Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 07 de febrero de 2023
24.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Si Barracas Bolívar hubiera sido un error, hoy no existiría el fútbol en el Club Ciudad”

- Publicidad -
- Publicidad -

Tras su paso como Gerente de Gestión Institucional de la Superliga, el bolivarense volvió al periodismo. El aire de Radio del Plata de 18 a 20 horas, de lunes a viernes, lo tiene como protagonista central en “De Lado a Lado”, un magazine en donde se tocan temas deportivos y de interés general, matizados por su inconfundible impronta. Un 2020 que fue muy movido para “Quique”, ya que él, su pareja (la ex gobernadora María Eugenia Vidal) y su madre dieron positivos de Covid 19, una enfermedad que azota al mundo y que afortunadamente sortearon sin complicaciones. Pasado el mal trago y con ánimos renovados, el ex conductor de la “Oral Deportiva” aceptó un mano a mano con La Mañana y habló de todo. El momento del país y el mundo en medio de esta crisis sanitaria, su vuelta al periodismo y su paso por la Superliga fueron algunos de los temas que se abordaron en esta interesante y extensa charla

¿Cómo fue superar el Covid 19 y qué te deja este momento de la Argentina?

– Primero la alegría de encontrarme bien. Creo que esto fue una prueba más de vida. Es una angustia enorme saber que tenés la enfermedad, algo que se dio en escala. Primero María Eugenia (Vidal) y después mamá (Yolanda Sende), que tiene 88 años y debimos internarla por precaución. Estuvo siete días en la clínica. Afortunadamente los estudios que le hicieron dieron siempre bien y pudo completar la recuperación en casa. Nosotros fuimos asintomáticos, debimos hacernos el hisopado porque fuimos contacto estrecho, sino nunca nos habríamos enterado. No presentamos ningún síntoma, como dolor de cuerpo, fiebre o pérdida de gusto. Felizmente es ya una anécdota, la cual nos ayuda a reflexionar un montón de situaciones que se transforman en algo positivo para el crecimiento.

Esta pandemia nos pone en una situación la cual hace que busque las cosas positivas. La considero una oportunidad. Quién no en los primeros tiempos ordenó su casa, se encontró con recuerdos, fotos o tuvo un mayor contacto con sus familiares, hijos, amigos o padres. Son tiempos en los cuales todos hicimos una introspección la cual ayudó a reconstruirse, repensarse, proyectar nuevas ideas. Desde ese lugar lo tomo como una oportunidad, valorando lo bueno. El otro aspecto de este contexto debe tomarse con responsabilidad, acatando lo que fue un aislamiento estricto. Aguardamos el pico del virus, el cual se espera para mediados de agosto. Es algo natural para estas enfermedades, las cuales tienden a desaparecer para estas fechas. No existe la vacuna, pero contamos con el plasma y el suero equino hiperinmune, los cuales son puentes para sobrellevar esta situación. Esperemos que en 2021 contemos con la vacuna, la cual será un alivio para la sociedad.

¿Por qué decidiste volver al periodismo?

– Mi decisión fue dejar la Superliga. Luego de un viaje me planteé el cambio de rumbo. Me pidieron que esperara seis meses hasta junio. La realidad es que cuando se dieron algunos movimientos diferentes con cambios de autoridades, me pareció que era el momento oportuno. Planteé esta situación con las personas que estaban llegando y con las que trabajé. Tengo una relación de confianza con Marcelo Tinelli y le expuse lo que tenía pensado para mi vida en los próximos tiempos. Le dije que venía de dos años muy duros y que no quería estar expuesto a una gran presión. Renuncié de palabra el 12 de marzo y me fui de manera oficial el 31. Luego de eso no tenía nada resuelto, sí algunos proyectos, ninguno vinculado al periodismo. En mi cabeza estaba la idea de tomarme un año sabático, es más, tenía un pasaje para viajar el 29 de marzo y con esto de la pandemia no lo pude hacer. A lo largo de los 30 meses en los cuales estuve en la Superliga recibí muchas ofertas para volver al periodismo, tanto deportivo como general. Hasta me ofrecieron la conducción de un noticiero o volver a la Oral Deportiva. En todos los casos respondí que no, ya que consideraba que era una etapa que había transitado. El objetivo que perseguía era llevar al fútbol todo lo que pensé y estudie a lo largo de los años mientras fui periodista. Me cayó esta oferta en plena pandemia. La primera respuesta en principio fue no. Me pidieron que lo piense y me dije “en este contexto no tengo nada que hacer”, por lo que me dije “por qué no”. La realidad era que no quería ponerme en la rutina de lunes a viernes, pero me llamaron antes de que se cumpla el plazo de respuesta y la verdad es que me sorprendieron. Les dije que no quería hacer un programa de tres horas, que no sea de periodismo deportivo solamente y todas las cosas en general para que te digan que no. Me dijeron que si a todo y no me quedó más remedio que aceptar. Lo sentí como un peso, pero cuando acepté me mentalicé en el trabajo, ya que quería darle una buena respuesta a la persona que me hizo la propuesta. En ese momento armé un grupo totalmente nuevo, hice una reunión y desde ese momento me entusiasmé mucho. Fue un volver a vivir, un programa de dos horas que íbamos a disfrutar. Es algo que siento hoy, voy a la radio, hago el programa, lo disfruto y me voy a mi casa contento. Es un desafío lindo, ya que es una tira que no sólo aborda temas deportivos, lo que me motiva mucho para hacer un buen producto.

