Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 25 de septiembre de 2021
12.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Se realizará en Bolívar la Misión Eucarística Juvenil

- Publicidad -
- Publicidad -

Bolívar recibe este fin de semana a la Misión Eucarística Juvenil. El padre Mauricio Scoltore explica de qué se trata.

“Estamos preparando la Misión Eucarística Juvenil. Esto comenzó en el año 2013 con un grupo de jóvenes y un sacerdote de Tandil, que fueron a Río de Janeiro a la Jornada Mundial de la Juventud con el Papa Francisco, y allí fue donde Bergoglio dijo la famosa frase ‘Hagan lío’, y lo dijo para que lo hicieran en sus Diócesis, entonces estos chicos tomaron la frase completa y volvieron pensando qué podían hacer en nuestra Diócesis de Azul”, comenzó por explicar.

- Publicidad -

El padre agregó que “a los chicos se les ocurrió hacer misión dentro de la Diócesis de Azul, a veces vamos a otras Diócesis, con el Cervantes hemos ido a Mendoza, a San Juan y a Chubut; pero ellos comenzaron a trabajar dentro de la Diócesis. A partir de ello invitaron a participar a jóvenes de distintas ciudades y lograron armar un gran grupo misionero para esta experiencia. Son jóvenes que tienen su tarea en cada parroquia pero que se unen una o dos veces al año para la misión eucarística. Hay representantes de Azul, Tandil, Olavarría, Saladillo, Benito Juárez, y nos dan la posibilidad de que invitemos algunos chicos de Bolívar para que puedan prenderse”.

“La idea es hacer una misión intensiva, los chicos que vienen son alrededor de 100, eso impacta mucho, y queremos que toda la comunidad pueda involucrarse para recibirlos y para participar de la misión”, sostuvo el padre. “Estamos pidiendo algunas cositas para que nos ayuden. Una muy importante es el tema de alojamiento, ellos piden si es posible alojarse en casas de familia porque parte de la misión es la visita a esa familia anfitriona. El alojamiento es para dos o más misioneros, de acuerdo a las posibilidades que las familias tengan, cada uno decide si quiere recibir varones o mujeres. Esto del alojamiento es para que duermen el viernes por la noche, desayunen y duerman el sábado y desayunen el domingo, el resto de las comidas las estamos preparando con un grupo de gente de la Parroquia para hacerlo en la sede de los Scouts”, puntualizó el párroco.

Siguiendo con los pedidos de colaboración, el padre dijo: “Vamos a necesitar gente que nos dé una mano para preparar el resto de la comida, entre toda la comunidad la vamos a hacer. El domingo ellos van a hacer una experiencia solidaria, nos hicieron ellos la propuesta y se nos ocurrió visitar a las familias que se benefician con la entrega de las viandas de la heladera comunitaria. Estamos haciendo un relevamiento de estas familias para que ese domingo un grupito de misioneros vaya a cada casa, los visite, recen con ellos, hagan la misión; pero además que les hagan un aporte de algún alimento no perecedero y eso también lo vamos a ir recolectando con toda la comunidad”.

“Lo importante de esto es que todos podamos participar de lo que vienen a ofrecer los misioneros, sobre todo el sábado, que va a ser el más fuerte en cuanto al trabajo. Durante el día nos proponen rezar en la misión eucarística, lo haremos en el templo parroquial por turnos, mientras otro grupo va a recorrer un sector de la ciudad que será una  parte de Los Zorzales, donde estarán en la mañana del sábado y también parte de la tarde. A la tardecita tenemos la misa en el templo y posteriormente la procesión con el Santísimo Sacramento por las calles de la ciudad, y una oración eucarística pública en la calle. Ellos nos pidieron buscar algún lugar en el que los chicos se junten, y ahí cerquita arman el altar para hacer la oración. Se nos ocurrió que el Centro Cívico es un lugar que convoca a los chicos, quizás el altar lo armemos entonces en la ochava de la Municipalidad para que se vea que hay jóvenes que le cantan a Jesús, que rezan, que participan de la vida de la Iglesia, y eso es testimonial para poder llevar a otro a involucrarse también”, prosiguió con el detalle el padre.

Aquellas familias que quieran recibir a los misioneros, hacer donativos, ¿tienen que acercarse a la Parroquia?

-Exacto, todas las mañanas de lunes a viernes, de 9 a 12 está la Secretaría Parroquial abierta, y por la tarde durante la hora de la misa siempre alguno hay para atender. Sino tenemos el teléfono de cura (15573008), otro teléfono de una colaboradora de la Parroquia (15513075), o el fijo de la Parroquia (427459). Ahí pueden comunicarse para lo que sea, tanto para el tema del alojamiento, para ayudarnos con la comida de los misioneros o el gesto solidario.

Ya tenemos los grupos armados de trabajo pero nunca sobran colaboradores, así que quien quiera ayudar, podrá hacerlo.

¿Tienen previsto cómo manejarse si llueve ese fin de semana?

-Depende la intensidad de la lluvia; pero si llueve muchas de las actividades previstas para el aire libre se harán dentro del templo.

Consultado sobre otras actividades y necesidades de la Parroquia, el padre Mauricio expresó que “en la Parroquia hay muchas cosas para hacer y somos pocos trabajando: tenemos el grupo de señoras en la sede de Cáritas en calle Olascoaga, la entrega de la vianda todas las mañanas, siempre es necesario que haya una o dos personas recibiendo a las familias, entregando; y después el resto de cosas de la Parroquia. Hay una tarea muy importante que algunos creen que es muy difícil y no lo es, sólo hace falta amor, que es el tema de la Catequesis, acompañar a los chiquitos que se preparan para la Comunión y la Confirmación. Mientras más catequistas haya, más chiquitos son los grupos y mejor se trabaja. El año pasado fueron 300 los que tomaron la Comunión y otro tanto se anotaron este año, así que es importante ir sumando catequistas para trabajar mejor.

¿Hace falta alguna preparación para ser catequista?

-Hace falta fe y amor a Jesús. Para aquel que no tiene nada de preparación, se empieza acompañando a alguien de experiencia y con eso mismo se va formando. También hay algunos cursos virtuales o presenciales; pero lo mejor es aprender sobre la marcha con otro catequista.

En mis primeros años de cura, en la parroquia que estaba armamos la catequesis familiar y hubo mamás que vinieron en esa oportunidad a acompañar a sus hijitos que se preparaban para la comunión, y muchas de esas mamás hoy todavía están trabajando en catequesis. Siempre insisto en la importancia de la catequista que sea mamá joven; pero con el corazón de mamá joven, no es la edad del documento sino la actitud en esto. Se puede ser siempre con esa actitud de cercanía a los chicos, de ganas de buscar lo mejor para ellos”, concluyó.

V.G.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img