Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 23 de junio de 2024
6.9 C
San Carlos de Bolívar

Se sortearon 23 viviendas y 168 lotes con servicios

El República de Venezuela estuvo colmado y lleno de emociones como en las mejores noches del vóley.

- Publicidad -
- Publicidad -

Es inevitable ingresar al Complejo República de Venezuela y no tener la sensación de que uno va a ver vóley, y más si las tribunas están colmadas como anoche; pero no, no hay vóley, no podría haberlo porque el campo de juego también estaba cubierto por sillas y gente sentada.

Concurrimos a un nuevo sorteo de viviendas y lotes con servicios que demuestra la necesidad habitacional que hay en la ciudad. La capacidad del República de Venezuela con sus múltiples ampliaciones y el campo de juego también cubierto, llega a un número interesante, y estaba cubierto en un 90 a 95%, con muy pocos claros, incluso mucha gente parada detrás de las sillas del rectángulo que alguna vez tuvo parquet.

Era imposible no emocionarse al ver tanta gente, pero a la vez entender que quienes estaban ahí no son propietarios. Algunos hará poco que necesitan de una vivienda porque por su juventud no hace tanto tiempo que emigraron de la casa de sus padres; pero otros que peinan canas o no peinan pelos seguramente han esperado este momento, esta oportunidad o una oportunidad cualquiera de tener una casa o un terreno por años.

Es cierto que ha habido sorteos vía el RUIPABI en varias ocasiones, que algunos de los que fueron favorecidos con los lotes con servicios ubicados detrás del Barrio Anteo Gasparri ya construyeron y viven en el lugar, al igual que los que fueron favorecidos con las viviendas del Techo Digno mal llamado “Zorzales Nuevo” y a la espera de un nombre como la gente. Y también están quienes consiguieron una de las casi 200 viviendas que se sortearon por el Procrear en cercanías del cementerio; aunque eso es otra cosa, se requería de determinados requisitos e ingresos más importantes que la media.

Lo de anoche fue un termómetro electoral también. No se puede traducir la cantidad de gente que hubo en votos, porque fueron más los que se fueron con las manos vacías que con alguna pre adjudicación; pero la sensación, la adrenalina, la ilusión que vivieron en el comienzo del sorteo fue igual para todos. Y de esos momentos hay pocos no sólo en un año calendario, sino incluso pocos en un ciclo municipal de 4 años.

Anoche el oficialismo se jugaba una patriada. Llenar el Complejo República de Venezuela representaba un golpe de efecto a menos de un mes de las elecciones al margen, insisto, de que no se puede traducir en votos la cantidad de gente que estuvo presente. Los discursos de Marcos Pisano primero y Bali Bucca después fueron en esa línea, sin pedir el apoyo en las urnas para el 13 de agosto, pero sí dejando en claro que ellos sortean viviendas y ya han conseguido muchas soluciones habitacionales para los vecinos.

A esta altura de los acontecimientos uno no ha visto todo pero no se puede asustar por este tipo de actos tan cerca de las elecciones. Que los han hecho todos los que han podido hacerlo en las distintas épocas, más acá o más allá, siempre que la democracia permitió votar, cada uno utilizó sus herramientas para sacar ventaja, ejemplos sobran, no alcanzan los dedos de las manos para detallarlos.

Yendo al sorteo en sí, tras los discursos de Pisano y Bali los escribanos Jano y Osmar Ariel Pacho se pararon frente a las cuponeras, convocaron a un pequeño menor de edad para que les hiciera de asistente y comenzó ese prode de sensaciones que cada uno se jugó a la espera de tener una chance, de una casa, en el mejor de los casos, para dejar de alquilar y poder tener una mayor tranquilidad económica en tiempos de crisis, que es casi siempre.

Lorena Palacios en la locución iba dándole ritmo y controlaba el termómetro. Los primeros adjudicatarios de viviendas no estaban presentes, hasta que por allá alguien empezó a los gritos en la tribuna, fue la primera en conseguir una casa, pre adjudicataria por ahora, hasta que todos los papeles se pongan en regla. Junto a su pequeña hija no podía creer lo que estaba pasando mientras la saludaban Bali y Pisano, y posaban para las fotos de rigor.

Y así se fueron repitiendo las emociones. Si no estaban presentes, los llamaban y les daban del otro lado del teléfono una de las mejores sorpresas que una persona puede tener: “Te ganaste una casa”. Hay que pagarla, es cierto; pero en cuotas que no tienen nada que ver con los créditos UVA o incluso algunos del Procrear.

Muchos jóvenes se hicieron acreedores de viviendas, en el parlante resonaban los DNI que comenzaban con 40 ó 40 y tantos millones. El contraste se dio con un hombre mayor, de apellido Bustamante, que no paraba de festejar en la tribuna tubular que se encuentra frente a lo que era la platea en los partidos de vóley.

Mientras se seguían sorteando las viviendas, aparecían los adjudicatarios, algunos estaban trabajando, otros no habían podido acercarse al sorteo por otras ocupaciones; pero ante la convocatoria para entregarles la carpeta, nadie dudó en llegarse hasta el Complejo República de Venezuela.

Finalizado el sorteo de viviendas, que terminó de manera emotiva con una familia que tiene un integrante con discapacidad, se pasó al de los lotes con servicios. Quienes fueron con expectativa de llevarse una casa, empezaron a irse, de todas formas quedaron muchos, muchísimos sentados en sus lugares a la espera de salir sorteados y hacerse acreedores a una porción de tierra en cercanías del campo de Golf o el Barrio Cooperativa de Viviendas, donde están ubicados estos lotes con servicios que con precisión de lote y manzana nombró Lorena Palacios en el micrófono.

Los lotes con servicios eran muchos más, y hubo muchas emociones cuando les tocaron algunos empleados municipales de renombre como Paola Dadante o Mauricio “Checho” Figueroa, quienes no cabían en sí de la alegría. Figueroa, incluso, estaba trabajando como integrante de la protección ciudadana que había en el Complejo, al igual que Lucas Salván, también favorecido. Hasta un recolector de residuos fue avisado que había ganado un lote y se hizo una carrera hasta el Venezuela.

Fue una noche de emociones contagiosas. Gente que en realidad necesita una vivienda y que fue adjudicada, ni hablar las personas con integrantes con capacidades diferentes en su familia o los muchos con hijos chicos que a partir de ahora tendrán casa propia y podrán heredarla algún día.

Lo de anoche sonó a golpe de efecto, la gestión municipal quería demostrarse que tenía poder de convocatoria, y si bien la necesidad de viviendas es mucha, la gente acudió en masa para llenar el Complejo como en las mejores noches del vóley.

Se anunciaron próximos sorteos, se habló de los complejos habitacionales que se construirán a la vera del Barrio Cooperativa, esos de tres pisos, que cuando se terminen significarán el barrio más importante en la historia de la ciudad.

Hubo muchos que se fueron desilusionados; pero sabiendo que tendrán otra chance, y que al menos les tocó “perder” a manos de un tan necesitado de vivienda como ellos. Y hubo un gran lote que se fueron contentos, a los que les habrá costado dormir con tanta alegría, pensando en la mudanza, en cuál es la casa de esas 23 que les toca, que si da a la plaza, etc.

Está bueno que pasen estas cosas al margen de la campaña electoral. Bolívar tiene mucha demanda habitacional, la presencia de la gente en el Complejo lo demuestra y los números de inscripción en el RUIPABI no mienten. Anoche muchos se fueron más que felices con su casa o su terreno, y eso es lo que hay que rescatar por sobre todas las cosas.

Ángel Pesce.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img