Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
9.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Rancho fue estrenada anoche

- Publicidad -
- Publicidad -

Rancho (una historia aparte), obra escrita en forma colectiva por cuatro actores y que Julio Chávez, uno de ellos, dirigió en su versión original, hizo pie en las tablas locales según la lectura de Vamos de nuevo, el grupo que encabeza Carlos Teijón, uno de los protagonistas y director de la puesta que volverá a estar en la sala de la Biblioteca Cabrera todos los sábados y domingos de septiembre (el estreno fue anoche).

“Es un texto que me rondas hace años. Lo tenía en el atache donde guardo los materiales que me interesan, y decidí que era el momento de sacarlo de allí. Es una obra redondita, te diría que una joyita, de las que no muy a menudo se encuentran en el teatro actual”, argumentó el director, que con su papel de Tulio vuelve a la actuación luego de muchos años. Sus compañeras de elenco son Agustina Tortorella, que encarna a Clara, y Marisol Inda, en el rol de Susana.

- Publicidad -

Rancho “habla de cosas que me interesa decir, de este choque de culturas entre la ciudad y el campo, y además tiene la cuota de humor y la carga dramática que quiero en este caso trabajar”, añadió.

Chávez escribió la pieza junto a Luz Palazón, Mercedes Scápola Morán y Leandro Castello.

Tulio y su sobrina Susana llegan del campo a la ciudad, a instalarse en casa de Clara, hermana de Tulio, con quien este no se ve hace veinte años. “Ella los recibe con cariño, pero ellos vienen con la chacra a cuestas, como les echa en cara en un momento. No logran adaptarse ni siquiera a la luz eléctrica, ellos arriban con su simple vivir. Son dos culturas que se juntan en un mismo espacio, y la convivencia se torna difícil”, contó Teijón sobre el argumento.  

Es una comedia dramática, pero el director le ve “cosas del grotesco”. “Los personajes están planteados desde el naturalismo, pero las situaciones que ocurren son grotescas, el espectador no va a saber si ponerse a reír o tomarlas seriamente, o hasta incluso llorar en algún caso”.

Volvés a actuar después de muchos años…

– Sí. Fue sin pensarlo demasiado. Leí el texto y me dieron ganas de hacer ese personaje. Nunca es del todo placentero estar arriba y abajo, en realidad no se puede, hay que tratar de dirigir desde arriba. Más aún tratándose de un personaje que de principio a fin de la obra está sobre el escenario, es decir que tuve muy poca proyección desde afuera como para poder dirigir. Pero el caso es que lo leí, me dieron muchas ganas de hacerlo y no me puse a luchar contra eso. (El último trabajo de Teijón como actor fue en la comedia Hamburgueses, de El Mangrullo.)

¿Qué sentimientos te provoca este regreso a la actuación?

– Me remueve la etapa de mi comienzo, toda esa época (en Artecon). Hacía mucho que no me ponía en ese lugar. Uno desde abajo exige de determinada manera al actor, y una serie de cosas. Ahora me tocó a mí cumplir con todos esos requisitos, reflotar lo que es el trabajo del actor fuera del escenario. E implicó, sobre todo en la primera etapa, no poder dedicarme del todo a mi personaje, al tener la cabeza metida en la dirección. Pero podría decirte que recién este último mes estoy disfrutando a pleno del personaje de Tulio, al desligarme ya de la puesta.

El estreno fue anoche (el viernes se había realizado la función avant premiere). Las siguientes funciones serán todos los sábados de septiembre, a las 21, y todos los domingos de ese mes, a las 20, en Falucho casi esquina Brown. La entrada es a la gorra.          Chino Castro

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img