos.

-Seguir trabajando, seguir apostando a la defensa de los pibes, la defensa de nuestros derechos. Y más en estos momentos que nuestra gobernadora nos tomó a nosotros como enemigos, personalizado en la figura de Roberto Baradel (a quien respeto y quiero mucho), porque ha sufrido mucho los ataques no sólo él sino su familia.

No corrernos un ápice, estar siempre en la misma vereda. Porque lo más lindo que nos puede pasar es mirar para atrás y decir “resisto archivo”. Salir a la calle y poder mirar a los ojos al otro y decir como dice Cristina, “no te traicioné, me pude haber equivocado, pero no te traicioné”. Eso es lo mejor que tenemos en SUTEBA. (Analía Galaz)

 

-Tenemos que seguir en la lucha, no dejar espacios vacíos. Es fundamental sumar más afiliados y más trabajadores, con más compromiso de todos. Un gran desafío es la formación de los nuevos docentes.  (Mara Pérez)

-El desafío es más que nada la reconstrucción. Volver a construir todo lo que han destruido las políticas nacional y provincial. Y tener siempre la bandera de defensa de la escuela pública. (Patricia Gil)

 

-Estamos ante tierra arrasada, sobre todo en la escuela pública, sobre todo como consecuencia de las decisiones de la gobernadora Vidal, por eso el desafío es reconstruir y profundizar la lucha por la escuela pública. Más derecho, más inclusión, más pibes en las escuelas, mejores salarios. La educación es parte de un modelo de país, por eso hablo de reconstruir. Queremos un modelo de educación y de país más inclusivo y solidario. (Graciela Sagardoy)

-Seguir en la lucha por la escuela pública, no claudicar. Apoyando siempre a los trabajadores y a los pibes. Los pibes no se tocan. (Elena Sánchez)La conversación sigue un buen rato después de que el grabador haya sido apagado. Las fotos se hacen en la estancia principal de la sede, donde mirar para cualquier rincón es una propuesta a realizar un recorrido por la gráfica de la lucha de SUTEBA. Carteles, pancartas, folletos, fotos históricas dan cuenta de estos 30 años, que comenzaron cuando las fundadoras supieron que había un sindicato que sí luchaba por los y las docentes y que proponía “un posicionamiento ideológico que apostaba a la construcción colectiva y a la educación emancipadora para una sociedad más justa y democrática”, como sintetizó Mara Pérez.           Daniela Roldán

Recordar es también rendir homenajes

Cuando se está terminando la nota y aun quedan muchas historias para contar y muchos nombres para destacar, las entrevistadas no quieren que queden afuera algunxs de los que ya no están, como el caso de Ismael Zantleifer, “ese compañero que salía a la calle y a militar, sin que se lo tengas que pedir”, como dice Analía Galaz.

Y surgen los nombres de Laura Ramallo y María Iraola, dos compañeras de otra seccional fallecidas recientemente. Y de Carlos Fuentealba, por quien se sigue pidiendo justicia. Y de Sandra y Rubén, dos trabajadores de la Educación muertos el año pasado tras una explosión en la escuela de Moreno donde trabajaban. En homenaje a ellos, se ha pedido que el 2 de agosto se conmemore en toda la provincia de Buenos Aires, el día de la escuela digna y segura. Graciela, Analía, Mara, Patricia y Elena creen que contar la historia es sobre todo, recordar y valorar a quienes ya no están pero siguen a la par.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img