Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Referentes sociales bolivarenses homenajean a Néstor Carlos Kirchner

- Publicidad -
- Publicidad -

Hace diez años, la política argentina y continental perdía a uno de sus máximos líderes: Néstor Carlos Kirchner, ese flaco del sur en el que pocos creían, y sin embargo produjo transformaciones sociales que provocaron y provocan muchos sentimientos, pero nunca indiferencia. Todo, de la mano de su compañera y continuadora, Cristina.

Presidió el país en el período 2003-2007, y sentó las bases para el desarrollo de uno los más importantes movimientos de nuestra cultura de masas, el que reconcilió con la política a lxs postergadxs de siempre y a las nuevas generaciones.

- Publicidad -

Hoy, su legado es un puro presente que no para de nacer.

Los y las bolivarenses que se expresan a continuación explican por qué Néstor les cambió la vida y cambió la vida de un pueblo que se había acostumbrado a las decepciones y con él descubrió que aún podía soñar.

Daniela Roldán – Chino Castro

 

NESTOR EN LA MEMORIA COLECTIVA

Han Pasado ya 10 años desde el fallecimiento del Néstor Kirchner y en el transcurso de ellos, sus más fervientes admiradores, motivados y contagiados de su acción, como sus más vehementes detractores, con perverso placer por endemoniarlo, ahondaron en lo más recóndito de su vida pública y privada.

Lo cierto es que para el mundo en ese momento había fallecido el Presidente de la Unasur, el Ex–Presidente de la Nación y del Partido Nacional Justicialista y el esposo de la por entonces Presidente; sin embargo para los santacruceños y para los que vivíamos allí escuchando las anécdotas de sus conocidos y amigos, se había ido Néstor, ese persona que quería y era querida en su pago chico, que buscaba incesantemente leales a su causa aferrándose a sus ideas hasta encontrar la manera de realizarlas.

Asistí al último acto en el que estuvo presente en su ciudad días antes de su fallecimiento y no escuché hablando al estadista, ni al político satisfecho de sus metas alcanzadas; ví tan solo al Lupo, como lo llamaban allí. Se refería a su pueblo, compenetrado con su medio, haciendo perfectamente ciertas y manifiestas las palabras de José Ingenieros al decir que: “el terruño es el amor que tiene raíces en el corazón”. Fue un incansable que transcendió de su sur a la nación y de ahí a los corazones de toda Latinoamérica.

Dejó el peronismo repolitizado, nos lo devolvio tal como era y lo queriamos ( ya que en los ´90 habia dado una vuelta de timón demasiado brusca incomprensible y dolorosa para muchos); dejó el encanto de volvernos a hacer sentir orgullosomente peronistas ya que supo sumarle a la justicia social, la independencia económica y la soberanía política; los derechos humanos, la independecnia de la justicia, la consagración de los derechos de las minorías, la no represión a las protestas sociales y el respeto al pluralismo cultural, dejó una identificación masiva y orgullosa, entre la cual brillaron los jóvenes, que no se apagó jamás ni en el pasado reciente cuando nos invitaban ha arrepentirnos y hasta a negarlo, dejó curada en gran parte la herida de las consecuencias sociales del neoliberalismo, dejó una nación abierta a la hermandad latinoamericana que pasó a ser una realidad y no un anhelo; dejó la consolidación de derechos existentes y la restitución de otros, escuchando y recogiendo reclamos sociales legitimos y acallados por mucho tiempo; dejó trazado el maravilloso pero escarpado camino de apostar a un cambio profundo hacia un país que no sea para unos pocos, sino que nos contenga a todos, dejó su idea de que no era posible una reparación de la Argentina sin una nueva política de derechos humanos; dejó su impronta para decir basta a los organismo de crédito internacional, dejó en poder estatal los fondos la jubilatorios que supo recuperar, dejó la ayuda social para miles de compatriotas; dejó nuevas leyes como la de matrimonio igualitario, dejó miles de cientificos repatriados contribuyendo nuevamente con sus conocimientos al crecimiento país; dejó a la politica por encima de la economia y quedó en la memoria colectiva como un gobernante que supo hacer más de lo que prometió cuando asumió con más problemas que votos, como le gustaba bromear.

Sabemos que dejó muchas otras cosas que seguramente olvido y que indudablemente también nos legó sus errores a los cuales la contundencia de sus acciones de gobierno, tornaron irrelevantes.

