Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
7.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Soy como un pulpo, muy multifacética”

- Publicidad -
- Publicidad -

Valentina Laborde es bolivarense pero se formó en la Escuela de Teatro de La Plata como profesora de ese arte y técnica en actuación. Durante los últimos años de ese período trajinó las tablas de la sala Carlos Perelli, por eso su performance en la obra El duelo, de Lorena M. Mega, no significará un debut, pero sí en su ciudad (ver aparte).

Antes, a sus siete años fue alumna de Teatro de Mega en la Escuela de Estética, y más tarde de Alejandro Leopardo en Artecon. Sin embargo, Trabajo Social fue su primera elección para irse a estudiar, en ‘la ciudad de las diagonales’. “Compartíamos el buffet con la gente de la Facultad de Bellas Artes, que estaba al lado. Toda pintada, me llamó la atención. Una vez entré y me ‘contagiaron’ de ese ambiente: justo había alguien tocando el violín, rodeado de esas estatuas gigantes y esos colores. Ahí fue que, ya casi finalizando mi primer año allá, comprendí que Trabajo Social no era para mí, que soy tan sensible y me iba a permear tanto de ciertas realidades que no iba a poder soportarlo”, contó durante la entrevista con este diario.

- Publicidad -

Lo charló con su madre, le planteó que quizá quería formarse como guionista pero ella le dijo algo que destrabó su intríngulis: “De chiquita te gustó actuar, sos un personaje ambulante, ¿por qué no buscás por ahí?”.

Apenas ingresó a su nueva escuela el año siguiente, Valentina encontró “un ambiente muy libre, de mucha confianza. Transcurrida una semana hacía de cuenta que nos conocíamos de toda la vida, y éramos personas que veníamos de diferentes lugares. La pasé hermoso enseguida, y empecé a crecer. Ese abrazo contenedor, ese amor, ese estímulo para que seas vos, yo no había podido experimentarlo durante la secundaria”, admitió.

Cada día reafirmó que había elegido bien. Pero su convicción -y su seguridad y compromiso- se consolidó cuando comenzó a actuar, en 2018, en Marthita, de Javier Daulte. “Una obra muy fuerte. La hicimos ese año y estaba tan buena, con esa impresionante escenografía, que la seguimos todo el ’19. Yo era Pascuita, la esposa del principal sospechoso. La presentamos en la escuela, en otras escuelas, en el Dardo Rocha, y me sirvió muchísimo para aprender el trabajo en colaboración, el ayudarse mutuamente en el marco de una labor que en teatro siempre es en equipo”, destacó.

Este mes se cumple un año de su regreso a Bolívar. Tiene 24, y el asombro en los ojos típico de esa edad en la que el desencanto es más algo que nos contaron que algo que nos pasó. Con ese estado de apasionamiento, esa fortaleza que da el deseo de hacer algo, le pondrá el cuerpo a su personaje de Mujer 2 en El duelo, que debutará el próximo miércoles en Souvenir patio teatral.

 

“La forma de caminar es clave”

¿Qué actrices te gustan?

(Piensa varios segundos, como si revolviera en su interior buscando un objeto preciado.) -Meryl Streep. Dakota Fanning. Clásicas. (Se detiene; piensa vaaaarios segundos más, sin recordar el nombre que quiere mencionar. Se ríe.)

¿Qué les mirás? ¿Cuándo te gusta una actriz?

-La mirada, la expresión de sus ojos. La forma de caminar, la postura. El movimiento de sus brazos, sus manos. Los gestos de su cara. La forma de caminar me parece clave. Hay que analizar absolutamente todo. Hay mucho de lenguaje corporal, de la expresión con el cuerpo. Una profesora mía genia, para la composición de un personaje nos hacía ir a una plaza de La Plata: “Miren esos cuerpos; su forma de caminar, su postura; cómo pisa el pie, de qué manera; cómo mueve las manos, los brazos; la expresión de los ojos; su ritmo”. Así, con cada uno que pasaba. Eso te da una increíble amalgama para trabajar. Tiene que haber un equilibrio, una armonía en función del personaje que tenés que componer. Juegan el espacio, tus compañeros; tenés que estar alerta, con los sentidos despiertos, a full. Un día vas a estar mal y tendrás que ir a actuar, entonces deberás utilizar tus emociones y experiencias para dárselas al personaje.

Valentina enfatizó finalmente que está “contenta y agradecida” de haber regresado a Bolívar en una etapa bullente en materia artística, increíble si se la juzga desde la apabullante chatura de los años noventa, que le abre muchas posibilidades de hacer cosas: cine, teatro, videclips e incluso dar clases de teatro, que también forma parte de su abanico de intereses. “Me gustaría hacer todo; soy como un pulpo, muy multifacética”, remarcó.

Chino Castro

 

“La vida es un duelo permanente”

El duelo, describe Valentina Laborde, protagonista junto a Nadia Marchione de la pieza escrita por Lorena Mega y que la propia autora dirigirá, es “una obra profunda”, que habla “del duelo de todos: por una persona, un animal, por el desarraigo de una ciudad o una casa. De todos los duelos que vamos sufriendo en forma constante las personas, cada cual con su significado y su impronta. Habla de la purga del llorar, del dolor que implica liberar y que cada cual lleva como puede”, describió la actriz. “Creo que a cada espectador le llegará de diferente manera”.

¿Cómo es tu personaje, Mujer 2?

– Es alguien de una vida monótona, que repite sus acciones cada día, porque es rutinaria. No sale, siempre ensimismada en su casa con sus recuerdos y su nostalgia. No deja ir, permanece en el duelo, no sabe soltar. No sale de ese lugar, le cuesta y a la vez no quiere. En el duelo uno deja ir una parte propia.

Y eso te modifica, algo cambia en vos al desprenderte de esa parte.

– Tal cual. Algo sale de vos para siempre. La vida es un duelo permanente: con el transcurrir de los años te cambian inevitablemente los rasgos, la piel, el pelo. Aunque te metas en formol y te hagas cirugías, el cuerpo hace duelos constantes, nadie puede evitarlo.

 

Un mundo de sensaciones

Para vos no será un debut, ya has actuado, pero sí tu primera vez en escena en tu ciudad, frente a tu gente. ¿Cómo lo esperás?

– Incide que serán todas personas conocidas. Si ya es profunda la obra, llevarla frente a mi gente la tornará más profunda aún para mí. Habrá algo especial: estarán los míos, mi ciudad, mis raíces. Espero un mar de sensaciones… Seguiremos llevándola a escena y creo que esos sentimientos se acrecentarán.

Las funciones serán el 9 y 10, y el 16 y 17, a las 21 horas, en Arenales 1134, con entradas a la gorra. Se trata de una obra breve, de media hora de duración, con la que Souvenir patio teatral abrirá formalmente sus puertas.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img