¿Qué significa para vos compartir el aire con Agustín Funes (hijo de Débora Pérez Volpin), una persona muy especial, la cual definiste como un hijo del corazón?

– Es hermoso, ya que Agustín es un estudiante muy inteligente que hoy está en cuarto año de ciencias de la comunicación. Nosotros hemos recibido muchas propuestas en estos tiempos para que él trabaje y nunca quiso. El no aceptó propuestas que tuvieran que ver con nosotros, ya que quería ganárselo por sus propios medios. Yo sabía que tenía una cuenta de Instragram que se llama @volamosyvenimos, la cual trata de viajes, muchos de los cuales compartimos. Le dije que me gustaba mucho su cuenta y que quería una columna sobre esa temática en el programa. Le interesó y le encantó, ya que considero que es una manera de disfrutarnos juntos. Estoy seguro de que si se lo propone, llegará a ser un gran periodista ya que cuenta con una enorme capacidad intelectual y además cuenta con los ingredientes que se buscan para el medio. Es Alto, elegante y creo que si se mentaliza en llegar lo logrará.

¿Es prudente que vuelva el fútbol en este contexto?

– Una cosa es estar adentro y conocer la cocina. Otra es hacerlo desde afuera y mi opinión hoy lo es. Me llamó la atención cuando rápidamente se suspendió todo. Luego me di cuenta y también lo hablé con muchos protagonistas. La idea era licuar contratos al 30 de junio, con la idea de bajar los costos. El fútbol argentino tiene un problema muy grande, por eso no quiere control, ya que gasta mucho más de lo que le entra. Más allá de las resoluciones, no existe una postura concreta del fútbol en general para empezar. Algunas voces pretenden hacerlo, pero no es la totalidad. Estos tiempos exigen una ingeniería muy profunda, ya que conozco este mundo. La industria del fútbol parada no tiene ingresos y esto es como tu casa. No generas pero las cuentas siguen llegando. En Argentina los clubes tuvieron la suerte de que las empresas que compraron los derechos siguieron pagando. Otro tema es el gran tiempo en el cual los jugadores no pudieron entrenar. Ellos viven de su físico y creo que entrenar en un balcón no es lo mismo que hacerlo de manera normal. El mundo ya nos mostró los protocolos que deben seguirse. Inglaterra, España, Francia, Alemania, son algunos de los casos que nos muestran cómo hacer para volver a una relativa normalidad en la actividad. La Conmebol influye mucho para apurar los tiempos, ya que no se mueve de su fecha de inicio de actividades estipulada para el 17 de septiembre. Este gran parate se hará sentir, creo que vendrán muchas lesiones de la mano con la inactividad. Hay que acostumbrarse a este mundo, es la realidad y no puede cambiarse. No sé cómo será el fútbol post pandemia en Argentina.

¿Cómo se arreglarán los demás clubes, los que están por fuera de los contratos tops, esas instituciones pequeñas de barrio?