Gracias, Néstor, por inundarnos de política, por inundarnos de ese peronismo del que orgullosamente provenías y al que pertenecías y fundamentalmente por eternizarte en cada uno de nosotros planteando nuevos desafíos e instalando definitivamente la idea de luchar aun por lo que parece definitivamente perdido o nos esta vedado.

Mónica Ochoa, referente de Kolina en el FdT.

 

EL HOMBRE QUE SUPO RECONSTRUIR LOS DESTINOS DE LA PATRIA

Cuando me acerqué a la política eran mis primeros años en secundaria, recuerdo que estaba muy perdida con las ideas que tenía, confundida también, vengo de una familia radical, pero no me identifiqué jamás con sus ideales, tampoco me cerraba todo lo que escuchaba con respecto a eso.

Conocía a Evita por libros y relatos, ella me generaba mucho orgullo, su coraje y la fuerza que transmitía, pero me lamentaba no haber sido contemporánea a su época.

Pienso la gran diferencia y ventaja de quienes vivimos los tiempos políticos de Néstor y Cristina. Quienes nos acercamos a la Política con ellos en sus mandatos.

Recuerdo cómo me llamaban la atención los libros que nos daban en la secundaria, eran todos del gobierno. Y de la mano de ellos, los mejores profesores, que me hablaron por primera vez de conceptos que escuchaba muy de lejos.

Justicia Social fue uno…

Y para mí en ese entonces aplicaba teniendo un libro en la mano, que de otra manera no habría llegado. Leyendo y estudiándolo en una escuela pública. Comprendiendo el alcance de leyes nuevas que debatíamos en el salón del Nacional.

Justicia Social fue escuchar, pero sobre todo ver, cómo se reivindicada la lucha de las Madres y Abuelas, mujeres que como Néstor y Cristina, aunque con otra edad, fueron parte de una época oscura y siniestra, que se enfrentaron a dolores terribles y aún así continuaron su lucha.

Justicia social fue para mí también en ese entonces, percibir la dimensión política y estatal que generaban leyes que ampliaban la concepción de derechos constitucionales a personas que habían sido marginadas durante años.

Justicia Social fue ver qué eso que llamábamos en el barrio ser solidarios con el que no tiene o le falta, se convertía en una política de Estado.

Fue vivir los cambios de nombres y las temáticas de las efemérides. Abriendo así otra perspectiva de nuestra propia historia. Una historia que no solo cobraba otro sentido, sino que a la vez, concebida en esta nueva forma, incorporaba sentido de pertenencia y empatía por quienes mucho antes que nosotres habían pisado nuestra tierra.

También lo era tomar noción de una Patria Grande, y amiga de sus hermanes Latinoamericanes, reconocernos en esas nuevas dimensiones.

Justicia social fue sentirme parte, por primera vez, cómo joven y adolescente. Que hubiera un presidente que nos hablara, que nos tuviera en cuenta y habilitara nuestra palabra. Que nos impulsara a ser parte de la transformación social que se requería para cumplir ese Gran Sueño.

Hoy puedo dimensionar mejor, y entender que haber sido contemporánea a los tiempos de él, fue lo que me permitió no solo comprender conceptos sino alinearlos con sentimientos que estaban tan fuertemente arraigados a mí, creando de esa forma ideales como bandera.

Néstor me llenó de esperanza y aún hoy vuelvo a su figura para recordarme, que a través de la militancia y con el pueblo marcado a fuego, se puede llegar a los lugares de poder y transformar las realidades.

Personalmente fue con Cristina cuando comencé a militar y a quien tengo como Referente Política.

Sin embargo cuando me aturden los ritmos y los tiempos se ponen intensos, vuelvo a Él. Que dedicó su vida al compromiso de hacer de esta, una Argentina mejor. Sin abandonar sus sueños y sus ideales. Siendo fiel a sus formas sencillas y amigables. Pero firme y contundente a la hora de tomar decisiones.

Vuelvo a él, porque internamente comparto los mismos sueños y anhelo poder lograrlos.

