Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 03 de agosto de 2022
10.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Rally Raid: Pando completó la 38ª Baja España Aragón

Junto a Hernán Boté, otro bolivarense, formó parte de esta aventura.

- Publicidad -
- Publicidad -

“El sábado fue durísima, el domingo más tranqui; pero me quedé sin carrera. Está buenísima, me quedé con ganas de seguir corriendo”, fueron las primeras palabras de Gastón Pando al finalizar su actuación en la 38ª edición de la prueba “Baja España Aragón”, en la región de Teruel.

Al volante del Yamaha Raptor 700cc. cedido por amigos españoles, dentro de un equipo íbero argentino, el “Mono” sumó otro rally, en este caso el primero en tierras españolas. Y así cuenta cómo fue:

“La carrera es hermosa porque el lugar es espectacular para correr; tiene sectores de mucha piedra, mucha laja, para ir con el cuatri fuerte pero parado, cosa que no hago. Voy hasta que se me cansan los brazos y las piernas, porque me falta entrenamiento, después tengo que sentarme y yendo de esa manera, arriba de las piedras, tenés que ir muy despacio. Si vas conectado arriba de las piedras, parado, lo podés hacer más rápido…

El viernes fue un prólogo de nueve kilómetros. Después, el sábado, fue el difícil: unos 60 kilómetros de enlace y luego largamos un especial de 200 km. A los 100, refiuling y después otros 100 kilómetros más. El refiuling es en carrera: venís a fondo, te hacen un DZ40, ahí te tienen que cargar combustible y salís a fondo de nuevo. O sea que si te cargan en 10 minutos, es ese el tiempo que perdés; si te cargan en 30 segundos, perdés nada más que ese tiempo… Y si tenés capacidad para hacer 400 km. podés seguir de largo. Ese es el modo “baja”. Ahí, cuando cargás nafta, el equipo sólo puede hacer eso, no pueden tocarte el cuatriciclo. Si se te rompe algo, tenés que arreglarlo vos… Una vez que hicimos los segundos 100 kilómetros, paramos en el parque cerrado y teníamos una hora y media para que pudiera trabajar el equipo en lo que fuese necesario.

Y ese mismo sábado, a la tarde, salimos de nuevo para cumplir con otro tramo del mismo formato: 60 km. de enlace, 100, refiuling y otros 100 km. O sea que ese día nos comimos 120 kilómetros de enlace y 220 de especial, una hora de arreglo y otros 220 km. más de velocidad.

En ese día no nos juntamos con los autos porque se hicieron dos recorridos diferentes. Las motos y cuatri hicieron un circuito mientras los autos hicieron otro, y luego se invierten los trazados. Es decir que a la segunda parte de la etapa del sábado la hicimos en lugar muy rotospor los coches…

Y en uno de esos tramos, el domingo, corrimos la última etapa con el sistema de carrera que conocemos nosotros: motos, cuatri y autos todos juntos. A mí al menos no me alcanzó ningún auto.

El sábado, a los 56 kilómetros de la primera parte, se me salió la rueda trasera izquierda, en una curva rápida, arriba de la montaña pero sin precipicio, en una especie de duna a mil y pico de metros. La rueda me pasó “como en contra” y fue a parar bastante lejos. El cuatri no alcanzó a volcarse; lo llevé hasta que pude pararlo. Y ahí llegó el auxilio; un auto nos seguía a cada uno de los tres del equipo y ahí me dieron una mano. Se me había salido la tuerca del eje y no la encontramos más, así que agarramos alambre de una casa, todos los precintos anchos que yo tenía, y atamos la rueda. Tuve que seguir despacio porque no podía doblar para ese lado…

Cuando llegué al refiuling, le agregué un “traka traka” y seguí porque había que completar los 220 kilómetros. Faltando 70, se salió de nuevo; justo en un lugar donde había gente.

Agarré un charco y cuando aceleré para no quedarme encajado, la rueda hizo fuerte y se cortó todo lo que le habíamos puesto. Ahí con la gente lo volcamos de costado y le pusimos una linga bien apretada y seguí; pero se barrió toda la espiga hembra de la masa, así iba como en un jabón, el cuatriciclo sólo traccionaba del lado derecho… Cuando aceleraba, encaraba a fondo para la izquierda, y cuando frenaba, lo hacía sólo la rueda sana y se me iba para el otro lado. La rueda iba loca, sólo tenida por la linga. Así terminé la etapa del sábado…

Perdí más de una hora, pero al segundo tramo lo hice bien, al ritmo mío, y el domingo difruté muchísimo. Me levanté bien, sin dolores, y arranqué de buena manera; disfruté, terminé perfecto, con el cuatriciclo excelente. Estaba para seguir, pero se me terminó la carrera. La etapa tendría que haber sido un poquito más larga y el rally debería ser de unos dos días más aunque sea…

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img