Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 24 de mayo de 2022
15.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Por la vacuna, covid en remisión y drástica baja de la mortalidad

Bolívar respira alivio en el declive de la pandemia.

- Publicidad -
- Publicidad -

¿Le torcimos el brazo a la pandemia, ya es pasado, o es prematuro todavía afirmarlo?

Elvio Di Berardino, médico de terapia intensiva del hospital Capredoni:

– Qué sé yo, es difícil… Es tan complejo opinar sobre este tema, porque aparte va cambiando, van surgiendo nuevas cosas. Creo que se le torció el brazo a la dinámica del covid después de la vacunación. La cantidad de internados y la evolución de esos pacientes cambiaron mucho desde las vacunaciones masivas, que por suerte en el interior se registraron números altos, a pesar de que suele haber gente que no se quiere vacunar. Pero la diferencia fue grande, se notó. Hoy -el jueves pasado al mediodía- teníamos a sólo dos pacientes internados por covid.

Pero no en terapia intensiva.

– No, no, en terapia no. Tuvimos una drástica baja de la mortalidad. En la ola de abril-junio del año pasado padecimos números altísimos de mortalidad que coincidieron con la situación del país y de todos los lugares donde uno averiguó. En la siguiente (diciembre-enero últimos), fue muy diferente. Y ahí juega la vacunación. Los pacientes la peleaban de otra manera.

Es decir que en este momento no hay ningún caso grave de covid en Bolívar.

– No. falleció una chica hace unos días, fue súper triste porque era muy joven, con muchos problemas de salud, pobre.

En esta etapa de bajante de la ola ha habido algunos fallecimientos por covid, pero en todos los casos se trató de pacientes con complicaciones de salud previas…

– Sí, con edades avanzadas y/o patologías previas. La ola anterior fue tremenda, tremenda, porque se fue gente joven, sana, que no padecía ninguna patología. Chicos y chicas de mi edad, con hijitos pequeños. Fue terrible, duele aún recordarlo…

¿Qué creés que ocurrirá? ¿Sufriremos otra ola en invierno, o ya sería tiempo de empezar a olvidarse no del covid, porque tampoco nadie se olvida de la gripe, las anginas ni de otras enfermedades, pero sí de la virulencia con la que nos mostró su rostro más cruel entre abril y junio del año pasado?

– Ojalá sea así. Tenemos esa esperanza todos. En Europa, como hubo cifras elevadas de gente que no se quiso vacunar, por ahí las cifras de mortalidad fueron más altas. En Sudamérica, donde hubo mucha vacunación, resultaron menores. Y también si comparamos las cantidades de infectados

Entiendo que más allá de estos datos alentadores, conviene mantener aquellos cuidados básicos que nos recomendaron tomar al comienzo de la pandemia, en marzo de 2020: alcohol en gel, barbijo, distancia social. Hay mucha gente que abandonó por completo todo prevención. ¿Qué recomienda la perspectiva médica?

– Sí, claro. Es complejo hasta para nosotros cumplir con todo eso a esta altura de la pandemia, de la misma manera que se ha cansado todo el mundo nos hemos agobiado nosotros también, los médicos. Pero por ejemplo el barbijo no molesta para nada, el alcohol en gel tampoco. El tema de las reuniones sociales, creo que si las seguimos posponiendo nos enfermaremos de otra cosa, aunque obviamente habrá que manejarlas con cautela. De a poquito hay que salir al mundo también.

¿Me Encanta no problem? ¿Hay que preocuparse por el Me Encanta Bolívar? Habrá una multitud sin distancia social ni barbijos, ¿es para encender una luz de alerta?

– Y, qué sé yo… No sabría qué decirte. La gente quiere salir al mundo otra vez, pero obvio que lo ideal sería que todos estuvieran vacunados y se cuidaran. Va a ser difícil contener los eventos. Claro que si hay una mayoría de vacunados uno se queda más tranquilo, porque si se producen contagios serán seguramente casos más leves.

“Contar lo que vivimos es una forma de mitigar tanta angustia” ¿Han podido descargar todo el estrés acumulado el año pasado, en particular en ese tristemente célebre trimestre ya aludido?

– Sí, tratamos todos de tomarnos nuestras vacaciones. En mi caso, hacía más de un año que no paraba. Me tomé una semana, otros pudieron tomarse más días. No sé si es el descanso que todos hubiésemos querido, pero hemos podido parar aunque sea algunos días. Lo que vivimos es algo que durante años contaremos a los nuestros, en reuniones privadas. Es también una forma de mitigar tanta angustia.

Tal vez ahora venga la etapa de pedir una recomposición salarial y en cuanto a condiciones de trabajo, que tras dos años en la ‘trinchera’ se les otorgue un reconocimiento material, más allá de la tácita medalla de héroes que la sociedad toda les colgó a sus médicos. De hecho, hay trabajadores de la salud movilizados que impulsan un reclamo a autoridades municipales.

– Sí, ni hablar, tal cual, tal cual. Acompaño a mis compañeros en el reclamo, creo que lo que solicitan es algo que merece todo el personal de salud, hablamos de enfermeros, médicos, mucamas, quienes realizan la tarea de mantenimiento, kinesiólogos, la gente de seguridad. Es hora de un reconocimiento, de un blanqueamiento de algunas cuestiones que no están tan blanqueadas. Ahora sí incluso podemos marchar, porque la ola de la enfermedad ha bajado.Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img