“Vengo a proponerles un sueño: reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como Nación; vengo a proponerles un sueño que es la construcción de la verdad y la Justicia; vengo a proponerles un sueño que es el de volver a tener una Argentina con todos y para todos. Les vengo a proponer que recordemos los sueños de nuestros patriotas fundadores y de nuestros abuelos inmigrantes y pioneros, de nuestra generación que puso todo y dejo todo pensando en un país de iguales. Pero sé y estoy convencido de que en esta simbiosis histórica vamos a encontrar el país que nos merecemos los argentinos.

Vengo a proponerles un sueño: quiero una Argentina unida, quiero una Argentina normal, quiero que seamos un país serio, pero además, quiero un país más justo.”

A 10 años de su partida física, solo tengo palabras de agradecimiento, al hombre que supo reconstruir los destinos de mi Patria. Y la promesa de continuar militando por una Argentina Nacional, Popular, Democrática, Latinoamericanista, Feminista, Inclusiva y Justa para todes.

Eliana Herrero, Acompañante terapéutica, feminista.

 

UNA LUZ ENTRE TANTAS DECEPCIONES

Comencé mi adhesión, activismo y militancia peronista en el 81/82 cuando la dictadura se desgajaba y empezaban las 1eras marchas convocadas por la CGT y la Multipartidaria. Luego vinieron las elecciones del 83 y, con ellas mi debut como votante. Siempre mi voto fue peronista, lo que conllevó decepciones y tragadas de sapos que culminaron en no votar por Menem en el 89 a pesar del clamor popular. Dejé de votarlos y lo hice por la izquierda, pero cada vez que convocaban a elecciones era una tarea angustiante, hasta el 97 que metí la boleta y después me fui del país, ya harto. No elegir en 99 y en 2001 fue un alivio.

En 2003 regresé, un mes antes de las elecciones -¡otra vez!-.  Ninguno de los conocidos me gustaba, tenía domicilio en La Plata y vivía en Bolívar, enfermé esos días y zafé. Para la 2da vuelta pensaba sufragar a favor del “desconocido de apellido difícil”, más que nada para que no ganara Menem, igual me generaba cierto escozor. Pero llegó el lenitivo cuando el Turco se retiró de la contienda.

De ahí en más miraba al gobierno “como con bronca y junando, de rabo de ojo a un costado”. Me gustaron las palabras iniciáticas del Presidente y el corte de rostro al pliego del diario La Nación, pero… Y de pronto llegaron el fin de las Leyes del Perdón, la bajada de cuadros, los juicios a los genocidas y cómplices civiles/eclesiásticos, el “no les tengo miedo” en la propia jeta de los milicos, el “Clarín estás nerviosho”. Mientras veía que Madres y Abuelas se acercaban contentas, el apoyo de Feinmann (el bueno), de Verbitsky, Casullo. Vi con muy buenos ojos algunos rostros del gabinete: Bielsa, Taiana, Garré, Righi, Ginés, Zanini, Morresi. El respaldo a Lula, Chávez, Evo, Fidel, la unidad latinoamericana y el ALCA al carajo hicieron asomar mis 1eras simpatías hacia el gobierno.

(Yo, que siempre fui un nabo para las matemáticas, aprendí que “+x+ es +” por aquello de “el amigo de mi amigo es mi amigo”).

Ayudaron a esa seducción los que se paraban en la vereda de enfrente: la SRA, las FFAA, la Iglesia, los monopolios mediáticos, sectores empresariales, la derecha política: los eternos golpistas, la oligarquía odiadora del pueblo.

(Yo, que siempre fui un nabo en matemáticas, aprendí que “-x- es +” por aquello de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”).

 La ecuación fue fácil: si ellos estaban en contra mi deber era estar a favor.

Y nació un romance con ese flaco, desgarbado, informal, transgresor a veces, y sus “desplantes de orillero” (aunque, como dice Rivera: “el poder no se deshace” con esas fintas, o tan sólo con ellas).  El idilio continúa…

José María Alabart, actor, director y docente de Teatro

 

 

DAR VUELTA LA TABA

Cuando pienso Néstor, hay una serie de hechos y de ideas que se me vienen inmediatamente a la cabeza:

El Néstor que pidió perdón en nombre del Estado Argentino, por haber callado durante más de 20 años de democracia  por los delitos de lesa humanidad.

La anulación de las leyes de obediencia debida y punto final.

El Néstor que acompañó y votó la Ley de Matrimonio igualitario.

El de la reestatización de las empresas argentinas.

El que dijo que no iba a pagar la deuda externa a costa del hambre del pueblo argentino y cumplió.

