Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 25 de septiembre de 2021
14.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Se presenta hoy en el teatro Coliseo El lado B del amor

- Publicidad -
- Publicidad -

A partir de las 20.30 horas, el Licenciado Gabriel Rolón, protagonista de esta nueva experiencia teatral imperdible, vuelve a proponerle al público, abordar temáticas profundas con un guión de su autoría, ubicándola entre las obras más vistas de la cartelera porteña durante la temporada 2018.

El lado B del amor, que recibió el aplauso emocionado de más de 50.000 espectadores, utiliza el lenguaje de la comedia dramática para abordar las aristas más complejas de ese sentimiento tan idealizado, a partir de una premisa: no todos los amores merecen ser vividos.

- Publicidad -

Una obra en la que se mezclan el humor y la reflexión, el presente y el pasado, la pasión, el deseo y el dolor para ofrecer una mirada distinta acerca de la ilusión amorosa, el desengaño y la violencia de género.

El tema es el amor. Esa experiencia que, en algunas ocasiones, puede dar sentido a la vida, y en otras, ponerla en riesgo.

Cuatro personajes… dos historias. Un desencuentro y una posible tragedia.

Completan el elenco: Cynthia Wila, Malena Rolón y Carlos Nieto. Con la dirección de este último. Y la producción general para UN PLAN Productora de Martín Izquierdo y Fen López.

 

¿Cuál es la trama de la obra? ¿Qué nos permite entender del amor y su devenir en las personas?

-La obra, como el libro que le dio origen, aborda la temática de los amores que enfermos, esos que lastiman, esos que no merecen ser vividos.

Tenemos la idea de que el amor es siempre algo maravilloso que puede salvarnos la vida. Te aseguro que, cuando tenemos la desgracia de enamorarnos de una persona, celosa, posesiva o violenta, por ejemplo, esa relación, lejos de ayudarnos a ser felices nos condena al sufrimiento. En este caso elegí el formato de una comedia dramática para que compartir con el público esta idea de resistir los vínculos enfermos y entender que se puede salir de esos lugares con ayuda.

 

¿Qué relación guarda esta obra con las anteriores piezas teatrales que ha protagonizado y gestado?

-Lo que tienen en común es que se originan en temas que tienen que ver con lo que he vivido como psicoanalista. Mi profesión hace que me relacione todo el tiempo con las emociones humanas, y ellas son las protagonistas permanentes de mis obras. En este caso, como en Historias de diván, se trata de una obra teatral con escenografía, música original y guión. El Amor y las pasiones, fue un mix entre lo teatral y lo discursivo, y mis formatos de charlas se basan más en la relación directa con el público, en un cara a cara permanente entre sus preguntas y la invitación a pensar juntos. Otra coincidencia es que suelo trabajar con los mismos amigos, tanto debajo como sobre el escenario. Estar al lado de gente que quiero es fundamental en mi vida.

 

‘El lado B…’ como obra de teatro tiene su gestación en el libro de su autoría. También ‘Historias de diván’… ¿Cuándo escribe libros ya los piensa teniendo en cuenta las potencialidades de llevarlos a ‘las tablas’? ¿Cómo es la relación entre lo escrito y lo puesto en escena? ¿Cómo elige qué obras son factibles de hacer en teatro?

-Cuando escribo no tengo en cuenta esa posibilidad. Lo mismo pasa con mis novelas. No pensé Los padecientes teniendo en cuenta que sería una película, como tampoco lo hice con La voz ausente, saga de la primera. Si después surge la posibilidad de adaptar mis libros para otros formatos lo tomo como el desafío de escribir otra cosa, aunque basada en el libro, pero que tiene otro lenguaje comunicacional. Los libros cuentan con la fantasía del lector que pone a los personajes rostros y voces que lo recorren. En el teatro, la televisión o el cine no tiene esa posibilidad. Pero puede disfrutar de música, escenografía, efectos especiales y actuaciones. Es decir que son códigos diferentes para intentar seguir en este camino de difundir el Psicoanálisis.

 

Malena Rolón es protagonista de esta pieza. Lo ha sido de otras. ¿Cómo es la relación padre-hija-profesionales? ¿Cómo lo viven?

-Malena es una gran actriz. Desde los cuatro años estudia teatro y se viene preparando para esto. No sólo ha trabajado en mis obras sino en muchas otras, con experiencias en TV y cine. Estar con ella sobre el escenario nos da la posibilidad de comunicarnos desde un lugar distinto. Me pone muy orgulloso ver su profesionalismo, su actitud de buena compañera de trabajo, su sacrificio. Y a ella también le agrada este contacto, esta posibilidad de pasar días enteros juntos, en las rutas, compartiendo teatros, cenas y conversaciones. Algo parecido ocurre con Cynthia, que es mi mujer. Sin embargo el teatro nos ha unido desde un lugar diferente. Y es algo maravilloso.

 

Sus libros son un éxito editorial. Sus obras de teatro cuentan con el acompañamiento de la gente. ¿Cómo toma esta respuesta de los argentinos hacia sus producciones?

-Con profunda gratitud. Le debo a los argentinos todo lo que soy, y no es una frase vacía. Estudié la primaria, la secundaria y la universidad en instituciones públicas y gratuitas, es decir, en lugares que se pagaron con los impuestos de todos. No hubiera podido hacerlo de otra forma. Por eso tengo una sensación esa sensación de permanente gratitud, y por eso recorro todo el tiempo el país. Porque me gusta acercarme y mirar a los ojos a cada uno que pudiere disfrutar de mi trabajo. Por eso al finalizar me quedo una hora o más sacándome fotos, firmando libros y, especialmente, diciendo gracias.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img