Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 30 de septiembre de 2021
13.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Ser fuego, ser espejo

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas

Los padres de Adrián se conocieron bailando folklore, su padre es un poco payador, un poco improvisador, y canta folklore; a su madre le encanta bailar; su hermano Pablo, casi bolivarense, estuvo viviendo mucho tiempo en nuestra ciudad, es bailarín de tango y un excelente cantante de tangos y otras yerbas; la compañera de Pablo, Marianela, es saxofonista y profesora de su instrumento; Lea (Leandro), “mi hermanito” le dice Adrián porque es dieciséis años menor, toca clarinete y guitarra, y estudia dirección orquestal en La Plata; su compañera, en la vida y en la música,es Daira Aita, una piba que se canta todo, Lea y Daira integran Tu Pausa Dúo, además Lea está en la banda Hermano del Ghetto, que cuenta con dos bolivarenses, Juan Emilio Lobos en saxos y Agustín Sproviero en batería.

- Publicidad -

Pero hay más, las hijas de Adrián, Victoria y Wara Pérez Suárez son violinistas, y a menudo acompañan a su padre en los recitales.

“Tengo la suerte de formar parte de una familia dónde somos todos músiques y hacemos música cada vez que nos juntamos en familia – dice Adrián – Cuando nos juntamos con la familia las guitarreadas son anecdóticas.”

Está más que claro que Adrián Pérez Quevedo viene de una familia musiquera de Daireaux, como son les Carabajal o Exertier y Acosta-Molfese sin nos adentramos en nuestros pagos. Adrián viene seguido a Bolívar, su última visita fue en febrero de este año cuando junto con su trío (Facundo Zlaya en guitarra y Elbio Benítez en percusión) nos deleitaron con bossa novas, clásicos del folklore, swing y boleros en Don Giácomo, uno de los refugio para los músicos en Bolívar que lamentablemente dejó de funcionar.

“Sigo con el gusto de poder tocar con Hernán Caraballo y la bandita que tenemos, que la integran Raúl Chillón (percusión), Hernán Moura (bajo) y Nico Holgado (guitarra), tremendos músicos bolivarenses, en algún momento se sumaron Jorge Godoy y Franco Exertier – cuenta Adrián – Todos ellos me consideran un bolivarense más y yo me siento muy halagado. También he compartido música con Maia Acosta, Juan Manuel Fagnano y Los Cohetes Lunares, con Norberto Paolone y Abel Álvarez en las guitarreadas en El Barco Pub.”

 

 

 

Adrián es clarinetista, saxofonista, guitarrista, cantante y compositor, ejecutante de quena y sikus, también es director de la Orquesta Escuela de Daireaux, que hoy cuenta con una matrícula de doscientos y pico de pibes, y continúan trabajando de manera virtual.

“Mi primer contacto con la música fue en la Escuela Primaria, tenía una profe de música muy buena que me acercó al canto, a la flauta dulce, al metalofón -cuenta Adrián – A los ocho años ingresé con el clarinete en la banda Rafael Luengo, el primer instrumento que comencé a estudiar en serio fue el clarinete, que lo sigo tocando, es mi preferido, el que más desarrollo y estudio. También estudié guitarra con dos profesores, primero con un profesor que nos enseñaba en un cuartito chiquito y después con Roberto Arana, integrante de los Hermanos Arana, un gran músico, un gran profe. Roberto me hizo ver la música de manera más profesional. Luego seguí tocando, más que nada música de cumbia, en una orquesta como las de antes, para los bailes, primero Grupo Maracaibo y luego Grupo Enlace. Anduvimos alguna en Bolívar, en Fuego Bailable. Ahí compartí muchas experiencias con Fernando Cañas, que era nuestro cantante y también era músico de su proyecto solista.

Siempre mantuve una estrecha relación con los músicos de Bolívar, con Los Cohetes Lunares, Sandra Santos, Hernán Caraballo; alguna vez formé parte del grupo Tomá mate para un Pre-Cosquín.”

