Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
14.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Primavera en la vereda

- Publicidad -
- Publicidad -

Con motivo de la llegada de una de las estaciones favoritas del año para muchos, desde el grupo Kula Cactusero de Bolívar, vienen llevando una interesante propuesta para compartir cactus y suculentas, a pesar del distanciamiento social que debe respetarse, que lleva por nombre “Primavera en la vereda”.

Kula Cactusero es un grupo que, esencialmente comparte el amor por los cactus y suculentas, y se originó hace ya unos años, con el fin de intercambiar estos seres vivos tan amados por quienes disfrutan de tenerlos y cuidarlos. Aún en plena pandemia, y con el amor e incentivo que caracteriza a quienes integran este grupo, se les ocurrió la idea “Primavera en la vereda”, como una forma de poder intercambiar adaptándose a las circunstancias actuales.

- Publicidad -

La iniciativa circuló por las redes sociales, es por ello que, para conocer sobre la propuesta, LA MAÑANA dialogó con Agustina Bríguez, quien es la iniciadora de esta movida en Bolívar, y que más allá de no estar viviendo actualmente en la ciudad, su  mamá, Analía Sosa, ha continuado con la iniciativa, en compañía de muchas personas que se han sumado al grupo.

“’En este contexto de aislamiento, pensé en esta idea de Primavera en la vereda, es algo que estoy haciendo acá en La Plata, donde vivo actualmente, ya que no asisto a intercambios, solo fui a uno, al que asistió mucha gente. Lo que hago es preparar plantines, cuando hago orden y limpieza de la reproducción de mis plantas. La realidad es que cuando me mudé a esta ciudad lo único que me traje fueron las plantas y el gato, y me encontré con un clima muy diferente. En el patio que tengo, entra poco sol, y las suculentas, y más que nada los cactus necesitan mucho sol, y eso hizo que me vaya desapegando un poco de mis plantas. Fui haciendo plantines, y poniéndolos en cajitas en la vereda, y luego esas plantitas se iban; no se quienes las tendrán, pero sé que están por ahí. Y me pareció una buena idea para hacer en el día de la primavera, en este contexto, en el que no nos podemos ver, o muy poco, dependiendo de la situación de cada ciudad”, relató Agustina a LA MAÑANA.

En el contacto con este medio Agustina agregó que gracias a las redes sociales, donde la iniciativa fue publicada, el evento se replicó en distintas partes del país;”lo hicieron en Catamarca, en Puerto Deseado, en buenos Aires, en La Plata, en Bolívar, asique estoy muy contenta”, comentó la joven.

Agustina recordó que la idea de Kula Cactusero ha sido tomada del concepto de Kula (ritual que conoció estudiando antropología en la ciudad de Olavarría) que es una ceremonia ancestral de la cultura de uno de los grupos nativos de Nueva Guinea, en el que intercambian objetos sin valor de uso,  es decir objetos ceremoniales, que tienen más bien carácter emocional, afectivo o ritual.

Precisamente cuando Agustina vivió en Olavarría, donde cursaba sus estudios, es que comenzó a tener cactus y suculentas, y en ocasión en la que intercambiaba plantines con sus pares estudiantes (como si fuesen figuritas, dice en su relato a este medio), fue que bromearon con que lo que hacían era como la ceremonia del Kula.

Con el paso del tiempo, estando aún en Olavarría, Agustina organizó a través de Facebook un encuentro para intercambiar cactus y suculentas, al que asistieron un buen número de personas, entre los que se encontraba su madre, Analía, quien luego de participar de esa experiencia,  comenzó a replicar la iniciativa en Bolívar. “También se fue generando en otros lugares donde tengo familiares, como en Puerto Deseado, n el sur, donde está mi hermana, y así se fue haciendo una tradición de primavera y de fines de verano, respetando los tiempos de las plantas”.

Es por eso que desde hace unos años han dado en llamar a estos encuentros Kula Cactusero, a través de los cuales se han formado distintos grupos que han generado círculos de amistad, que comparten el amor por estas maravillosas plantas que con tanto compromiso cuidan.

Luego se enteró, de que estos eventos se hacían en otros lugares, pero que todos tenían que ver con la comunidad cactusera, tal como le gusta llamarlo a Agustina.

“El intercambio tiene que ver con la idea de dar y recibir, o solo dar, a veces quien tiene y desea regalar está buenísimo, porque al Kula siempre hay alguien asiste que se inicia a hacer su jardín y tal vez no tiene sus plantas aún, y eso es re lindo. Además, es un intercambio intergeneracional, desde niños hasta personas adultas, y es lindo porque circulan saberes, experiencias, conocimientos que se comparten”, comentó Agustina a este medio.

Además, en su relato, fue enfática al mencionar que respetan los tiempos naturales de la planta, es decir que toman la precaución de no hacer hijitos o esquejes en cualquier momento del año, así como tampoco acostumbran ir  a los lugares autóctonos a sacar las plantas, sino que lo que hacen es reproducirlas de la forma mencionada, a través de esquejes y trasplantes de  éstos.

Por eso es que, en esta época del año, donde son propicias a realizar estas prácticas, es que se realizan los encuentros e intercambios, a fin de respetar ese tiempo de las plantas que Agustina mencionaba.

“La realidad es que el Cactus se ha vuelto una planta bastante comercial, entonces a veces es difícil acceder a ella, con lo cual el Kula es una buena forma de acceder a esta plantita tan linda, que no sé qué tienen, pero que nos hacen amarlos, nos volvemos un poco fanáticos. Me gusta percibir a la planta como un ser vivo y no como un objeto, y por eso creo que tiene que ser entregado, ofrendado de esa manera. Me parece genial hacer circular algo en torno a la vida, del contacto con la naturaleza, con la tierra”, mencionó Agustina al finalizar el contacto con LA MAÑANA, destacando que es una buena oportunidad sumarse a esta iniciativa, para poder sumar vida a los propios jardines, así como también obsequiarla, para que esa vida circule.

Quienes quieran sumarse a la iniciativa, respetando esta época del año por lo explicado acerca de la vida de las plantas, no tienen más que preparar sus plantines, disponerlos en una caja y dejarlos en la vereda con un cartel que diga Kula Cactusero, para que quienes las encuentren sepan que pueden recogerlas.

A su vez, invitan a que, quienes se sumen a Primavera en la vereda, compartan el hecho con imágenes en las redes sociales, para que la idea siga circulando, y sean más los que puedan sumarse.

L.G.L.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img