Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
19.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Queremos a este lugar como una familia”

- Publicidad -
- Publicidad -

Quien fuera hasta diciembre directora del DIAT, Laura Rodríguez, define así el sentimiento que une a todos los que trabajan en el Dispositivo. Por estos días acompaña la transición hasta que su reemplazo ocupe su lugar y traza un balance de la gestión que la tuvo al frente casi por cuatro años.

El Dispositivo Integral de Abordaje Territorial (DIAT) local, emplazado en el corazón de barrio Vivanco, cumplió un año más de labor. En la segunda parte de la entrevista (ver la primera parte en la edición de ayer) que le realizáramos a quien fuera su directora, Laura Rodríguez, hace un repaso de las ofertas, técnicas y formativas, que tiene el espacio, sobre su presente y perspectivas futuras.

- Publicidad -

Laura rescata las disponibilidades que tiene el DIAT. Viene hablando de la impronta del Dispositivo, del acceso a propuestas que iguala a los chicos y chicas que asisten con pares que viven en un contexto socio-económico más favorable y de las opciones que encuentran. “Hay cosas a las que no tienen acceso ni los que tienen otra realidad económica. Por ejemplo, tenemos un estudio de grabación acá, que si bien falta un montón para perfeccionarlo, está y es de acceso gratuito y libre a la comunidad. Es un recurso muy noble para quien transita el camino de la cultura, de la música; que se pueda contar con eso, con el apoyo nuestro no sólo desde los recursos sino desde lo técnico, es muy valioso. Aprovecho la oportunidad para invitar a la comunidad a que se siga sumando, a los artistas, a las bandas locales, que sepan que cuentan con este espacio y para desarrollar también cualquier otra iniciativa que tengan en mente”, expresó.

Consultada respecto a los talleres que se dictan en el Dispositivo, en cómo los eligen, si parten de las inquietudes de la población de destino o toman otras variables para hacerlo, Laura sostiene que “los talleres son el nexo para lograr el acercamiento al lugar”. “Desde allí uno puede pensar propuestas de acuerdo a lo que creemos que tendrá aceptación; después nos ha pasado que las cosas van cambiando, (y los chicos) vienen o no vienen. Por eso aprovechamos los momentos especiales como el cierre de año, cumpleaños, para generar encuestas, charlas con quiénes se acercan y así poder conocer qué les gustaría hacer acá. Así fue como planificamos las actividades de verano. A lo largo del año concretamos varios talleres, implementamos varias propuestas pero siempre sin perder el eje o el objetivo madre que tiene el Dispositivo, que lejos de buscar la excelencia en la disciplina que se ofrezca es que el tallerista o el lugar se constituyan en un referente afectivo para quiénes se acercan y lograr así los objetivos que están por detrás como dispositivo de salud”, puntualizó.

Laura indicó asimismo que las propuestas debieron ajustarse a la realidad económica. “Los talleristas vienen de acuerdo a lo que se les puede ofrecer acá, es un lugar muy especial y no todo el mundo tiene el perfil para formar parte, con un recorrido humanístico que no cualquiera tiene; que se puede construir pero que no es fácil, hay que poner el cuerpo realmente y hace falta tiempo, porque con tiempo se constituyen los vínculos y así podemos tener abordajes más técnicos. Así, todas las semanas nos reunimos con el equipo técnico, evaluamos quiénes vinieron y quiénes no a los talleres, salimos a hacer visitas para saber el por qué de las ausencias y ese seguimiento técnico, que lleva adelante el gran equipo que sostiene este espacio, es muy importante”, destacó.

Respecto a propuestas para el año, la funcionaria saliente indicó que “en este momento estamos abocados a la tarea de verano. Yo en lo particular, que no voy a formar más parte, estoy empezando a acompañar esa transición de manera ordenada; y de a poco, redefinir los objetivos de este año, conforme a lo que surja del verano”.

Coincidentemente con otras áreas municipales, cuyos referentes manifestaron su expectativa con la impronta que pueda traer la nueva gestión nacional y provincial, la ex directora del DIAT se mostró esperanzada. “Apostamos a que la nueva secretaria de SEDRONAR (Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina; organismo con la que tienen con convenio de co-gestión y funcionamiento), Gabriela Torres, siga con la misma línea de trabajo, para que nos permita sostener el espacio con la misma impronta. Nos costó un montón el cambio de nombre, que se instale en la comunidad, así que esperamos que cosas de ese tipo no vuelvan a suceder. Y desde lo ideológico, con la nueva gestión creemos que el funcionamiento de los Dispositivos se va a sostener desde las políticas públicas”, puso de relieve.

