Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 20 de mayo de 2024
9 C
San Carlos de Bolívar

Reflexiones, datos y sueños de un hombre que ama lo que hace

Mauro Pérez - Presidente del Consejo Escolar.

- Publicidad -
- Publicidad -

“Comenzamos un año que va a ser muy ´movidito´”, dijo a este medio Mauro Pérez, presidente del Consejo Escolar Bolívar, quien aceptó el diálogo con La Mañana para comentar todas las actividades que se vienen y las novedades con las que se inaugura el Ciclo Lectivo 2023.

En realidad, el año escolar está a punto de comenzar; pero también es cierto que para Mauro significa una continuidad de la labor del año que pasó, ya que por propia determinación no tomó vacaciones y, por el contrario, estuvo abocado a tareas que quedaron pendientes y a la planificación que corresponde para este nuevo período.

“La semana pasada recibimos la información del aumento de casi un 45 por ciento en el valor de los cupos aplicables a desayunos, meriendas y comedor”, confirmó, al tiempo que se lamentó de la inflación vigente en el país, “que obliga a gestionar incrementos en los valores para poder brindar el mejor servicio. Eso también nos obligó a analizar los diferentes menús que podemos dar, que deben ser equilibrados, con té, café, cacao, poco pan, muchas frutas, que incluya quesos, tomate, que fue algo novedoso el año pasado. En relación al comedor, tenemos entre 12 y 15 menús para ir trabajando. Nos apoyamos en la gente de Nutrición del Hospital y estamos siempre en la búsqueda de equilibrio entre los precios que conseguimos y el gramaje de las dietas. No es lo mismo un comedor para chicos de Jardín, para niños de Primaria o uno de Secundaria”.

Asegura Mauro que personalmente estuvo trabajando en estos ítems y “felizmente creo haber encontrado ese equilibrio”, de manera tal que los chicos este año tendrán en sus dietas carne de vaca, pollo y cerdo, todas de primera calidad, habrá un día de muchas verduras y otro de pastas. Todos los días habrá frutas o postres de leche e insiste en la baja cantidad de pan, ya que el Ministerio entiende que no es bueno que el niño lo consuma todos los días.

Respecto a los proveedores, aseguró Mauro Pérez que son todos de Bolívar. “Hace 4 años, cuando yo ingresé al Consejo, teníamos un proveedor de Olavarría, que debo decir que, en esas épocas, cuando nadie quería entregar mercaderías, esa casa siempre lo hizo; pero a partir de ahí pudimos comenzar a trabajar con proveedores locales, de manera que las partidas económicas que dispone el Ministerio se reparten en 6 proveedores locales”.

Informa, al mismo tiempo, que el año pasado se ejecutó un presupuesto del orden de los 16 millones de pesos para el mes de Diciembre y comenzará la ejecución del nuevo en el mes de Marzo estimado en los 23 millones por mes. “Es dinero que queda en el circuito económico de Bolívar”.

¿Cuántos chicos acceden a este servicio de comedor en las escuelas?

“Tenemos 6200 cupos de desayuno y merienda y 2600 cupos de comedor, más los cupos de los chicos que están en la Escuela Agrotécnica”. Aclara que todos estos cupos se suministran directamente en las escuelas y que también existe la “Caja mesa”, que viene a reemplazar el bolsón alimentario que se entregó durante la pandemia de COVID 19. Son 3980 cajas que las familias retiran de la escuela para ser consumidas en sus hogares.

“Bolívar tiene 14 servicios educativos con comedor”, incluyendo los de las localidades del interior del partido. Hay una gran cantidad de establecimientos que tienen comedor, dice Mauro, al tiempo que asegura que en lo que se refiere a desayuno y merienda “prácticamente llegamos al 100 por ciento de la matrícula de Inicial. Primaria 1, 2 y 6 tiene aproximadamente el 60 por ciento de cupos aprobados, porque no todos los chicos toman su desayuno o merienda allí; y en lo que se refiere a Secundaria 4, Técnica y 10, son escuelas con mucha matrícula que andan en un 50/60 por ciento, ya que no todos los chicos consumen esos cupos y no tiene sentido aprobar cupos que no se consuman porque es dinero inmovilizado”.

¿Cómo se determina qué chico accede al servicio y cuál no?

