Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 19 de enero de 2022
24.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Rock y Navidad: Algunas canciones navideñas del Rock Argentino

Escribe: Mario Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Hoy estamos imbuidos por el espíritu navideño, así que nos acercaremos a algunos discos del rock argentino para musicalizar este fin de semana.

Hay muchas canciones que hacen referencia a la navidad, y no precisamente desde el costado tradicional: David Lebón tituló a una de sus bellas canciones amor ‘María Navidad’ (pueden disfrutarla en “Nayla”, 1980) y llegó aún más lejos cuando grabó junto a su hijo una versión de ‘Navidad blanca’ en “Siempre estaré” (1985).

- Publicidad -

Su coequiper en SerúGirán, Charly García, también hace referencia a este tema en la época de La Máquina de Hacer Pájaros, cuando canta en ‘Bubulina’: “Navidad en el cielo, Bubulina se llevó mi amor; el tiempo exacto entre los dos nunca murió…”.

Yendo más atrás, un joven Flaco Spinetta cantaba en 1969 en ‘Gabinetes espaciales’, simple de Almendra: “…y en navidad todos se juntan; y explotan bombas en la Luna…”

León Gieco escribió en 1973 ‘La Navidad de Luis’, pero recién la editó como simple en 1980 cobijado por el sello Sazam Records. Como otras canciones de Gieco, estuvo prohibida durante la dictadura militar pero como otras de sus compañeras, vería la luz ante que se terminara ese período. ‘La Navidad de Luis’ contiene una letra sencilla, pero emotiva: comienza con la patrona de Luis que le ofrece a éste un pan dulce y un poco de vino para que lo lleve a su casa. A la propuesta, Luis responde: “Señora, gracias por lo que me da, pero yo no puedo esto llevar, porque mi vida no es de Navidad / Señora, cree que mi pobreza llegará al final comiendo pan el día de Navidad / Mi padre me dará algo mejor, me dirá que Jesús es como yo y entonces así podré seguir viviendo…”

En“Dulce Navidad” (1989), el disco debut de los Ataque 77, encontramos ‘Papá volvió borracho a casa (Navidad)’: “Felices Navidades para todo el mundo / Papá llegó borrachocomo de costumbre / Año nuevo, vida nueva, Año nuevo, impuesto nuevo / Año nuevo, sin champagne, sin pan dulce, sin caviar / Navidad, Navidad, Dulce Navidad…”

Por allí anda Luca Prodan, furioso, arremetiendo contra todo y burlándose de las tradiciones ya impuestas, haciendo su versión del villancico ‘Noche de paz’ (“AfterChabon”, 1987), cantando en alemán e inglés, alternado en español la estrofa: “Noche de paz, noche de amor, todos acá por favor / mamá e hijo con antifaz, disfrutando de su noche de paz / sueñan un sueño imposible…”

Los Divididos, en clave de baguala-blues, desde su “Vengo del placard de otro” (2002), compusieron un anti-villancico titulado ‘Villancico del Horror’. Con su habitual ironía y su particular manera de escribir sus letras, Mollo canta: “Feliz navidad, explotó el pesebre, triángulo santo / Quema niño, petardo arrepentido se negó a explotar / Linyera en la axila del 24 al 6 / Napita como aljibe de 1803…”

El rosarino Lalo de los Santos, ya fallecido, publicó en su disco debut, “Al final de cada día” (1984), ‘Reflexiones de Navidad’, donde da cuenta de sus impresiones: “Navidad se sufre entre farsas y engaños / de demonios que son santos una vez al año…”

En su disco-libro “Una mirada” (2004), otro rosarino, LittoNebbia nos muestra ‘La navidad en el mundo’: “Un día sincero quizás tenga menos de lo que alguna vez aposté / En una aldea cualquiera sin tiempo, sin raza precisa / Sin nadie que apure o invada la prisa con un solo día en común porque es navidad…”

Hay una perlita de Charly García medio escondida en youtube. El 21 de diciembre de 2007 Charly grabó un video con una canción de navidad dedicada a su tía.Se registró en el estudio Betaplus de Palermo, y lo dirigió Marcelo Lamorte, el director. El video desapareció misteriosamente, casi un año después la persona lo devolvió, arrepentida.

