Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 23 de junio de 2022
6.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Steven Spielberg: “La Lista de Schindler”

Colaboración Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

En 1993 llegó a las salas de cine una de las obras maestras de Steven Spielberg, La Lista de Schindler, (The Schindler’s List), un drama ambientado en la segunda guerra mundial y centrado en la figura histórica de Oskar Schindler, un empresario alemán recordado por haber salvado la vida de multitud de personas durante el holocausto nazi. Increíblemente, Steven Spielberg no fue la primera opción para dirigir la película.

Siendo productor ejecutivo y ocupado en plena filmación de “Jurassic Park”, propuso la dirección a varios realizadores y amigos: Fue rechazado por Martin Scorsese (el cual estaba interesado, pero al final sintió que era un tema que debía ser tratado por un director judío), también Sidney Lumet que lo rechazó porque sentía que era un tema que ya había cubierto con ‘El prestamista’ (1964).

También se lo ofreció a Roman Polanski que lo rechazó por ser un tema demasiado personal, ya que había vivido en un ghetto de Cracovia hasta los ocho años, además su madre murió más tarde en el campo de concentración de Auschwitz. Finalmente se lo ofreció a un veterano y casi retirado Billy Wilder, pero fue el propio Wilder quien acabó convenciendo a Spielberg para que dirigiera el proyecto.

Spielberg dividió su tiempo entre esta película y la post-producción de su película de dinosaurios (1993) describiendo la carga de trabajo adicional como “una experiencia bipolar”. Mientras rodaba en Polonia estaba en contacto permanente con la compañía de efectos especiales Industrial Light & Magic (propiedad de George Lucas).

Para tal propósito alquiló dos canales por satélite a través de una cadena de televisión polaca (por 1,5 millones de dólares a la semana), manteniéndolos abiertos en todo momento. Descargaba cada día, las imágenes por uno y el sonido a través del otro.

Después pasaba las tardes y los fines de semana trabajando en ellos con equipos de edición de vídeo. Harrison Ford era la primera opción para el papel de Oskar Schindler, pero finalmente se negó, ya que consideraba que, algunas personas, no serían capaces de mirar más allá de su personaje de Indiana Jones, y creía que la película perdería veracidad. Finalmente, Spielberg se decidió por Liam Neeson después de verlo actuar en Broadway en la obra ‘Anna Christie’.

Spielberg eligió a Ralph Fiennes para el papel del comandante nazi Amon Göth después de haber visto su memorable actuación en la versión televisiva de ‘Lawrence de Arabia: Un hombre peligroso‘(1992). Fiennes engordó trece kilos para el papel a base de beber cerveza Guinness. Durante el rodaje, Sir Ben Kingsley (Itzhak Stern) guardó en el bolsillo de su abrigo una foto de Ana Frank, la joven que murió en un campo de concentración y cuyo diario personal se publicó después del Holocausto. Algunos años más tarde, Kingsley interpretó a Otto Frank, el padre de Ana, en ‘La historia de Anna Frank’ (2001).

Las escenas de una niña del abrigo rojo provienen de una historia que Audrey Hepburn le contó a Spielberg mientras filmaba su última película Always (Para Siempre, 1989). Hepburn le contó un incidente durante la Segunda Guerra Mundial en el que vio a una niña con el mismo atuendo mientras otras personas estaban siendo cargadas en los trenes. Ese momento quedó grabado para siempre en la memoria de Spielberg.

En este sentido, y debido a la cantidad de violencia y horror representado, el realizador hizo que Oliwia Dabrowska, la niña del citado abrigo, y sus padres le prometieran que no verían la película hasta que cumpliera dieciocho años. Sin embargo Oliwia rompió la promesa y la vió con 11 años, quedando completamente aterrorizada.

Durante la producción, el ambiente era tan sombrío y deprimente que Steven Spielberg le preguntó a su amigo Robin Williams si podía grabar algunos chistes para su equipo. Algunos de los sketches de Williams, mientras se lanzaban a través del altavoz para el elenco y el equipo, terminaron siendo parte del material de diálogo para su personaje del Genio animado de Aladdín (1992).

El propio Spielberg veía episodios de Seinfeld (1989) todas las noches después del trabajo para animarse y desconectar. Spielberg tomó el riesgo de filmar en blanco y negro, y terminó consiguiendo un éxito de taquilla y crítica por igual, llevándose 7 premios Oscars, incluyendo el de Mejor Director y Mejor Película.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img