Consultada sobre el aumento o merma de las personas (y familias) de las que se ocupan a lo largo del período que estuvo al frente del DIAT, Rodríguez respondió que “ha cambiado un montón porque se ajusta mucho al contexto”. “Hemos tenido un trabajo muy aceitado con Desarrollo Social, que nos ha acompañado en cada necesidad; además, tenemos objetivos si se quiere un poco más ambiciosos con cada uno de los que se acerca a este lugar. Cuando vemos una vulneración de derechos articulamos con la institución correspondiente para poder acompañar ese proceso. Después tenemos un programa de Acompañamiento Comunitario, a través del que generamos un seguimiento por fuera de la situación. A veces la persona deja de venir al DIAT, o empieza a recorrer un camino distinto en cuanto a su proyecto de vida, y ahí es cuando acompañamos con parte del equipo técnico para inserción laboral, elaboración de curriculum. Esto nos permite cerrar el ciclo”, contó.

En cuanto a lo estadístico, Laurita fue clara sobre la realidad que les toca abordar. “Hemos tenido casos de índole variada. Hoy en día en Bolívar tenemos más problema de violencia intrafamiliar que de consumo. Y con los compañeros de la regional de SEDRONAR compartimos estadísticas generales con los demás dispositivos y estamos muy bien posicionados en lo que tiene que ver con problemáticas cotidianas, relacionado esto con el contexto local. No es lo mismo un Dispositivo del Conurbano bonaerense que el nuestro”, expresó.

Laura es, desde el 10 de diciembre y de manera formal, concejal del bloque justicialista. Fue electa al integrar la lista que encabezó Marcos Pisano. Al mismo tiempo, dejó de ocupar la dirección del DIAT. “Por el compromiso que tengo con el espacio, por haber estado desde que se inauguró, he tratado de darle una impronta que espero que se pueda continuar en esa línea. El trabajo de equipo, que se ha formado en todo este tiempo, es lo que sostiene el funcionamiento del Dispositivo y a ellos (quiénes lo integran) todo mi respeto y agradecimiento. El 10 de diciembre presenté mi renuncia, ahí comencé a tomar conciencia real de que tenía que alejarme. Soy consciente de que uno cumple ciclos en cada cosa que hace, este es lugar que demanda mucha energía y cuando uno cree que ya no tiene toda esa energía es el momento de dar lugar a otro, y esto es lo que venía pensando antes de ser candidata. Por estos días sigo viniendo, por una cuestión emocional y de organización, para acompañar la transición de quien quede”, contó al respecto.

En todo este tiempo, Laura ha estado junto a Yamile González, trabajadora social y quien la ha acompañado en la conducción del DIAT como vicedirectora; es “quien coordina la parte de asistencia desde lo técnico formalmente” pone de relieve. El resto del equipo está conformado por Paola Urrutia, trabajadora social; Victoria Guerricagoitía y Laura Berardo, psicólogas; Eric Unzué y Nahuel Morante, operadores; Daniela Gómez, Emilia Garrote; Isabel Rodríguez en mantenimiento. Hay talleristas que están desde hace varios años como Pato Arbe en dibujo; Silvina Gómez y Germán Carrera en boxeo; Javier Kriger en tae-kwondo, todos referentes afectivos para los chicos. Nosotros tenemos duplas técnico-pedagógicas, que implica que un integrante del equipo técnico acompaña al tallerista para poder visualizar lo que el tallerista no alcanza a ver. Somos unas doce personas que queremos a este lugar como una familia”, destaca.

“El saldo de este tiempo de gestión, como grupo de trabo, es muy positivo. En lo personal, me ha enseñado un montón y me llevo gran cantidad de recursos para poder aplicar en otras áreas. Así que estoy muy conforme, agradezco al todo el equipo el acompañamiento y la enseñanza, y espero que el lugar siga funcionando con los mismos objetivos”, concluyó.

V.G.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img