“El otro día estaba perfeccionando mi nuevo disco, el ex Kill Gil, que ahora se llamará, creo, Mundo B. Y cuando fui al estudio me acordé de un tema, que hice hace poco tiempo, y se llama Oh, tía… Me acordé de ella, de la tía Mecha, y la asocié con la Navidad, la reunión de la familia y todo eso. Yo pasaba mis veranos en su casa, en Castelar – le contó Charly a la revista Gente – La Navidad y el Fin de Año eran más bien festivos. Incluso a mi primo Joaquín, el jesuita, el que me enseñó a jugar al truco, una noche de ésas le pregunté por Dios y me dijo que era como explicarle a un chico de 8 años la Teoría de la Relatividad, que era complejo… Pero, ¿sabés? La última Navidad de la que tengo recuerdos fue yendo a lo de mi mamá, con una motito que tenía, y se me quedó en la mitad del camino. Estaba en la avenida Belgrano… y se hicieron las doce y me quedé ahí, solo, solo, solo. No había nadie en la calle. Y sentí una libertad y una felicidad enormes. Después, nunca más pasé un 24 de diciembre con mi familia. Hace años que no paso una Navidad con mi mamá.”

Navidad de reserva

Luego de editar su álbum debut, la banda Él Mató a un Policía Motorizadolanzó una trilogía de discos cortos (EP), dedicados al nacimiento, a la vida y a la muerte: “Navidad de Reserva” (2005), “Un Millón de Euros” (2006), y finalmente, “Día de los Muertos” (2008).

“La idea nace de querer hacer discos con personalidad, que el álbum sea en sí una obra, con cierta armonía en el concepto principal – comentaba Santiago Motorizado – Lo primero que salió fue la idea de un disco de navidad. Yo estaba escuchando bastante Elvis y Beach Boys, y veía como en una época era un recurso comercial casi obligatorio, salían cosas muy buenas y mucha basura, claro, pero como siempre. Esta buena la idea de hacer eso ahora, fuera de contexto, con una estética más argentina, de calor, decadencia y amor violento.”

“Navidad de reserva” te introduce en un viaje durante 24 minutos de atmósferas sónicas en diferentes estados de ánimo. La audición se torna adictiva a medida que se avanza en el mundo real y descarnado en tiempos de navidad que pintan los platenses. El martilleo incesante de la batería, el pulso del bajo, y las capas de guitarras acentúan las letras cantadas como al pasar, en pocas líneas, pero trazando imágenes contundentes.

“Te persigue la policía en navidad / Es la fiesta que te prometí…” cantan en ‘Navidad en los santos’. Se acuerdan de los desclasados en ‘Viejo ebrio y perdido’; hay también lugar para el desamor en ‘Navidad de reserva’: “Esta mañana dijiste que no ibas a volver, no importa, es más cómodo así, destruyo mi cuerpo con drogas y alcohol / Nuestra navidad de reserva…”.

En ‘Villancico del final’, acotan: “Calor que quema, se termina la noche, no va a volver, vas a llorar, sos un blando y quema….”; para terminar a todo trance con ‘El árbol de fuego’ cantando sólo dos frases: “Otra navidad…” y “Muerto en navidad…”, intercaladas por la grabación de una muchacha hablando a través de lo que parece un contestador telefónico, mientras Él Mató a un Policía Motorizado sigue sonando, las guitarras cortando la atmósfera de la noche navideña y la frase “Otra navidad…” continua dando vueltas en nuestras cabezas, anunciando que ha pasado otra navidad; o alertando que hay otras navidades, además de la de las mesas abundantes y los arbolitos cargados de regalos.

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img