Luego de diversas experiencias musicales Adrián partió hacia La Plata, inició la carrera de Dirección Orquestal, estudió clarinete en el Conservatorio GilardoGilardi para lograr una formación más académica en el instrumento.

Obvio que un músico inquieto como él no se conformaría sólo con el rigor del estudio, Adrián salió a la calle para tocar en peñas o en cualquier lugar dónde lo invitaran. “Así fue creciendo y aprendiendo el arte de la música”, dice.

El guitarrista, compositor y cantante Juan Quintero (Acá Seca), el guitarrista tucumano Juan Pablo Piscitelli y Emiliano Linares, director coral (grupo El Cuartucho), el jujeño Bruno Arias, con que inició una linda amistad. En la ciudad de las diagonales también compartió experiencias con músicos del 

Grupo Coroico, de ellos aprendió a tocar la quena, el sikus, el charango; también integró el grupo Génesis Aymara (vinieron a Bolívar varias veces).

Todas estas experiencias le dieron a Adrián un rico aprendizaje en instrumentos como la quena y el sikus.

“Hice muchos viajes al norte, a Jujuy, a los carnavales, un año laburé con Tomás Lipán – cuenta – Yo estaba ahí como sesionista, en carnaval los músicos se van marchando y me tocaba reemplazarlos. Tuve mucho contacto con el norte, con su folklore y a su vez con la música académica, que es lo que a mí me encanta, tocar música de cámara, dirigir alguna orquesta. Hoy en día sigo estudiando dirección orquestal con el maestro Mario Benzecry, clarinete con el maestro Daniel Kovacich.”

La formación tan importante que obtuve en La Plata fue muy importante, aparte, haber vivido con chicos de Jujuy, que tocaban en También a mí siempre me gustó mucho cantar y tocar la guitarra y pesar de que yo me dediqué a los instrumentos de viento siempre seguí cantando, tocando la guitarra y componiendo también, no mucho, nunca fui un compositor muy prolífico pero algunas cositas y ahora las estoy reflotando. Ahora es como que se me ha venido una nueva etapa de compositor y de cantautor. En eso ha influido mucho una movida que se arma los viernes, un fogón virtual, dónde he conocido varios cantautores y chicos que están haciendo música y poesías muy grosas y entre ellos está Valentina Liff, que es una compositora y cantautora muy grosa, conocí su tema ‘Sal’, que lo tengo en mi lista de favoritos, hice una versión con violines y ella se sintió muy halagada.

He ido haciendo amigues nuevos, artistas muy talentosos que han compartido el vivo en la Sala San Martín, un vivo que empezó a hacerse en Daireaux, que se transmite vía streaming, me permitió compartir con Juan Manuel Fagnano, un gran pianista bolivarense, haciendo como un simulacro como si él estuviese ahí, a través de un video, tocando con Gaia y con Tu Pausa Dúo.”

 

Para asomarse y disfrutar la faceta de compositor de Adrián Pérez Quevedo en youtube se puede ver y escuchar su exquisita ‘Chacarera del despierta’, en la versión de Tu Pausa Dúo, grabada en agosto de este año.

“Sacar las penas afuera limando las asperezas / hoy canto una chacarera para una vida que empieza / Dejo ser mi mente libre de reglas y tradiciones / cuerpo sano y alma noble sin bases ni condiciones / tan solo añoro saber que hay detrás del horizonte / mis pies se mueven sin rumbo, soñando encuentro mi norte / Ser fuego, ser espejo sin apego ni presiones / caminar, irse bien lejos, para encontrarse en canciones / Conectarse con la tierra, sembrar mi propio alimento / subir y bajar la sierra, correr a la par del viento / Como cola de lagartija me corto y vuelvo a crecer / así es esta nueva vida, renace al amanecer / Gritar, soltar, amarse, son cosas muy necesarias / el miedo es un vidrio frágil que con enojo se empaña / Ser fuego, ser espejo sin apego ni presiones / caminar, irse bien lejos, para encontrarse en canciones…”

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img