El de la defensa de la industria argentina.

El que reparó la injusticia histórica con 3 millones de nuevos jubiladxs.

El de la Ley de servicios de comunicación audiovisual y la redistribución de la palabra.

El de la unidad Latinoamericana y la UNASUR.

El que nos dejó el mensaje, allá por 2010, de que los destinos de un nuevo tiempo en la Argentina los estaba conduciendo una mujer.

El que nos invitó a los jóvenes, a ser parte, a sumarnos a la política, porque estamos convencidos de que es la única herramienta transformadora de la realidad.

Creo que hablar de Néstor, en términos históricos, implica pensar en un “hombre común con responsabilidades importantes” del que tuvimos la suerte de ser contemporáneos, hacedor de una de las transformaciones más importantes de los últimos tiempos: la inclusión de la perspectiva de derechos humanos en todas las políticas públicas.

En lo personal, el día que Néstor murió estaban mis padres. Me crié en un hogar humilde y con el esfuerzo de los dos y el inicio de una nueva época pude cursar mis estudios en la universidad pública. Ellxs pudieron ver que mi futuro iba a ser mejor que el de ellos. Que iba a dar vuelta la taba, como alguna vez Néstor nos dijo a los jóvenes:

“No les vengo a pedir que me sigan, les vengo a pedir que me ayuden a dar vuelta la taba, a reconstruir la Patria, a levantar la Bandera, a reconstruir la identidad de la justicia, a luchar contra la exclusión y la indigencia, a vencer la pobreza y el desempleo, a recuperar la dignidad. Quiero que los padres de ustedes los puedan mirar, no como aún pasa, que vemos llorar a los padres cuando miran a sus hijos porque ven que van a tener un futuro peor que el de ellos.

Dar vuelta la taba significa que, como hace muchos años, nuestros padres recuperen la sonrisa, porque sus hijos van a estar mejor que ellos, van a tener un buen trabajo, van a ir a la universidad, se van a poder preparar, van a poder armar su familia, van a poder soñar con el amor, van a poder soñar con las utopías, van a poder soñar en libertad, se van a poder expresar y van a poder construir un mundo plural y distinto”.

Hoy, 10 años después, escribo estas palabras con mi hija en brazos. Quiero que crezca en un país con más justicia, con más respeto, con más igualdad y con más derechos. Néstor fue el artífice de un nuevo tiempo. Abrió la puerta. Ahora la responsabilidad es de todxs. Ojalá seamos capaces de estar a la altura de la historia.

Marianela Zanassi, Lic. en Comunicación Social

 

NO ES UN OSCAR, ES UN NESTOR DIRIA LUIS ALBERTO SPINETTA EN AQUELLA OCASIÓN…

Soy hijo de trabajadores rurales, empecé a trabajar desde muy chico y en mi familia poco y nada se hablaba de política… quizás no había tiempo para eso o tal vez, aún peor, porque se sentía que la política era cosa de otra gente. Con la llegada de Néstor muchas cosas cambiaron, si había una necesidad era escuchada y atendida y creo que eso fue lo que motivó al ciudadano de a pie a involucrarse en la discusión política.

Si bien hay mucho coraje y mucha lucha para destacar de Néstor, personalmente lo que más celebro es que nos hizo sentir que la política podía ser un medio posible para trasformar la realidad que siempre fue tan adversa para les que menos tenemos.

Hoy me encuentro finalizando mis estudios terciarios y desde Néstor en adelante,  en casa la política se discute. No creo que todo esto sea casualidad.

Nahuel Morante, músico

 

Colocarán un banner con la imagen de Néstor Kirchner en la sede del PJ local

El Partido Justicialista de Bolívar informa que en Sarmiento y Arenales, sede del PJ, se exhibirá una imagen del ex presidente Néstor Kirchner, a cuyo pie se depositarán flores. Se invita compañeros y simpatizantes a acercarse a lo largo de la jornada del 27 de octubre, a depositar una flor.

Debido a las medidas sanitarias de prevención del COVID 19 no se realizará acto, criterio que se ha venido aplicando para todas las efemérides partidarias desde el inicio de la pandemia.

Asimismo, el PJ Nacional invita “a difundir la Marcha Peronista a las 17 hs, cada uno en el lugar en que se encuentre, siempre con la recomendación de no hacer concentración de personas”.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img