Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de mayo de 2024
4.1 C
San Carlos de Bolívar

Potestad, la necesidad de seguir reflexionando sobre un oprobio que aún nos duele

Vibrante presentación de la obra de Pavlovsky por un elenco pehuajense.

- Publicidad -
- Publicidad -

La apropiación de bebés no es un tema sensible, la que se sensibiliza es la sociedad frente a una de las mayores atrocidades que ha sido capaz de pergeñar el género humano (los argentinos tenemos manuales, ya que en su hora la instituimos política de estado), un tópico sobre el que nunca deberíamos dejar de reflexionar. Ningún arte es neutral, y la apropiación ‘made in Argentina’ ha sido el núcleo de diversas obras, rubro a rubro, a lo largo de las décadas.

Es el caso de Potestad, la desafiante pieza teatral escrita por el gran ‘Tato’ Pavlovsky, y que los pehuajenses Oscar Jorge Pérez, Adriana Landa y Nicolás Weber en la técnica ofrecieron el domingo en la sala de Vamos de Nuevo. El personaje que compone Pérez (recién hacia el final de la puesta nos enteraremos de que es médico) es un hombre que sufre.

Su confortable vida quedó partida en dos, arruinada de un hachazo definitivo esa tarde de sábado en que se llevaron a su hija, Adrianita. Él no para de recordar esos infaustos minutos, de reconstruir la escena hogareña de un sábado más en que se ‘ve’ sentado junto a su mujer, Ana María, con la pibita a pocos metros.

Un segmento que trascurre en medio de esa placidez cotidiana típica dedías en los que no se espera nada especial. Sin embargo, cuando suena el timbre y el hombre sale resuelto a atender, todo cambia para siempre: ese tipo robusto que en su hora fue una gloria del rugby, habituado a conseguir lo que quiere, comienza a desmoronarse como si fuera de cartón, y podría decirse que allí comienza a desentrañarse el nudo de un relato que terminará siendo asfixiante.

La obra trata de su sufrimiento, de su recreación de los hechos como buscando la pieza que falta, o un signo que revele dónde estuvo su ‘error’. De sus preguntas, sus miedos, su odio, su llanto sin orilla y sus deseos de morir. De su espera, del derrumbe de su mujer. De las circunstancias de la Argentina, abordadas muy tangencialmente, casi sin referencias históricas pero dejando que todo flote en la atmósfera, ya que poco aportaría recurrir a remanidos subrayados cuando se trata de cosas imposibles de metabolizar, aunque sigan cabalgando las décadas con su vorágine de nuevos sucesos.

Resultó soberbia la actuación de Oscar Pérez, un viejo referente del teatro regional, llevándonos con su despliegue corporal y una performance que fue in crescendo por el túnel de su dolor hacia la oscuridad a que lo sometía la espera de Adrianita, con la oreja pegada al teléfono y la atención reconcentrada en cada ruido que pudiera anunciar algo. La escena es desbordada por Pérez, pero hacia el final aparece Tita, algo así como su hermana, una confesora o amiga que sabe contenerlo -aunque la calma sea imposible-, sólo con su mirada, su paciencia y su silencio.

Claro que la obra ofrece una inesperada vuelta de tuerca que nos pone a todos a inquirirnos y volver a revisar aquello en lo que creemos, al mirarlo desde otro ángulo. Potestad es una pieza que adquiere otra dimensión en el frágil terreno de lo sensible en días en los que la violencia se ha enseñoreado en el mundo, como venimos sufriendo en el ‘barrio’ propio, sin que haga falta decir más. Una espectadora -concurrió una buena cantidad de público- dijo que vio la misma obra hace diez años, cuando se presentó en un Encuentro de Teatro, y que ahora le había parecido otra.

Tal vez sea que en un contexto así cualquier atrocidad parezca nueva, incluso las cometidas hace mil años, porque mientras algunes naturalizan otres militan el ejercicio contrario, conscientes de esa enseñanza histórica que nos compele a no dejar jamás de amasar memoria para preservarnos y preservar al amor contra toda barbarie, aún aquella que creemos propia de otro tiempo.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img