Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 20 de mayo de 2024
10.9 C
San Carlos de Bolívar

Supermercado Bolívar inicia otra etapa con una gentileza para sus clientes

Eugenia y Ariel continúan con el negocio familiar.

- Publicidad -
- Publicidad -

Marano Hermanos abrió puertas en 1991, en la esquina de San Martín y Rivadavia; el primer carnicero fue precisamente Ariel, el hijo de Antonio. Con los años, ese núcleo fue creciendo y ganándoles territorio a los otros locales de la familia, donde operaba otro tipo de comercios -incluso una pensión-, ubicados sobre calle Rivadavia.

Así, el Supermercado que hoy conocemos fue tomando forma, desde la piedra basal constituida por la carnicería. “Antonio edificó la primera parte, y cuando él faltó quien se puso al frente fue Ariel, mi esposo, acompañando por mí y también por su hermano Adrián”, relató Eugenia, quien a partir de ahora secundará a su hijo, también llamando Ariel, de 23 años.

Marano padre se va básicamente para descansar, no para dedicarse a otros proyectos, pero continuará cerca de la vida del supermercado, ayudando a su familia, asesorando a su hijo y colaborando en lo que haga falta, remarcaron Ariel y Eugenia en su charla con el diario. “Nosotros seguimos siendo un negocio familiar”, remarcó ella.

En cuanto al relanzamiento previsto para mañana jueves, “la idea es cerrar una etapa e iniciar otra, respecto de la cual todos estamos felices y expectantes. Sabemos que si no fuera por nuestros clientes, los nuevos y los de toda la vida, esto no sería posible, los sentimos parte de nuestro núcleo familiar y por eso hemos decidido poner en vigor esta promo, consistente en un 20 por ciento de descuento por pago efectivo para todo el mundo, en todo lo que tenemos aquí, sin límite de compra. Este jueves tiraremos la casa por la ventana durante todo el día”, expresó con entusiasmo Eugenia. Por la tarde, los proveedores del supermercado también serán incluidos en la celebración, junto a referentes de instituciones intermedias de las que los Marano se sienten cerca, mediante un lunch a servirse en instalaciones del amplio local.

Ariel no estaba trabajando en el emprendimiento familiar, estudiaba en Tandil pero a raíz de la pandemia se quedó en Bolívar y ahora afrontará este desafío, mientras cursará otra carrera. “Yo creo que con el apoyo de mi familia, que estuvo siempre, y con el punto de vista de papá, que tiene mucha experiencia, vamos a andar bien”, resumió finalmente el pibe de los Marano, el que prolongará la dinastía familiar en el rubro comercio, que como se sabe hoy abarca en la ya clásica esquina de San Martín y Rivadavia rubros tales como carnicería/fiambrería, panadería, verdulería y artículos de limpieza/perfumería, el fuerte de la firma, “más nuestras buenas ofertas, algo que destacan todos”, cerraron Ariel y Eugenia.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img