Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
7.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Salazar se impuso a Croce en final de bandera verde y es el nuevo presidente del comité

Julio Ruiz fue tercero, a pesar de que venía con algo de ventaja desde las localidades. En Juventud también se impuso el moranismo con Carolina Panyagua.

- Publicidad -
- Publicidad -

La vida tiene muchas vueltas y así como a veces es injusta para algunos, en otros casos pone las cosas en su lugar. Daniel Salazar ha sido un militante de segundo orden en el radicalismo local, lo era en tiempos en que Carlitos Díaz conducía el grupo, y lo fue a partir de que Juan Carlos Morán tomó la manija. Siempre fue un subalterno de los principales líderes de su espacio; aunque muy cercano a ambos. Parecía que su participación política no iba a pasar de alguna vicepresidencia de comité, como la tuvo con Hugo Goñi a principio de los 2000, o con José Gabriel Erreca entre 2016 y 2018. Hasta que apareció esta interna, que muchos no esperaban pero que otros olfateaban, y Morán se jugó por su amigo, por uno de sus padres políticos, lo mandó de cabeza, a todo o nada, y Salazar, como siempre, obedeció y fue al frente.

Y lo que parecía una interna difícil ante dos tipos con ascendencia en una parte del afiliado como Sergio Croce y el ex intendente Julio Ruiz, terminó saliendo redondo. Ayer Daniel Salazar se impuso en las internas radicales con 22 votos de diferencia sobre Croce y será quien conduzca los destino del comité radical por los próximos dos años. La de Salazar fue una candidatura construida a lo largo de la campaña, que debido a la pandemia y la postergación de las elecciones que debieron pasar de alguna vicepresidencia de comité, como la tuvo con Hugo Goñi a principio de los 2000, o con José Gabriel Erreca entre 2016 y 2018. Hasta que apareció esta interna, que muchos no esperaban pero que otros olfateaban, y Morán se jugó por su amigo, por uno de sus padres políticos, lo mandó de cabeza, a todo o nada, y Salazar, como siempre, obedeció y fue al frente.

- Publicidad -

Ayer Daniel Salazar se impuso en las internas radicales con 22 votos de diferencia sobre Croce y será quien conduzca los destino del comité radical por los próximos dos años. La de Salazar fue una candidatura construida a lo largo de la campaña, que debido a la pandemia y la postergación de las elecciones que debieron celebrarse en octubre pasado, duraron seis meses. Es muy probable que de entrada Salazar no fuera el mejor candidato de los tres pero; Morán le puso el grupo a trabajar, a militar, y en eso hay que sacarse el sombrero, es el mejor de Juntos por el Cambio hoy en día. Y lo que parecía imposible para algunos, ayer se transformó en realidad, una realidad cimentada en un trabajo a conciencia, ordenado, meticuloso y efectivo como se puede ver.

Hasta los integrantes de las otras dos listas reconocían ayer a media tarde en la vereda de la Escuela N°1 donde se votó cómo se había orquestado el aparato moranista para no dejar nada librado al azar, el acarrero de gente no cesó casi en todo el día, y en horas de la mañana muchos imaginaron que por lo hecho Salazar ya tenía media elección en el bolsillo. Claro que después, cuando aparecieron los que van por la de ellos a votar, la cuestión pareció equilibrarse; aunque siempre con Julio Ruiz de tercero en este juego de tres, cuando al principio, allá por agosto, cuando se dieron a conocer las listas, aparecía como el mejor candidato. Ya habrá tiempo para que cada grupo haga su análisis de por qué el resultado de esta elección; pero algo es claro, a Salazar fue al que más le trabajaron ayer.

Llamó la atención no ver algunas caras yendo a votar, e incluso en el “acarreo” de las otras dos listas. Croce tuvo mucha más gente que Ruiz a su alrededor; pero no le alcanzó, y si puntean el padrón, varios de los que parecían “votos cantados” no aparecieron por la Escuela N° 1.

Los golpes justos

El moranismo fue clave con el acarreo a l principio de la jornada, allá por las 8 de la mañana y también a una hora del cierre del escrutinio, cuando allá por las 17 horas sólo los moranistas eran los que aparecían con gente en los autos para votar, muy por sobre sus oponentes. Recién el cese se dio después de las 5 de la tarde, cuando ya parecía que el que no había ido a votar no iba a ir ni aunque lo fueran a buscar von la fuerza pública.

La paridad

Los grupos a su manera tenían una idea de cómo iba la votación, de los dos lados (Salazar y Croce) reconocían que cada uno había tenido su buen momento en el acarreo durante el día y que la elección se podía dar muy reñida. Salazar se mostró optimista en todo momento, mientras que Croce sabía que podía ser una elección de “10 votos arriba ó 10 votos abajo”, como él mismo lo dijo, y no estuvo lejos, fueron 22

Los semblantes

Cuando uno tiene varias elecciones internas cubiertas se da cuenta en las caras de los militantes de cada grupo cómo puede ir la cosa. Ayer los moranistas en todo momento estuvieron altivos, la gente que acompañó a Croce estaba sorprendida por el movimiento que tuvieron los de Salazar a la mañana y les entró la duda de si con eso ya estaba definida la elección. Hubo varias caras que avizoraban el resultado que se dio

Las primeras sorpresas

Como de costumbre, por la cantidad de votos, los primeros resultados que se supieron fueron los de las localidades. En Urdampilleta se impuso Julio Ruiz con 50 votos sobre 36 de Salazar y 35 de Croce. En Pirovano fue más pareja aún entre los tres, Ruiz y Croce obtuvieron 30 votos, y Salazar 28. Increíblemente para muchos desde las localidades venía ganando Julio Ruiz, lo que de muestra que los otros dos aparatos o le restaron importancia al día de la elección en los pueblos o no hicieron la campaña que esperaban hacer

