Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
5.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Romina Cabrerizo, sin temores y preparada para enfrentar la pandemia

- Publicidad -
- Publicidad -

Romina Cabrerizo es una joven bioquímica bolivarense que se desempeña en CEMIC desde diciembre de 2013, una institución médica de alta complejidad de Buenos Aires que tiene dos hospitales universitarios y varios centros en el ámbito de CABA. Es, por lo tanto, una de las tantas personas integrantes de los profesionales de la salud que están enfrentando la emergencia desde su propio ángulo, dedicados al cuidado de los demás, mientras viven sus propias vidas familiares y, por ello, sujetos a las medidas de aislamiento preventivas y quizás a los mismos temores que cualquier otro individuo.

Dialogamos brevemente con Romina. Queríamos saber cómo se desenvuelven sus días y cuáles son sus vivencias en estos tiempos de coronavirus.

- Publicidad -

“Estuve en el área de Hematología hasta el año 2018 y desde diciembre de ese año en adelante me desempeño en el laboratorio de Biología Molecular en el área de Anatomía Patológica. Inicialmente aquí, en CEMIC, se vivió la pandemia con bastante tranquilidad. El hospital siguió su curso con algunos recaudos; hace unos 10 días nos proveyeron a todos barbijos 3M, reforzaron la seguridad con guantes, antiparras y camisolines por si teníamos que procesar algún tipo de muestra respiratorias (hisopados, esputos). Empezamos a dejar de saludarnos, fuimos a algunas reuniones de infectología en las que nos comentaron detalles acerca del virus. De modo que todas las medidas que vinieron después fueron muy aceleradas, como lo es la difusión del propio virus. El martes que pasó llegaron indicaciones un poco más concretas, vinculadas con la circulación de pacientes, la delimitación de áreas para los pacientes con sintomatologías gripales y esta semana se implementó, en la sede central, la no atención de turnos. Las dos sedes de internación se dejaron exclusivas para ello. O sea que ya no se ven más personas circulando por el hospital, sólo permanecen los que ya estaban internados o en la Guardia. El resto de las sedes quedaron con atención de público. Los médicos tratan de hacer teleconferencia con los pacientes, especialmente en los crónicos que siguen un tratamiento. Por supuesto que se cerró la cafetería al público y nosotros, como laboratorio, tomamos la determinación de reducir el personal de trabajo diario, nos vamos turnando ya que el trabajo claramente mermó”.

 

¿De alguna manera todas estas medidas las han tomado pensando en un posible aluvión de casos vinculados con coronavirus?

“En principio son medidas de resguardo; pero tenemos que estar sanos para cuando las circunstancias nos requieran. Esperemos que el número de muestras no sea importante; pero si es así debemos estar en condiciones. En lo que respecta a laboratorio ha disminuido mucho la actividad porque la gente no sale a hacerse análisis de rutina. Eso ayuda a evitar el contacto”.

 

Se ha hablado mucho de la centralización que hace el Instituto Malbrán de los análisis y la necesidad de descentralizar ese proceso. ¿Es algo complejo, requiere instrumental e insumos complejos?

“La idea de descentralizar ya está resuelta; sé que nuestro laboratorio está habilitado y si no comenzó lo hará en esta semana. No es un procedimiento que se puede hacer en un laboratorio de rutina. Se requiere un laboratorio montado en biología molecular, con campana de aislamiento y protección, etc. Los laboratorios de alta complejidad lo tienen. Por otro lado hay que armar kits para detección de COVID 19 y no en todos lados están los reactivos. Se está esperando que se liberen las partidas, la mayoría de las cuales las tomó el Estado para validar las pruebas. Todo ello lleva tiempo. El virus apenas lleva 20 días en el país, así que todo se va haciendo bastante rápido.

“En CEMIC yo personalmente no estoy vinculada con virología. Me pusieron en tercera línea, para el caso que se sature el sistema. En tal caso lo que haremos es validación interna”.

 

Como profesional de la salud, ¿te permitís tenér tus miedos?

“Sinceramente no tengo miedo en función de la exposición en el hospital. Nosotros, en lo que es laboratorio, todo el material biológico lo procesamos con conciencia del potencial contaminante o infectivo. Sea cual sea la muestra y la patología, siempre lo tratamos así. Honestamente, le tengo más miedo al transporte público y la aglomeración de gente que a realizar mi trabajo”.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img