Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
16.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Rostros tristes y Bandera al tope del mástil en el Día de la Patria

Una sencilla ceremonia no exenta de emoción se vivió hoy conmemorando el 25 de Mayo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Por las limitaciones que impone la pandemia, el acto protocolar por el Día de la Patria quedó circunscripto hoy a la sencilla ceremonia de izamiento de la bandera en el mástil central de la ciudad. Todo sucedió minutos antes de las 11.30 horas de la mañana cuando el intendente muncipal Marcos Pisano, acompañado por una reducida comitiva de personas entre las cuales se destacaban algunos ex combatientes de Malvinas y enfermeras del Vacunatorio Municipal, trasladaron desde el interior de la Municipalidad el pabellón patrio para luego proceder a su izamiento, tarea que asumió el propio mandatario comunal.

En una radiante mañana de sol, apenas un puñado de vecinos “asomaron” al acto protocolar que, más allá de su sencillez, no estuvo exento de la emoción que siempre causan los acordes de “Aurora”, cuyos sones acompañaron la subida de la celeste y blanca hasta el tope del mástil.

- Publicidad -

Pisano se prestó al diálogo con los medios de prensa haciendo un llamamiento a la unidad “hoy más que nunca”, para enfrentar juntos el desafío de combatir la pandemia que mantiene al país en vilo y muy particularmente a nuestro distrito que superó ayer la cifra de 1200 casos activos.

En ese sentido, volvió a aprovechar la ocasión para recalcar la necesidad de que los más de 3000 adultos mayores que aún no se registraron para recibir su vacuna lo hagan, insistiendo en la imperiosidad de ayudar en la tarea de convencimiento y acompañamiento de ese segmento de la población. “Nada nos asegura que, superada esta segunda ola, tengamos que enfrentar una tercera y allí estos 3000 adultos mayores no vacunados pueden ser un detonante de problemas muy serios”, aseguró el jefe comunal.

Un dejo de indisimulable tristeza por el crucial momento que atraviesa la comunidad podía advertirse en los rostros de todos quienes participaron del acto.  Los ojos de este cronista, al menos, no pudieron despegarse de las tres enfermeras que, con sus guardapolvos blancos inmaculados, fueron el símbolo de lo que estamos viviendo. En sus corazones vive la patria hoy.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img