Croce arriba en las primeras mesas de la 1

Cuando comenzó el recuento de votos después de las 18 horas en la Escuela N° 1, de la que primero se supo el resultado fue de la que menos afiliados tuvo a votar, la N° 5. En esa mesa Sergio Croce se impuso a Daniel Salazar por 49 a 43, con Julio Ruiz terciando con 23 votos. La otra mesa de la que también se supo el resultado relativamente rápido fue la 2, donde Croce se impuso a Salazar por 119 a 84 con Julio Ruiz otra vez tercero por nada con 83 sufragios

Una larga espera

Y así nos pasamos la tardecita en la vereda de la Escuela N° 1 esperando el resultado de las otras tres mesas, que a sabiendas de lo ocurrido en Urdampilleta y Pirovano, y en las dos mesas conocidas, le daban a Croce una pequeña diferencia sobre Salazar. Lo que parecía que iba a ser rápido, se complicó. El grupo de Salazar se retiró a la inmobiliaria de Avenida Venezuela, sólo quedaron algunos jóvenes y otros pocos de Julio Ruiz. La espera y la ansiedad por el resultado era tal que algunos se asomaban por las ventanas de donde se contaban los votos para tratar de tener algún dato más

Tendencia Salazar

Algo se sabía adentro de la Escuela N° 1 que en la vereda no, y era que en las otras mesas restantes, la 1, la 3 y la 4, Salazar tenía alguna diferencia que incluso superaba a la que venía manteniendo Croce con las localidades, la 5 y la 2. Algunos hablaban de 40 votos, otros de tendencia irreversible; pero nadie salía a informar nada.

Primeros indicios

Cuando el panorama pareció aclararse adentro, empezar a aparecer algunos moranistas a la puerta de la Escuela N° 1 con caras de “nos dijeron que vamos ganando”. Eliel Nabáez, que estaba de fiscal de Salazar, salió y algo les dijo. Salió Julio Berreterreix, fiscal de Croce, y no dijo nada. A continuación salió la esposa de Croce con uno de sus hijos y tampoco dijo nada, todo hacía suponer que los rumores llevaban a indicios claros de triunfo para Salazar.

Confirmación y llamativa calma

Quienes estuvimos en el comité radical la noche en que Juan Carlos Morán le ganó las primarias de 2019 a José Gabriel Erreca recordamos la invasión que vino desde Casa Cambiemos a tomar la casa radical. Eso no cayó bien en el errequismo, y posiblemente muchos por aquello no fueron parte de la campaña Morán intendente rumbo a octubre. El moranismo aprendió, supo del triunfo, que en principio se dijo de 24 votos de diferencia a favor de Salazar, y contuvo las emociones, algunos más que otros; pero en líneas generales estuvieron correctos.

La procesión de unos y otros al comité

Sabido el resultado (en la mesa N° 1 Salazar marcó la diferencia clave con 141 sufragos contra 95 de Croce y 65 de Ruiz; en la mesa N° 3 Salazar ganó 113 a 105 con 68 de Ruiz; y en la mesa N° 4 Salazar ganó 108 a 98 de Croce y 62 de Ruiz), el grupo que acompañó a Sergio Croce emprendió el camino a comité para saludar al ganador. Los de Ruiz, menores en cantidad, hicieron lo propio, y Salazar emprendió camino desde la inmobiliaria, a pie, distantes dos cuadras y media.

Cuando no es el picaporte, es la llave

Alguna vez Adalberto Sardiña acuñó la frase “el comité tiene las puertas abiertas; pero tenemos que tener la mano en el picaporte”. Pues esta vez no fue el picaporte del ex concejal, ahora no había llave para abrir el comité. Se amucharon personas de las tres líneas, Salazar recibió la felicitación de Croce y Ruiz en la vereda de la casa radical, se fundió en abrazos interminables con Julio Mendiberry, Alfredo López y Juan Carlos Morán, hasta que finalmente Cristina Palacio, de la Junta Electoral, llegó con la herramienta que abría la puerta.

Salazar desde el balcón

Fiel al estilo de los viejos radicales, Alberto Amado abrió el balcón de la sala de reuniones e hizo la presentación del flamante presidente electo, quien les habló a los afiliados desde allí mientras todos lo escuchaban desde la vereda, debido a los protocolos que se deben respetar en tiempos de pandemia. También Carolina Panyagua habló, y Sergio Croce acompañó como buen perdedor y saludó desde el balcón.

Arenga y agradecimiento

Morán juntó a la tropa y habló. Les agradeció a todos, haciendo nombres particularmente en algunos. Agradeció la mesura en los festejos y los instó a comprometerse para adelante. Habló de la necesidad de unidad que tiene el radicalismo en sus bases más que en sus caudillos y mira el futuro con un panorama más claro, pensando en la legislativa que se viene. Salazar también habló, agradeció y repitió “voy a cumplir todo lo que prometí en campaña”, volvió a decir que “acá estaré dos años para hacer cosas no sólo para comer los tallarines de los viernes”. Se emocionó varias veces al recordar a Carlitos Díaz y a otros que ya no están, que han formado parte de su vida militante. Ganó Daniel Salazar las internas de la Unión Cívica Radical. Para muchos es “Salazar al Gobierno, Morán al Poder”. La realidad es que llega con mayoría a la casa radical un grupo que hace años que milita y que nunca tuvo la chance de comandar los destinos, tienen dos años para demostrarlo y dejar al partido a las puertas de lo que será una próxima Ejecutiva, en 2023, cuando venzan estos mandatos.

Ángel Pesce.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img