– Son realidades diferentes. Los clubes de barrio están muy complicados. Les cuesta en una situación normal, imaginemos esto. Sé que hay subsidios de distintos estamentos oficiales para poder palear el momento. Cuando entré en la Superliga expuse que el fútbol en el país necesita una gran reestructuración. Muchos cambios se hicieron y otros están pendientes. Creo que es necesario hacerlos para que no existan tantas diferencias. Hay clubes que no cuentan con la infraestructura necesaria para competir en determinados torneos y compiten igual. Ellos por ahí tienen éxito deportivo un año, lo cual hace que se entusiasmen, pero con el paso del tiempo se chocan con la realidad, la cual en algunos casos lo ponen al borde de la desaparición. Hay que organizar las categorías con algunos parámetros que hagan que sea pareja y justa. Una cosa es la competencia profesional de Primera y Segunda, otra el ascenso y otra el fútbol del interior. Es necesario generar un contexto que armonice todo, ya que podés llegar arriba de la mano de una buena campaña, pero otra cosa muy distinta es sostenerse en el tiempo. También considero que el Estado no debe meterse, sí desde algún ministerio o secretaría planteando un gran plan para fomentar el fútbol en las escuelas o los barrios. Esas políticas se llevaron adelante en algunos países de Europa, poniendo al fútbol en este caso como una herramienta de contención en un plano sociodeportivo, alejado de lo que es la competencia oficial. Esos planes cuentan con grandes profesores, equipos médicos deportivos, psicólogos sociales, nutricionistas y tantos otros profesionales para ayudar a los docentes y para aprender y aplicar esos conocimientos. Los grandes países que se desarrollaron en esta materia lo hicieron tomando esta política para fortalecer las bases.

¿Cuál es el balance de tu paso como Gerente de Gestión Institucional de la Superliga?

– Creo que se hicieron muchas cosas que fueron importantes. Enumero alguna: Cuando estuvimos vos sabías qué día y a qué hora jugaba tu equipo. Los calendarios que nosotros generamos tuvieron un 98% de eficacia. Es muy importante cumplir eso, ya que se respetan los días de descanso entre partido y partido. Este es un mundo muy complejo, ya que tenés la Copa Argentina, la Sudamericana, Libertadores, el Campeonato y también las eliminatorias. Respetar esos tiempos y los requerimientos de los clubes es muy importante. Muchas veces te encontrás con situaciones como que algunos alquilaron su estadio para un recital u otra cosa. Son detalles mayores o menores, los cuales ordenamos. Antes la improvisación era algo común y considero que nuestra labor fue un paso adelante. Económicamente fue mejor para los clubes saber que a tres meses jugaban a tal hora y contra tal rival para sacar los pasajes, la hotelería y programar los entrenamientos o lo que sea necesario para llegar de la mejor manera a ese compromiso. Utilizamos un modelo europeo. Otra de las cosas importantes que hicimos fue cambiar el sistema en donde Boca y River se llevaban la mayor parte del dinero y por otra Independiente, San Lorenzo, Racing y Vélez un porcentaje menor. El resto de los equipos cobraba un número igual. Modificamos el sistema, haciendo que el 50% de los ingresos fuera para todos iguales, el 25% por ubicación en la tabla y otro 25% por trayectoria (cantidad de años en Primera y títulos). En el segundo año lo hicimos por share y rating. Un caso curioso es el de Tigre, que se fue al descenso pero se llevó el dinero por terminar octavo en el campeonato. Defensa y Justicia fue subcampeón y logró el séptimo puesto por share y rating. Este sistema es mucho más competitivo y justo. Otra de las cosas muy importantes que hizo la Superliga fue el control del equilibrio económico y financiero de los clubes. Lo aplicamos en el caso de San Lorenzo y Huracán, que luego de muchas advertencias se les quitó puntos. Cuando se les devolvieron, internamente pensé que esa fue la firma del certificado de defunción de la Superliga. Mi postura fue crear un torneo con un máximo de 18 equipos, hoy con la disolución de la Superliga se proyecta un campeonato con 26, por lo que tampoco se da lo que pensaba. Espero que la gente que maneja las cosas ahora tenga la posibilidad de trabajar bien y sobre todo que permitan que el fútbol argentino pueda crecer y superarse. Estoy seguro que con aciertos y errores, lo que hicimos, será valorado con el tiempo. No quiero abundar pero me parece que es importante destacar que durante nuestra gestión los torneos de inferiores se completaron. Hacía años que no pasaba. Nosotros hicimos jugar todas las fechas desde la Cuarta a la Novena, incluida la Reserva. Antes se jugaba si los entrenadores se ponían de acuerdo. También agregamos el tercer tiempo, lo que hacía que al final de cada partido las autoridades, jugadores, entrenadores y árbitros compartieran un lugar con una comida o una copa. Buscamos crear un vínculo para que sólo sean adversarios dentro del terreno de juego.

¿Qué opinión te genera el proyecto futbolístico del Club Ciudad de Bolívar?

