Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
7.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Sé que haciendo las cosas bien voy a seguir estando adentro del equipo”

- Publicidad -
- Publicidad -

Debido a las malas condiciones climáticas, a mediados de este mes fue postergada la primera fecha del campeonato del Karting del Centro. Se había reprogramado para los días 21 y 22, justo después que el presidente anunciara el comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio. Allí quedaron pendientes las ansias por salir a pista de numerosos pilotos de la región, entre ellos el bolivarense Santiago Fuentes.

Hoy Santi cumple con la cuarentena, como todos, y en este momento en que la vorágine del día a día se detiene y surgen momentos para hablar más en profundidad de cada tema, charló con La Mañana sobre su renovación con el equipo oficial “Gastón Dammiano Motor Sport” y lo que representa para él esta contratación para que siga representando la firma de la fábrica de chasis y el preparador juninense. También dio su opinión sobre el futuro circuito de A.Bo.Ka. Esto es lo que dijo:

- Publicidad -

– Estamos esperando que pase todo esto para ver si podemos empezar, porque no se pudo correr ni siquiera la primera fecha del campeonato. Estamos todos los pilotos igual, con unas ganas tremendas de correr.

Antes de que comenzara el campeonato, la categoría había anunciado que seguirás siendo piloto oficial del equipo de Gastón Dammiano…

– Así es, ya estoy confirmado, ya tengo el contrato firmado para este año, ahora sólo falta que se pueda ir a correr. Ya estuve con la gente del equipo, en Junín, y fuimos a hacer algunas pruebas al circuito de Chivilcoy antes de la primera fecha. Anduvimos muy bien en esas pruebas; de las cuatro tandas, en tres hice el “1”… Probamos el chasis, algunos cosas que se le hicieron al karting, y todo respondió bien.

¿Te entregan el mismo karting del año pasado?

– Sí, es un karting KDM, el mismo que estrenamos a mitad del año pasado, y el motor es el que habitualmente corro. Este año iré con todo lo mismo, únicamente cambié el número porque llevaré el 3… Otra vez tengo ganas de pelear el campeonato, vamos a ver -cuando esta situación pase- si volvemos a correr para pelear por el 1…

 

¿Se fueron muy arriba los números, este año, para poner un karting en pista?

– Imagino que sí; yo sólo tengo una noción “por arriba” porque no ando metido en los números del equipo, pero supongo que para ir a correr hoy se necesitan no menos de 20.000 pesos por carrera para tener un motor como los de mi equipo. Eso, sumado al chasis y todo lo que hace únicamente al karting, debe hacer un número cercano a los 30.000 pesos…

 

Vos no tenés que hacerte cargo de esos gastos…

– No; al igual que mi compañero de equipo, Facundo Aldrigheti, de Neuquén, corremos para la estructura formada por KDM, que es una fábrica de chasis, y Dammiano, quien hace los motores… Hace muchos años que trabajan juntos y son los que me vienen contratando desde hace dos años para que corra para su equipo oficial, por lo que mi responsabilidad es la de tratar de poner a ese equipo lo más arriba posible.

 

Qué ventaja es ser contratado y no tener que preocuparte por afrontar los gastos ante cada carrera…

– Sí, estas posibilidades no se presentan todos los días y la mayoría de los pilotos tiene que esforzarse por ir a cada fecha, como lo había estado haciendo yo desde que me inicié en mi carrera deportiva. Hasta ser contratado, tuve que poner plata de mi bolsillo para las gomas, la nafta, la inscripción y afrontar todos los gastos del karting. Antes era distinta la situación; hoy está bravísimo poder hacerle frente a todo esos gastos.

 

Contanos cómo nació tu relación con el equipo de Dammiano…

– Hace dos años me había podido comprar un motor Yamaha Internacional. Había hecho un esfuerzo tremendo para comprarlo, más allá de que era usado, porque ese tema se maneja en dólares… Conseguí uno más o menos en precio, lo compré y corrí hasta la mitad de ese campeonato, hice cinco carreras. Hasta ese momento me habían estado observando los del equipo y cuando ya me había preparado para la siguiente fecha, y ya tenía el karting listo, me llamó Dammiano, el padre del muchacho que prepara, y me tiró la idea de correr para ellos. Los chicos me decian que iban a llamarme y yo no podía creerlo… Para cualquier piloto es muy satisfactorio que te llamen y te hagan esta propuesta. Incluso al principio pensé que iban a decirme “te va a salir tanto por carrera”, imaginé que querían alquilarme un karting, pero sin embargo me dijeron que sólo tenía que sentarme y correr…

A partir de entonces empezó esta relación con el equipo. A la siguiente carrera tuve que ir solamente con el bolso de la ropa y el casco… Sinceramente, desde entonces estoy muy feliz por recibir esta confianza, porque yo nunca anduve con “fierros” de punta, siempre salí a pista con lo que se podía en ese momento y tuve que ir “peleándola”… Me defendía bien manejando, pero sin el mejor fierro que podía poner en pista.