“Se trabaja con los equipos de conducción y psicología. Pero cada establecimiento tiene una modalidad para brindar el servicio”. Lo que se intenta en cada uno de ellos, dice el entrevistado, es no imponer “etiquetas” a los chicos evitando discriminaciones. “En general se hace un ofrecimiento amplio y se ponen a disposición los alimentos para que los chicos, de a poco, se vayan integrando”. En Secundaria el tema es un poco más delicado, porque los chicos son adolescentes y en ese segmento es más común el bulling y la discriminación. “Alguno puede llevar un turrón o algún alimento de su casa y otros no”, enfatiza, insistiendo en la necesidad de abordar el servicio con mucho criterio y prudencia, procurando que quien lo necesita acceda a él.

¿Cómo está el panorama de obras en los establecimientos escolares de cara al inicio del Ciclo Lectivo?

“Venimos trabajando en 5 ó 6 obras muy importantes. Una de ellas ya la pudimos licitar y se adjudica esta semana que es la del Jardín Nº 1 en la calle Alsina. Se repararán techos y se harán los baños nuevos. Es un presupuesto superior a los 30 millones de pesos y son fondos provinciales por fuera del Fondo Educativo. En esta semana licitaremos la ampliación de la Escuela Primaria 20, que ha crecido mucho. Ampliaremos la cocina, el comedor y los sanitarios por un presupuesto de más de 22 millones de pesos. Haremos la obra de gas de la parte administrativa de la Escuela Agraria Nº 1, por casi 7 millones de pesos. Empezamos una prueba piloto en el Centro 804 de Pirovano. Allí, ante la inminente llegada del gas natural hay que adaptar todas las instalaciones para ello. Son unos 8 millones de pesos. Y tenemos un proyecto muy ambicioso, que es transformar las 17 escuelas rurales del partido de Bolívar dotándolas de gas en garrafones para evitar lo que está sucediendo, que es que los directores están haciendo magia para calefaccionar los establecimientos. Esa obra ronda los 38 millones de pesos. Eso será algo histórico para Bolívar, como fue histórico el año pasado poder concretar el traslado de la Secretaria de Asuntos Docentes. Esa fue una decisión política que incluyó a la oposición. Hoy la SAD está en el edificio donde estamos todos juntos: el Consejo, los inspectores, etc., lo que facilita el trabajo, ahorra tiempos y nos permite resolver cuestiones rápidamente”.

¿Cómo está la matrícula en las escuelas rurales?

“La matrícula ha venido creciendo en las escuelas rurales. Venimos de una pandemia que nos tuvo encerrados y todo va volviendo a la normalidad. Incluyendo gente que volvió a vivir a los campos. Tenemos dos polos educativos rurales muy importantes, como La Vizcaína y Hale, con matrículas muy numerosas pero también hay otras 24 escuelas unitarias que han ido creciendo, tanto en Inicial como en Primaria. Es muy importante y es cierto que hay que dotarlas de buenos caminos y buen servicio educativo”. Mauro señaló, como dato a destacar, el crecimiento en matrícula de escuelas que tenían muy pocos alumnos, como las de Paula, Ibarra y Unzué y reconoció que hay mucho para trabajar en lo que se refiere a lo edilicio en muchas de ellas. “Hay escuelitas muy alejadas de la planta urbana de Bolívar”, reconoció como uno de los escollos a vencer, significando que hay muchas directoras “que hacen patria todos los días” trasladándose a los establecimientos, algunos de ellos ubicados a más de 60 kilómetros de la planta urbana.

La Escuela Nº 18 debe haber crecido mucho en su matrícula, especialmente por la construcción del Barrio ProCrear…

“Tenemos al respecto un proyecto, sobre el cual en este momento se están ultimando los detalles. Tanto la Escuela 18 como el Jardín ya no tienen espacio físico. Hay un proyecto que contempla la construcción de dos aulas más, otra biblioteca, más sanitarios y luego la ampliación y refacción del Jardín. Ya no tiene capacidad para recibir más alumnos. La Escuela registra en este momento 110 alumnos, el Jardín casi 40.