– Desconozco los detalles, pero estoy muy feliz de cualquier emprendimiento de esas características, se llame Club Ciudad o Barracas Bolívar. Siento que nosotros con Barracas fuimos unos adelantados, ya que logramos poner a la ciudad dentro de la estructura de AFA. Son cosas muy lindas que se generan en los jugadores, entrenadores y amantes del fútbol en Bolívar quienes tienen una motivación suplementaria y a la vez superior a lo que se produce en lo cotidiano. Me parece que no sólo debe limitarse la competencia a lo que respecta a la liga o a la LPF, tiene que existir un complemento. Ojalá que el proyecto pueda avanzar y que logre objetivos en lo deportivo. En su momento nosotros invertimos mucho en medicina deportiva lo que generó que con el paso del tiempo muchos jugadores que estuvieron ahí pudieron perdurar en el tiempo con sus carreras y llegaron a participar de otras categorías. Si a eso le sumamos que a lo largo de seis años logró un ascenso y jugó dos semifinales. También promocionó juveniles y pudo mantener la categoría. Fueron cosas muy buenas, que lamentablemente se dio en un contexto en donde tuvimos una depresión económica muy grande. A eso hay que sumarle que algunos sindicatos y municipios comenzaron a financiar equipos, lo que hizo que se perdiera la transparencia.

¿Encontrás similitudes con el proyecto Barracas Bolívar?

– En la génesis sí. Barracas fue un proyecto que participó directamente en AFA y eso creo que fue un hecho que no se dará nunca más. El Ciudad es indirecto de AFA, ya que lo hace por el Consejo Federal, pero considero que la esencia es la misma. Aplaudo la idea y ojalá Bolívar lo apoye. Será muy importante para el desarrollo del fútbol en la ciudad.

Muchos de nosotros calificamos al proyecto Barracas Bolívar como un salto de calidad en su momento y creímos que no fue bien entendido en la ciudad ¿Pensás que Bolívar, más allá de la novedad, apoyará con el tiempo esta apuesta de Tinelli?

– Barracas Bolívar fue un proyecto adelantado en el tiempo, por lo que considero que por eso tuvo una cuota de incomprensión. Si nuestro proyecto hubiera sido un error, hoy no existiría el fútbol en el Ciudad de Bolívar. Nadie comete dos veces el mismo error, por más que los actores sean diferentes, la génesis es la misma. Barracas fue algo que se adelantó. En lo personal fue maravilloso. Bolívar fue campeón en el 31 y Barracas ascendió en aquel torneo del 2003/2004. Son cosas que no te quita nadie y sin dudas dejó una marca en todos aquellos que participaron de una u otra manera en esa gesta. Espero que hoy el Ciudad pueda reflejar ese espíritu, que supere los logros deportivos y sobre todo que se mantenga en el tiempo. No estoy en Bolívar para saber si lo apoyan o no. Desde mi lugar siempre voy a acompañar esta clase de emprendimientos. Nosotros en su tiempo le dimos mucho a la ciudad, ya que el fútbol aportó un movimiento que le dio trabajo a personas y comercios en sus distintos rubros. Es importante remarcar que todo aquello fue sin aportes estatales, lo que da un gran valor.

¿Qué opinión te merece el desembarco de Marcelo Tinelli en AFA y si pensás que irá por la presidencia en algún momento?

– Hablo bastante con él. Hoy es presidente de la Liga y con esta nueva estructura al presidente de AFA se le extendió el mandato hasta 2025. Acá hay un tema que nadie dice y me parece pertinente marcarlo. Una cosa era la Superliga, la cual era autónoma. Otra es la Liga, la cual depende de AFA. Este nuevo proyecto es un estamento interno dentro de la Asociación del Fútbol Argentino a diferencia de lo que hicimos nosotros, por lo que no sé cómo saldrá. El mundo demostró que se necesita una AFA y una liga, llámese Superliga o como sea. Teniendo a la selección por un lado y al torneo por otro podés ir a buscar sponsors distintos, haciendo que el fútbol sea el beneficiado. De la manera que está ahora, todo pasará por el mismo lugar. Hoy creo que se están unificando los derechos internacionales de televisión y al no tener esa autonomía creo que es una incógnita. Ojalá que todo se desarrolle de la mejor manera, que sea un salto de calidad y que supere a la Superliga. Mi primera visión es esa, ya no es una entidad autónoma, lo que genera que ante cualquier cosa tengas que ir a tocar el timbre, sea por cuestiones disciplinarias, de árbitros, competencia o dinero.

P.L.P.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img