 

Las exigencias deben ser importantes…

-Y…hoy en día, si te quedás atrás, te pisan. Cuando empecé a correr para el equipo, gané la primera carrera, a pesar de que era todo nuevo: estaba con ellos, corría con un chasis diferente al mío… Así empezó la relación; después fuimos a correr a Santa Fe, a un Provincial en Laboulaye… Ese primer año en el equipo fue de mucho aprendizaje, sobre todo intenté superar la presión que algo así conlleva. Sé que esa presión me llevó a cometer errores en pista, a veces me jugó en contra, así que en ese sentido, ese primer año fue bastante complicado. Quería ganar o ganar y hay veces que no se te da…

Con el tiempo, empecé a tranquilizarme, a escuchar un poco más, a ir puliendo cosas, y fui evolucionando. Incluso tuve que ir a un psicólogo, aunque parezca mentira, para contarle lo que me pasaba, siempre pensando en mejorar. Como dije, mejoré, despejé la cabeza y fui avanzando, así es que estamos por encarar el tercer año con el equipo.

Hoy siento que me saqué esa presión y corro más tranquilo. Entendí que no te sirve competir presionado. Hemos obtenido buenos resultados pero hay que seguir mejorando; trato de ir aprendiendo cosas nuevas siempre porque la categoría tiene un nivel terrible, todos van muy fuerte. Es difícil ganar una carrera, no es sencillo mantener la punta cuando traes a un rival “soldado” atrás, pero son cosas que con el tiempo vas aprendiendo a superarlas, forma parte de la experiencia.

Nunca había corrido para un equipo; siempre había ido a cada carrera con mi karting, mi cajón de herramientas, sin depender demasiado de otros… Hoy formo parte de esa estructura, nos tenemos confianza, nos conocemos, y trato de disfrutar este momento porque nunca se sabe hasta cuándo durará. Sé que haciendo las cosas bien voy a seguir estando adentro del equipo, pero debido a la economía del país y los gastos que lleva bancar un karting así, con dos pilotos oficiales, se hace pesado para cualquiera.

 

¿Te piden que entrenes físicamente?

– No, no me lo piden pero lo hago por una cuestión lógica. Para salir a pista en condiciones, tenés que estar bien físicamente. Por eso voy permanentemente al gimnasio, salgo a correr y trato de estar en estado. No fumo, no hago nada raro y me siento bien, más allá de que en las carreras igualmente me canso porque el ritmo de punta, vuelta a vuelta, es bravísimo… Para estar arriba tenés que hacer combinar todo: además de un buen karting, la cabeza te tiene que llevar bien, porque si no te cansás los brazos, te acalambrás… Y no es fácil hacer combinar todo, yo lo he ido mejorando día a día, con el tiempo, tomando las cosas en serio porque es lo que me gusta hacer.

 

¿Tenés que ir a Junín antes de cada carrera, a probar?

– No; después de cada carrera, el karting se desarma íntegramente, le hacen los trabajos que corresponden, y después se hace lo que decide el equipo. Si quieren que vaya a probar, voy; de lo contrario, nos encontramos directamente en las carreras.

 

Vale decir que el equipo se promociona con tu performance y la de tu compañero. De acuerdo a los resultados que ustedes consiguen, ellos suman “clientes” que le alquilan o compran sus elementos…

– Claro, el equipo vive de la preparación de karting y el alquiler de elementos de competición, como así también de la atención en pista. Nosotros tenemos que darle una mano al equipo y tratar de poner su motor y su chasis adelante. Son muchos los equipos que se dedican a lo mismo, que impulsan diferentes marcas… El que hace chasis marca KDM va sacando modelos nuevos todos los años, y nosotros, con nuestras actuaciones, tenemos que tratar de hacer que la gente siga eligiendo esa marca y confíe el motores de Dammiano, como buenos “fierros” para ir rápido…

 

Dijiste que habías estado probando en Chivilcoy y allí será la primera fecha cuando se levante la cuarentena. Te gusta ese circuito, y te va bien ahí…

– Sí, ahí fue donde gané la primera carrera que hice con el equipo. Hemos ido muchas veces y siempre hemos estado en la conversación. Igualmente me adapto rápido, tanto al karting que den como al circuito donde haya que correr.

Hoy que aguantar esta cuarentena y quedarse adentro porque un virus de estos te apesta y no te deja ir a correr. Ya habrá tiempo para salir.

 

Cuando finalicen el circuito de A.Bo.Ka. vas a ser uno de los primeros en recorrerlo…

– Y…sí, para dar unas vueltas tengo mi karting propio, en mi taller, listo para hacer alguna prueba cuando se pueda.

 

¿Lo has visto?

– Estuve hace unos días en el predio, con el Pato Cattáneo. La verdad es que está espectacular, cuando termine, será hermoso. La cabina de transmisión está terminada, con las puertas colocadas… El día que eso esté listo, si el piso es bueno será un “pistón” porque tiene sombra, un lugar hermoso para la gente que vaya a mirar, y el circuito tiene un dibujo bárbaro, distinto a todos los que conozco.

Ojalá que pase todo esto para que se pueda seguir trabajando en ese lugar y se puedan escuchar los motores otra vez.

S.M.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img