“La verdad es que estamos trabajando en muchos proyectos, incluyendo al Fondo Educativo que ha sido tan cuestionado en Bolívar desde hace décadas. Yo era oposición durante la gestión de Juan Carlos Simón y ya se hablaba del Fondo Educativo. Quizás no se conozca bien qué es ese Fondo y se piense que solamente tiene relación con las escuelas. Y no sólo es así. Hemos logrado reparar casi 20 escuelas trabajando junto al intendente. Porque cualquier obra en escuelas supera el millón de pesos. Cualquier obrita que uno presupueste hoy es muy cara. A pesar de los fondos que envía la provincia, casi siempre resultan insuficientes. Ahí es donde acudimos a lo que es el Fondo Educativo. En la Escuela 6 se están haciendo todo el sistema eléctrico nuevo en el SUM, lo mismo en Villa Sanz, mañana arrancamos con la obra eléctrica en Ibarra, en fin, gran cantidad de obras que tienden al concepto de escuela segura. Hay escuelas muy viejas, algunas centenarias y todas necesitan mantenimiento. El reemplazo de las persianas de la Escuela 1 va a demandar millones de pesos y hay que ver qué persianas colocar. Por el momento decidimos retirarlas porque son muy peligrosas”.

Mauro resalta la complejidad del problema que significa el mantenimiento edilicio de los establecimientos y ejemplifica con la Escuela Secundaria Nº 4, que tiene una matrícula de 650 alumnos. “Se trabaja permanentemente en la reparación de sanitarios”, dice y enfatiza “se rompen porque se utilizan mucho, no porque los chicos hagan daño”, y agrega que son más de 100 establecimientos los que hay que atender en Bolívar.

“Personalmente asumí un desafío (aceptando la Presidencia); pero debo decir que tuvimos una muy buena relación con la gestión anterior (menciona a Mercedes García, quien presidía en ese momento), discutimos bastante pero siempre con mucho respeto y la verdad es que trabajamos muy bien, me dieron lugar para trabajar y ahora el desafío es conducir el Consejo. Y digo que los partidos políticos deberían replantearse cómo se designan las personas que se van a postular al Consejo Escolar. Nosotros respondemos con nuestros propios patrimonios, cosa que la mayoría no  lo saben. Aquí no tenemos asesoramiento legal, por ejemplo. No tenemos un equipo de contadores que nos asesore. Somos legislativos y ejecutivos. El año pasado pasaron más de 700 millones de pesos por el Consejo que, si lo comparás con el Presupuesto Municipal no es nada; pero aquí la mayoría somos docentes que a veces no sabemos de administración. En otras épocas, cuando estuvieron Alicia March o Luis Giarini, por ejemplo, el Consejo se dedicaba más a lo edilicio y al acompañamiento de la gestión municipal, pero por la descentralización de fondos hoy el Consejo maneja 4 cuentas bancarias. Si un docente piensa que tiene que administrar más de 600 millones de pesos no sé si asume la responsabilidad de ser consejero escolar. No estoy asustando a nadie, digo simplemente que ir al Consejo no es ir a descansar y acompañar la gestión. Invito a cualquier funcionario a venir a conversar con cualquiera de los consejeros actuales o con la secretaria técnica. Aquí hay que trabajar y mucho.”

Ya en el final de la entrevista, Pérez puso el acento en otro gran tema que siempre es materia de tratamiento y que “a mí me enoja mucho”, según afirmó. “No podemos tener chicos que caminan 5 ó 6 kilómetros por día para poder subirse a una combi que los lleve a la escuela rural”, aseveró poniendo foco en el sistema de transporte escolar, “que es un gasto, pero un gasto imprescindible para que el chico pueda llegar a la escuela”. Hay más de 200 alumnos que son trasladados de este modo en Bolívar y hay que prever que ese chico “sale de su casa a las 10 de la mañana y regresa a las 8 de la noche y eso significa que hay que darle una vianda especial y tener en cuenta muchos otros factores. No digo que todo esté mal, simplemente digo que es mi meta que todo esté mucho mejor. Son múltiples los desafíos”.

“El Consejo es una Municipalidad en miniatura, finaliza el diálogo periodístico Mauro Pérez. Y en contraposición con lo que sucede con el Concejo Deliberante, aquí trabajamos todos los consejeros juntos desde la mañana hasta las 3 de la tarde. Y nos llevamos tareas para nuestra casa. Lo importante es que podamos hacerlo en armonía. Tenemos un plantel de auxiliares administrativos de vieja data que son fundamentales. Son los que mueven el motor del Consejo todos los días. En fin, es una tarea muy compleja. No es imposible. Es hermoso. Son desafíos y los hemos elegido nosotros”.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img