Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 04 de diciembre de 2021
17.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Se conmemoró el Día Internacional sobre la Concientización de la Tartamudez

- Publicidad -
- Publicidad -

Fue el pasado 22 de octubre. En ese marco, desde el Instituto 27 invitan a la comunidad a reflexionar juntos sobre valores como la empatía, la tolerancia, la paciencia y el respeto, que hacen que una persona se sienta acompañada, escuchada y contenida.

La tartamudez o disfluencia es una condición muchas veces subestimada. Se trata de una alteración en la fluidez del habla caracterizada por repeticiones, bloqueos e interrupciones involuntarias; de origen neurobiológico; que inciden en el proceso de la comunicación humana.

- Publicidad -

Comienza a hacerse visible entre los dos y los cuatro años, aunque puede llegar a confundirse con las dificultades típicas que tienen los niños para hablar durante esa etapa, en donde el niño, pasa de usar frases cortas y de tener un vocabulario escaso, a utilizar gran cantidad de palabras con diferentes combinaciones. La habilidad de la fluidez se desarrolla con la evolución del lenguaje en interacción con el entorno familiar y social. A la edad de 3 años, los niños comienzan a formular correctamente preguntas y puedes conversar tranquilamente con ellos.

 Cuando hablar continuado ya no es una habilidad que se da espontáneamente y fácil, encontrándose: repeticiones de sílabas, repeticiones de palabras, bloqueos o pausas largas, vacilaciones, prolongaciones, repeticiones de sonidos consonánticos y/o vocálicos o palabras fragmentadas; que suelen ir acompañadas de: parpadeos, exceso de tensión muscular en la cara y el cuello, como así también, ansiedad al hablar o limitaciones en la comunicación eficaz,  aparecen las disfluencias atípicas o tartamudez.

Si conoces a una persona con disfluencia tené en cuenta las siguientes sugerencias:

– No interrumpas ni completes sus frases

– Mantené contacto visual natural

– No modifiques tu conducta al interactuar, utilizá un ritmo de habla tranquilo y natural

– Prestá atención al contenido de lo que está diciendo y no a la forma

– Evitá comentarios tales como: “habla más lento”, “pensá lo que vas a decir”; “tranquilo” y no lo felicites luego de un bloqueo, ya que puede provocar mayor frustración en esa persona

– Sé paciente, ellos conocen las palabras que quieren usar y lo que van a decir, lo único que necesitan de vos es un poco más de tiempo.

En un mundo donde la comunicación condiciona la calidad de vida, debemos dejar atrás la actitud de “esperar” frente a la tartamudez, por la de intervenir a edades tempranas. Es de fundamental importancia realizar una consulta con el pediatra y/o fonoaudiólogo, ya que le brindarán al paciente y a su entorno, herramientas, abordajes e información, necesarias para ayudar a compensar o restablecer la fluidez en el habla y crear un espacio de diálogo libre de ansiedades y de frustraciones.

“Debemos generar un espacio propicio y cómodo, donde haya tiempo para decir y escuchar.”

El trabajo fue realizado por alumnas de 4º año de la Tecnicatura Superior en Fonoaudiología  del I.S.F.D.y T. Nº 27

 

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img